El Test del Alce, desde que consiguió un inesperado protagonismo con el vuelco de la primera generación del Mercedes Clase A a manos de un periodista sueco, allá por 1997, se convirtió en una prueba imprescindible para todo fabricante y modelo. Gracias a él se puede simular una maniobra de esquiva de forma completamente estandarizada, de forma similar a si se nos cruzase un animal (en Suecia un alce será muy habitual, pero por aquí abundan otro tipo de animalillos) o un objeto de forma inesperada en la carretera y tuviésemos que dar un volantazo.

Continuar leyendo »

Dentro de unos meses, exactamente a partir de Noviembre de 2011, todos los turismos comercializados en la Unión Europea deberán cumplir un requisito más en materia de seguridad activa: incorporar el Control Electrónico de Estabilidad de serie, lo que se conoce popular y genéricamente como ESP, aunque muchos fabricantes lo denominan con otras siglas (como ESC, VDC, VSC o DSC).

Continuar leyendo »

El pasado mes de abril, el ADAC realizo una serie de test de la denominada prueba del alce (maniobra de cambio brusco de carril) para monovolúmenes compactos y los modelos de PSA y Fiat no salieron muy bien parados. El Citroen Nemo sin ESP sufrió un vuelco cuando realizaba la prueba a 80 km/h. El modelo gemelo Fiat Qubo equipado con ESP supero el test sin mayores contratiempos. A la vista de los resultados, el ADAC decidió prescindir de la experiencia de efectuar la misma prueba con el trillizo de la gama, el Peugeot Bipper.

Continuar leyendo »