comscore
CERRAR
MENÚ
Diariomotor
Tecnología

4 MIN

Un minuto de silencio: sale de fábrica el último Citroën con suspensión hidroneumática

citroen-suspension-hidractive-0517-002

El último Citroën C5 ya ha sido fabricado, y con este anuncio Citroën pone fin a la fabricación de la suspensión hidroneumática que tan ligada ha estado a la marca francesa. La que fuese una de las señas de identidad más reconocibles de la firma de los chevrones dice adiós para siempre, confirmando la desaparición de un sistema de suspensión que se ha mantenido como uno de los mejores diseños en materia de confort y estabilidad de la industria automovilística. Pero los tiempos han cambiado, ahora Citroën ya no piensa en cómodas berlinas, al igual que los clientes ya no quieren equipar en sus coches sofisticadas suspensiones hidroneumáticas.

Citroën dice adiós para siempre a la suspensión hidroneumática, uno de sus más importantes hitos tecnológicos

La berlina en Citroën parece tener los días contados, y es que con el fin de la producción del Citroën C5 tan sólo queda el Citroën C-Elysée como representante del clásico diseño de tres volúmenes. El concepto de sedán destinado a ser el gran rutero de la familia deja paso a los SUV y crossover para amoldarse a los tiempos donde todo vehículo ha de ser polivalente, o por lo menos aparentarlo. En el futuro parece que Citroën volverá a tener una berlina capaz de sustituir al C5, sin embargo la llegada de Opel al grupo PSA, unido a la existencia del Peugeot 508 y el Opel Insignia y una importante caída en la demanda de este tipo de modelos dejan muy en el aire al posible sustituto del C5.

Citroën ha confirmado que ya ha sido fabricado el último Citroën C5 Tourer con destino al mercado europeo. La producción del C5 estaba localizada en la factoría de Rennes, puntualizando que fue a finales de 2016 cuando se produjo la última carrocería sedán. En los 10 años de vida del Citroën C5 se han fabricado 635.000 unidades, teniendo como elemento más distinguido el uso de suspensión hidroneumática para los modelos más altos de gama o de forma opcional según versiones.

7
FOTOS
VER TODASVER TODAS

El fabricante francés ya adelantó hace años que el futuro de la suspensión hidroneumática era incierto por los altos costes del sistema, lo que llevó a la firma francesa a ofrecer esta tecnología de forma opcional en el Citroën C5 que ahora nos deja. Recordemos que fue Citroën quien inventó este sistema de suspensión, llevando por primera vez al mercado la suspensión hidroneumática en el año 1954 de manos del Citroën Traction Avant que la empleaba en su eje trasero. El concepto de esta suspensión se ha mantenido inalterado hasta nuestros días, aunque obviamente ha mejorado de forma sensible hasta la última evolución instalada en los Citroën C5 bajo la denominación comercial Hidractiva III+.

Citroën comunicó hace sólo unos meses que abandonaba de forma definitiva la suspensión hidroneumática ante la baja demanda de esta tecnología por parte de sus clientes y los elevados costes de la misma. Como premio de consolación anunció una nueva y revolucionaria suspensión que habrá de ocupar el espacio de la Hidractiva, esta nueva suspensión se ha denominado finalmente Progressive Hydraulic Cushions y será empleada en el próximo Citroën C5 Aircross.

A futuro la suspensión hidroneumática quedará como un recuerdo que estuvo en activo nada menos que 63 años en los modelos Citroën - y algunos Rolls-Royce -, siendo un sistema que a día de hoy se mantiene imbatible en cuanto a cualidades de estabilidad, confort y capacidad de filtrado, y todo ello pese a la llegada de nuevos diseños de suspensiones que hablan de soluciones neumáticas, electrónicas o magnetoreológicas.

Adiós...