Circuito de Reims-Gueux, visita a una leyenda viva del automovilismo

 |  @davidvillarreal  | 

Si existe un escenario emblemático digno de aparecer en los libros de historia del automovilismo, o mejor dicho, pre-historia de lo que consideramos automovilismo moderno, ese es el circuito de Reims-Gueux. Construido en 1925 en carreteras públicas entre las localidades francesas de Thillois y Gueux, protagonizó hasta 14 grandes premios en los que se consagrarían pilotos como Fangio, Mike Hawthorn, Jack Brabham o Jim Clark.

Recientemente se nos encargaba una prueba peculiar, o fuera de lo habitual a lo que os tenemos acostumbrados. Se trataba de tomar un Ford Focus Sportbreak en la “ciudad de la luz”, París, para alcanzar Frankfurt justo a tiempo del salón del automóvil internacional. De este automóvil ya rendiremos cuentas más adelante. Lo interesante es que nuestro recorrido pasaba por la localidad de Reims.

¿Qué nos podía impedir visitar entonces el antiguo circuito de Reims-Gueux?

El circuito de Reims se inauguraba en 1925, era prácticamente un triángulo con dos inmensas rectas que obligaban a los equipos a preparar los ajustes de sus deportivos para obtener la máxima velocidad punta. La última vez que se utilizó en un gran premio de Fórmula 1 fue en 1966 y en 1972 se cerraría definitivamente por problemas económicos.

Hace unos años en Diariomotor ya os hablábamos del circuito de Reims y de cómo había quedado abandonado, así como ya sólo se oía el rugir del viento. De aquellos años gloriosos tan sólo quedaban algunos restos, por ejemplo los edificios de la tribuna y la recta de meta donde se encontraban los boxes, la torre de control y muy descoloridos, los carteles publicitarios de los patrocinadores.

Por suerte para los amantes del automovilismo y gracias a la asociación Les amis du circuit de Gueux, que intenta preservar este legado histórico, se intentó recuperar al menos la decoración de estos edificios. Como podéis comprobar en las fotografías hoy luce casi casi como en aquellos días de competición. Con la diferencia de que a día de hoy el silencio lo cubre todo, roto por supuesto por el paso de los coches que suelen surcar bastante ligeritos la gigantesca recta de meta, que hoy en día sigue siendo una carretera pública.

Gracias a esta asociación también se intentó llevar a buen puerto un proyecto de reconstrucción que culminase en un circuito permanente. La idea fue abandonada en 2007 y hoy en día sólo quedan los eventos de clásicos y de recuerdo de la memoria histórica que se organizan casi todos los años, entre ellos Les 12 Heures de Gueux, en el que se dan cita centenares de clásicos en los aledaños del antiguo autódromo.

Lo dicho. Si os encontráis por el Norte de Francia y en los alrededores de la localidad de Reims no perdáis la oportunidad de visitar este patrimonio histórico de la competición.

Más información: Les amis du circuit de Gueux (en francés) | Wikipedia
En Diariomotor: Circuito de Reims, sólo se escucha el rugir del viento

Lee a continuación: Yema Auto, o la copia china descarada a Infiniti, Audi y Volkswagen

  • Matt

    espectacular lugar.
    es el mismo lugar muy similar a donde VW realizo las fotos del nuevo Escarabajo.
    Gracias por el informe

    • Anónimo

      Buen ojo Matt.

      Así es, el mismo lugar, aunque en las fotografías del Volkswagen Beetle parece irreconocible. 

      Con un poquito de edición digital han decorado paredes, gradas y potenciado los colores, además de incluir algunos añadidos que no existen, jeje

      Y hasta parece un circuito en activo!

  • ykz93

    Ya quedan pocos circuitos como los de antaño donde el primer reto al que debían enfrentarse los pilotos eran las irregularidades de la pista con sus cambios de rasante o desniveles (al más puro estilo Nordschleife o La Sarthe). Sin embargo, hoy en día se da más prioridad a los lugares con alto poder adquisitivo que pueden costearse la creación de nuevos circuitos (por ejemplo, la zona petrodólar) que apostar por la restauración de grandes clásicos del automovilismo.

  • Albinus

    Si tuviera dinero compraba el circuito, lo restauraba y allí haría no sólo un circuito, sino un resort y unos talleres pa amortizarlo…

    PD: Qué verguenza, como comentaba ykz93, que los circuitos de F1 no tengan una puñetera curva peraltada (A excepción de Eau Rouge, y de algunas otras cuyo nombre no sé). Son (o pretenden ser) pilotos de élite, pero cualquier cuarentón serio que haga tiempos en La Sarthe, Nürburgring y autódromos similares les pega un repaso que no veas….

  • Anónimo

    Jodo, la verdad es que este circuitillo tiene una pinta magnífica!