El futuro de los automóviles pasa por el modelo eléctrico

Óscar Miguel  |  @omiguel  | 

Precisamente por el modelo que veis en la imagen superior, el Tesla Roadster, pasa según Futurist el futuro a medio plazo del automovilismo mundial. La predicción, realizada de momento hasta el año 2030, nos situaría en una época muy diferente a la actual y ante un panorama mucho más positivo con respecto al medio ambiente.

Según la misma, a partir de este año se empezarían a popularizar los vehículos eléctricos de gran potencia como el Tesla Roadster. En el año 2010 la misma firma lanzaría un modelo sedán de 4 puertas a un precio cercano a los 50.000 $ mientras que otras compañías empezarían a aumentar sus modelos híbridos. Al mismo tiempo se empezarían a popularizar nuevas conexiones en los coches para diversos dispositivos como las pantallas planas o la conexión wifi y el hecho de enchufar los coches a la red eléctrica dejaría de ser una curiosidad.

Entre el 2012 y el 2013 aumentarían en gran cantidad las ventas en el mercado automovilístico gracias al auge de India y China. Los mismos se encontrarían desarrollando nuevos materiales ligeros. Mientras tanto, Tesla lanzaría un nuevo modelo sedán de 4 puertas pero a un precio de 40.000 $. Un año más tarde empezarían a lanzarse vehículos que conducirían de forma automática a un destino elegido, aunque un accidente retrasaría la implantación sistemática de esta tecnología.

Desde el 2015 al 2018 se popularizan ampliamente las berlinas eléctricas de gran potencia y un consumo ridículo (5 céntimos de € por km). La electrónica toma el control total de los vehículos y cada vez son menos los vehículos impulsados por gasolina. Los nuevos modelos eléctricos se alimentan de energía también a través de paneles solares.

La última década de predicción nos situaría ante grandes avances en la visión nocturna, los sistemas anticolisión o la corrección de la trayectoria. Los nuevos modelos eléctricos contarían con baterías de larga duración, pesarían un 60% menos que los actuales y serían el doble de resistentes. El uso de modelos que conducen automáticamente crecería e incluso en algunas autopistas sólo permitirían a este tipo de vehículos. Con ello, los accidentes en Estados Unidos quedarían reducidos a la mitad con respecto al año 2010 y prácticamente no existirían modelos que utilizaran combustibles fósiles.

Un futuro prometedor si tenemos en cuenta el imparable avance de las nuevas tecnologías y la preocupación por el medio ambiente. ¿Estará muy lejos esta predicción de la realidad?

Vía: espaciocoches

En Diariomotor: ¿Quién mató al coche eléctrico?, polémica a la vista, Tesla Roadster, vídeos de los test

Lee a continuación: Volkswagen Passat Bluemotion, ya a la venta

Ver todos los comentarios 7