El robot de Volkswagen no es lo que necesita el coche eléctrico, pero nos encanta

 |  @davidvillarreal  | 

Lejos de presentar un despliegue de productos listos para llegar a los concesionarios, Volkswagen acudió al Salón de Ginebra jugando la baza del coche eléctrico, y anticipándonos algunas de las novedades que irán introduciendo en el mercado en el próximo año. Hasta el punto en que, algo tan sencillo como un robot, tuvo un protagonismo inusitado en el evento. Volkswagen presentó un robot que nos ahorrará tener que enchufar un coche eléctrico para cargar sus baterías. Una solución totalmente prescindible que, aún así, tiene mucho sentido, sobre todo si analizamos algunos de los objetivos de Volkswagen para la implementación de soluciones inteligentes relacionadas con el coche eléctrico y el coche autónomo.

El robot presentado por Volkswagen ha sido desarrollado por la compañía KUKA, especialistas en automatización, y soluciones robóticas avanzadas que están presentes en las líneas de producción de esta y muchas otras marcas de coches. KUKA desarrolla, por ejemplo, robots que son capaces de levantar cargas superiores a una tonelada, y con precisión suficiente como para levantar un huevo del suelo, sin romperlo. Con lo cual, no parece que este proyecto se antojase demasiado complicado.

Volkswagen y KUKA han bautizado a este robot como CarLa. Y el objetivo es que preste servicio en espacios públicos y privados, para encargarse de conectar el coche eléctrico a la red, desplazándose de manera autónoma, para recargar sus baterías.

Volkswagen y KUKA han desarrollado un robot que será capaz de desplazarse, de forma autónoma, hasta el coche eléctrico, y conectarlo a la red para recargar sus baterías, sin intervención del conductor

¿Por qué necesita Volkswagen este robot?

Volkswagen lleva tiempo explorando las posibilidades del coche eléctrico y el coche autónomo. Y entre las muchas ideas que ya nos han avanzado, estaría la de desarrollar sistemas para parkings públicos, y sus coches autónomos, que permitan aparcar automáticamente el coche, maximizar el espacio disponible para el aparcamiento, y automatizar el proceso de carga. Para esto último, no solo se está trabajando con robots como CarLa, sino también con sistemas de carga inductiva.

Volkswagen y KUKA, que como decíamos ya han colaborado en la automatización de las líneas de producción de sus fábricas, firmaron un acuerdo el verano pasado para desarrollar este tipo de sistemas, que lejos de amenizar el espectáculo del Salón de Ginebra, pretenden implementar en garajes en los próximos años.

Lee a continuación: En Rimac tienen sentido del humor: el C_Two esconde un “huevo de Pascua”, dirigido a Richard Hammond