ESPACIOS
TECMOVIA
Cerrar CERRAR
Tecmovia

4 MIN

BMW i8: anticipando la línea de un futuro coupé con tecnología híbrida enchufable

Mientras BMW se encuentra renovando dos bases fundamentales de su gama, como lo son el Serie 1 el Serie 3, la marca tiene ya preparada su línea de futuro, protagonizada por dos modelos que representan todos los valores conceptuales y de diseño, de lo que podría ser el futuro a medio-largo plazo de la marca.

Ambos son de dos segmentos bien diferenciados, el i3 un compacto, el i8, un coupe de corte deportivo, pero ambos mantienen la esencia de tratarse de vehículos con una línea futurista, a manteniendo el adn de la firma bávara, que además, cuentan en su corazón con la última tecnología híbrida de la marca. En esta ocasión, nos centraremos en conocer en profundidad al BMW i8.

Una estética futurista para un coupé de cuatro plazas y corte deportivo

Con una estética de marcados tintes deportivos, el BMW i8 se presenta como la respuesta al que podría ser el futuro coupé de la firma. Una línea, creada con dos niveles en la carrocería, la estructura negra y las planchas plateadas, faceta que le da un aspecto de gran fluidez y que se configura como uno de sus principales atractivos estéticos. Destaca la gran superficie acristalada de su carrocería, incluyendo las grandes puertas laterales con apertura de tijera y que dejan al descubierto, un habitáculo con una configuración de 2+2.

El BMW i8, introduce como carrocería, el concepto que la marca ha definido como LifeDrive, dos módulos divididos en Drive, donde nos encontramos con el chasis creado en gran parte en aluminio, donde encontraríamos ubicada la tecnología de sus propulsores, así como la zona de deformación controlada en caso de accidente, y por otro lado, la celda Life, zona creada con un material sintético y fibra de carbono en el que se ubicaría el habitáculo del vehículo.

Con este concepto estructural, BMW asegura una gran distribución de pesos, llegando al 50:50, contando además con un centro de gravedad muy bajo reforzando así su faceta como vehículo deportivo. Su longitud es de 4.63 metros y contaría con un maletero de 150 litros.

Un propulsor eléctrico de 96 caballos y uno de combustión de 164 se encargan de mover al i8

Encargándose de dar vida a este prototipo, nos encontramos con un motor eléctrico ubicado en el eje delantero. Este motor, entrega una potencia de 96 caballos unido a un motor de combustión en el eje trasero. Este motor, consigue, con sólo tres cilindros, una potencia de 164 caballos con un par de 300 Nm.

Su mecánica híbrida se conjuga con unas baterías de ión-litio que cuentan con la característica de poder ser recargadas en una toma de corriente, convirtiendo así al i8 en un híbrido Plug-in. Dada la presencia de los dos motores en ejes diferentes, nos encontramos con un sistema de tracción a las cuatro ruedas, capaz de marcar un 0 a 100 km/h en sólo 4.6 segundos, con una velocidad máxima de 250 km/h.

Con esta mecánica, este BMW homologa un consumo de 2.7 litros a los 100km, con unas emisiones de 66 g/km de CO2. Sus baterías, tienen u tiempo de recarga de una hora y 45 minutos, tiempo tras el cual, podremos recorrer 35 kilómetros en modo totalmente eléctrico.

Por el momento, ambos prototipos, tanto el i3 como el i8, continúan su andadura, testando componentes y haciendo acto de presencia en muchos de los salones en los que se presenta la marca, el último, en el Salón de Frankfurt a finales de 2011.

Fuente: BMW
En Tecmovia: El coche eléctrico entre BMW y PSA será una realidad en 2015| BMW ActiveE, el paso previo para la gama eléctrica “i”|BMW muestra en Frankfurt como ve su propio futuro

Dame tu opinión sobre este artículo

Ni fu, ni fa
Me ha gustado
¡Muy bueno!

Mario Herraiz

Cargando...