comscore
MENÚ
Diariomotor

6 MIN

Por qué los coches mileuristas son, ahora, y siempre, una opción interesante

Coche Mileurista Renault Clio Mk2

Hace un tiempo reflexionaba acerca de la situación económica que atraviesa el país por la crisis sanitaria vivida en el último año y me anticipaba al respecto de una tendencia esperada en la industria, y el peligro del auge de los coches mileuristas. Fuisteis muchos los que en los comentarios discrepabais al respecto de esta idea, de que un parque automovilístico en el que tienen cada vez más presencia coches muy antiguos, coches mileuristas, se encamina inherentemente a una situación peligrosa. Y sin retractarme, hoy sí que quiero hacer una defensa de los coches mileuristas, que también son una opción interesante. Y os confesaré que, de hecho, esa misma es la opción que también ha escogido un servidor.

El riesgo de los coches mileuristas

Cuando hablamos de coches mileuristas nos referimos a automóviles que en el mercado de ocasión pueden estar disponibles con un presupuesto alrededor de los 1.000 euros, algo más, o incluso cifras inferiores. Coches antiguos, con muchos kilómetros, con problemas y que, en definitiva, cumplen todas o alguna de estas condiciones.

El problema de los coches mileuristas reside cuando son la excusa para conducir automóviles en condiciones precarias, de mantenimiento, o seguridad

El problema del coche mileurista reside precisamente en su naturaleza. Cuando la antigüedad y su bajo precio ha llevado a descuidar aspectos relativos a su mantenimiento y, sobre todo, a un cuidado de todos aquellos elementos que intervienen decisivamente en nuestra seguridad, y la del resto de usuarios de la vía.

Es evidente que un coche mileurista, por los kilómetros que acumula, o su antigüedad, no puede compararse en términos de seguridad, y contaminación, con un coche nuevo, recién salido del concesionario. ¿Pero de verdad no podemos conducir un coche mileurista con responsabilidad y seguridad? ¿No hay más opciones que comprar un coche nuevo?

Los coches mileuristas son una opción interesante y necesaria

Para muchos, la del coche mileurista es la única opción, cuando no se puede acceder a la adquisición de un coche nuevo. Pero, por otro lado, la compra de un coche nuevo es, a todas luces, una decisión financieramente discutible. Especialmente para muchos conductores. Un coche nuevo ha perdido una parte importante de su valor en el momento en que sale del concesionario, y lo seguirá haciendo con cada día que pase en tu posesión, y con cada kilómetro que recorras.

No todo el mundo necesita un coche nuevo, último modelo, para cubrir sus necesidades de movilidad que, en estos tiempos de pandemia, favorecen por razones obvias al vehículo privado

¿Necesitas un coche nuevo para hacer muy pocos kilómetros, y moverte por tu ciudad y los alrededores? ¿Tiene sentido invertir 15.000€ en un bien que va a estar continuamente depreciándose y la mayor parte del tiempo parado, a la intemperie o, con suerte, en tu garaje? ¿Y si tan solo necesitas un coche para utilizarlo ocasionalmente?

Esta reflexión nos debería llevar, también, a replantear el propio sentido de disponer de un coche en propiedad para muchos conductores, que si viven en grandes urbes disponen de gran variedad de alternativas, como el transporte público. Pero hoy no vamos a entrar en este debate y aún menos cuando somos conscientes de que muchos se han alejado, probablemente con bastante sentido común, del uso de transportes públicos masivos, por el temor al contagio y la situación de pandemia que vivimos. Tampoco vamos a entrar en las naturales ventajas del coche privado, como la privacidad, ni en sus inconvenientes, como los costes inherentes en un automóvil, seguros, mantenimiento, combustible, impuestos...

El uso responsable de un coche mileurista

Cuando advertía del peligro de los coches mileuristas pensaba, precisamente, en coches con un mantenimiento precario, o dudoso. De ahí que sea importante recordar este punto. Disponer de un coche antiguo, con un valor de mercado muy bajo, no debe ser una excusa para ahorrar en mantenimiento. Es más, un coche mileurista debería llevarnos a invertir lo que sea necesario en su mantenimiento, porque es nuestra vida la que está en juego, y porque también eso nos va a garantizar que nuestro coche, por antiguo, y usado que esté, aún nos dure muchos años.

Disponer de un coche mileurista no excusa ahorrar en mantenimiento, es más, debería exigirnos que invirtamos lo que sea necesario para mantenerlo correctamente y que nos dure muchos años

Insisto. Invierte lo que sea necesario en el mantenimiento de un coche mileurista. El uso y la antigüedad de su mecánica requiere que seamos más cuidadosos con su mantenimiento. No esperes a agotar los tiempos estipulados en su hoja de mantenimiento y si puedes cambiar el aceite cada año, y algunos filtros, en plazos más cortos a los recomendados, hazlo. El motor de tu coche te lo agradecerá.

Si aprecias elementos que no funcionan correctamente, acude a un taller a arreglarlo cuanto antes. En cualquier coche, pero sobre todo en un coche mileurista, averías pequeñas, y poco costosas, pueden generar averías muy graves, con una factura superior al valor del propio coche, si no las solucionamos a tiempo.

La seguridad de tu coche mileurista también es importante

Pero invierte aún más en todo lo que respecte a la seguridad de tu coche y, por ende, la tuya. Por su antigüedad, un coche mileurista no dispone de los mismos sistemas de seguridad y ayudas a la conducción que un coche moderno. No esperes a que los neumáticos hayan superado los límites legales para sustituirlos, procura que los frenos y las suspensiones estén en buen estado y, si puedes, encuentra un taller de confianza que te aconseje, que te revise todos esos elementos cada vez que acudas con tu coche para sugerirte con honestidad si es necesario un remplazo, o una reparación.

No ahorres en neumáticos y en cualquier elemento del que dependa tu seguridad, remplaza sistemas como frenos y suspensiones cuando muestren cualquier atisbo de desgaste y conduce entendiendo sus limitaciones

No menos importante. Sé muy responsable con el uso que haces de tu coche. Sé consciente de las limitaciones que tiene un coche antiguo, de la precaución que has de tomar por la ausencia de sistemas de seguridad y ayudas a la conducción que sí están presentes en los coches modernos.

En definitiva, no solo se es responsable conduciendo coches nuevos. Conducir un coche mileurista es una opción interesante y respetable y aún más en estos tiempos que estamos viviendo, en los que el coche privado se reivindica, para evitar contagios, para contribuir a frenar la propagación de la pandemia. Podemos conducir un coche mileurista y mantenerlo en unas conducciones de uso perfectas y seguras.

16
FOTOS
VER TODASVER TODAS