comscore
MENÚ
Diariomotor
Curiosidades

3 MIN

Desmontando mitos: ¿Tenía realmente el primer Dodge Viper un motor de camión?

viper-motor-p

El Dodge Viper tiene un motor de camión. Seguro que has escuchado la historia en varias ocasiones. ¿Qué hay de realidad en ello? Tras hablar con un amigo del tema, me puse a investigar en busca de la verdad. El Viper comenzó a venderse en 1992, pero su desarrollo comenzó en 1989. Poco antes de lanzamiento del Viper, se introdujo en las Dodge Ram 2500 y 3500 un nuevo Magnum V10 de 8,0 litros opcional. Un motor pesado, de fundición de hierro, diseñado para ofrecer mucho par motor y poca potencia máxima: apenas 310 CV y 610 Nm de par motor. ¿Había alguna similitud con el motor V10 de la víbora motorizada?

La colaboración de Lamborghini fue clave para el desarrollo del nuevo bloque de aluminio y diez cilindros.

Desgraciadamente, no. ¿Por qué entonces se piensa que el motor del Dodge Viper es el motor de un camión? En primer lugar, por su configuración mecánica, de elevada cilindrada y potencia moderada: el primer Dodge Viper desarrollaba sólo 400 CV con nada menos que 8,0 litros de cubicaje. En segundo lugar, y principalmente, porque durante su desarrollo se barajaron diferentes alternativas mecánicas. Para añadir aún más confusión, los ingenieros usaron un V8 convencional - procedente de una furgoneta, en la imagen bajo estas líneas - durante las primeras fases del desarrollo del Viper, para poder poner a punto el chasis y avanzar más rápidamente.

La decisión de montar un motor de aluminio no fue casual. Desde 1987 y hasta 1993, Lamborghini era propiedad de Chrysler. Los italianos tenían amplia experiencia en el desarrollo de motores de aluminio, y ayudaron a Chrysler a fabricar el bloque de aluminio de diez cilindros del Dodge Viper. El diseño de este bloque estaba muy tangencialmente basado en los Magnum de ocho cilindros, pero estaba construido en un material completamente diferente, con túneles de refrigeración, refuerzos y culata completamente nuevos. "Con los Magnum debíamos compartir alguna tuerca, como mucho", bromea en Hot Rod Network el ingeniero jefe de los Viper, Dick Winkles.

Lamborghini ayudó a Dodge a desarrollar este enorme bloque de aluminio. A pesar de no haber recurrido a un pesado bloque de hierro, no se puede decir que aquél motor fuera una sílfide. Era un motor robustísimo, construido a prueba de balas, mucho más reforzado de lo debido - el equipo de ingenieros no quería que el superdeportivo más llamativo y potente jamás fabricado en EE.UU. tuviese problemas de fiabilidad. El motor pesaba en torno a 300 kilos, y reducir la cantidad de metal bruto en el bloque fue la primera tarea de los ingenieros cuando la segunda generación del Viper comenzó a desarrollarse la década pasada.

En resumidas cuentas: el Dodge Viper nunca tuvo un motor de camión, ni nada que se le asemejase, aunque su sonido y comportamiento se asemejase a uno.

Fuente: Hot Rod En Diariomotor: