El futuro de la seguridad pasa por estos sorprendentes airbags exteriores, y mucho más

 |  @davidvillarreal  | 

Imaginemos un escenario, por desgracia, relativamente común. Un coche incumple la prioridad de paso en un cruce y acaba arollando, en una colisión lateral, a un coche que también se aproximaba al cruce. La tecnología que ya está presente en muchos coches puede identificar el riesgo de colisión, podría activar la frenada de emergencia para que en el mismo instante en que el conductor toque el pedal se aplique la máxima fuerza de frenado, podría incluso frenar automáticamente. Pero ahora imaginemos que la conexión es inevitable. Sin demasiados avances tecnológicos, más allá de los ya presentes, el coche que recibirá la colisión lateral podría detectar que el choque se va a producir con cierta anticipación, la suficiente como para desplegar un airbag exterior, que aumente el área de deformación controlada, y que absorba parte de la energía del impacto.

Los airbags exteriores

La idea de los airbag exteriores resulta, además de llamativa, un tanto transgresora. Estamos acostumbrados a que los airbags se desplieguen en el interior del vehículo, y siempre con el fin de proteger diferentes zonas del cuerpo del conductor y sus pasajeros. ZF propone algo que no es la primera vez que vemos, la idea de un airbag exterior. Sí hemos visto en los últimos años la proliferación de dispositivos pirotécnicos, en ocasiones similares a un airbag, destinados a reducir las lesiones de los peatones en caso de atropello.

Con esta tecnología, que la compañía alemana ZF presentará estos días en unas conferencias sobre seguridad, y airbags, creen que el riesgo de lesiones graves en los pasajeros, en una colisión lateral, podría reducirse en un 40%. Y por complejo, y atípico que nos resulte el concepto de airbag externo, parecen cifras lo suficientemente importantes como para dar una oportunidad a este tipo de sistemas.

ZF estudia como integrar airbags exteriores, que aumenten la zona de deformación controlada del coche, y cómo redefinir el concepto de airbag y cinturón de seguridad bajo el paradigma del coche autónomo

¿Cómo han de ser los airbags en el coche autónomo?

Pero ZF va más allá. Y no solo piensa en nuevas aplicaciones del airbag, sino también en el posicionamiento de los airbags interiores que ya conocemos bajo el paradigma del coche autónomo.

Los coches autónomos permitirán configurar la disposición de los asientos en posiciones que hasta ahora no hubieran sido posibles. ZF estaría planteando ya cómo integrar los airbags, y los cinturones de seguridad, en asientos que podrán colocarse en dirección contraria a la marcha, o en los que los pasajeros podrían ir completamente tumbados. Un coche completamente autónomo, que no requiere conductor, tampoco requeriría por lo tanto un airbag en el volante.

En los próximos días, ZF presentará algunos de estos avances que, sin duda, demuestran que el coche autónomo exigirá transformar muchos aspectos técnicos presentes hoy en día en nuestros coches bajo la conducción manual.

Ver todos los comentarios 0