¿Miedo a las motos? El Campagna T-REX 16S te ayudará

 |  @sergioalvarez88  | 

Las motos… podría afirmar que no hay ninguna máquina motorizada sobre ruedas que nos dé más sensación de libertad y emociones puras. No obstante, una moto potente es un arma de lo más peligrosa en las manos equivocadas: relación peso-potencia digna de un superdeportivo, aceleración fulgurante… y tu cuerpo como carrocería. El atractivo de las motos es innegable, pero su peligrosidad inherente echa para atrás a muchos. Si queremos sensaciones de moto con más seguridad Campagna Motors tiene una completa gama de trikes invertidos para ayudarnos.

La última incorporación a la gama es el Campagna T-REX 16S. Aunque tiene un ancho de vías delantero similar al de un coche y dos bacquéts impermeables con un techo que hace innecesario – aunque recomendable – el uso de un casco. Una jaula antivuelco protege a los ocupantes en caso de accidente. El eje trasero sólamente tiene una gran rueda, flanqueada por dos tubos de escape. Dos maletas laterales de 46 litros de capacidad unitaria cuelgan de los lados del subchasis trasero, añadiendo un mínimo componente práctico a este vehículo recreacional.

El Campagna T-REX 16S mide 3,50 metros de longitud, con una anchura de nada menos que 1,98 metros y una altura de sólamente 1,07 metros. Su batalla no llega a los 2,3 metros y el peso final debería rondar los 500 kg en el caso del T-REX 16S. Los ocupantes contarán con amenidades no disponibles en las motos, como un equipo de sonido Alpine de 180 watios de potencia y conectividad auxiliar compatible con USB, iPod y Bluetooth. En las entrañas del T-REX late un motor BMW de seis cilindros en línea, procedente de la división Motorrad.

Disponible en las K 1600, el propulsor de 1.6 litros desarrolla 160 CV a 7.750 rpm, con un par máximo más que decente: 175 Nm a 5.250 rpm. La potencia pasa a la rueda trasera mediante cadena, acoplada a una caja de cambios de seis relaciones, entiendo que adaptada de la motocicleta BMW. No se han explicitado las prestaciones, pero debería de acelerar hasta los 100 km/h en unos cuatro segundos. El precio a pagar por una de estas creaciones no es asequible, y este modelo en concreto podría superar los 60.000 dólares estadounidenses.

Una máquina apta para hacer algún viaje corto, entrar a un circuito con garantías y vivir sensaciones espectaculares con mayor seguridad que en una motocicleta. Ahora bien, se podrían comprar tres o cuatro motos superdeportivas por el precio de un T-REX… ¿sigues teniendo miedo a las motos?

Fuente: Gizmag
En Diariomotor: KTM E3W, el triciclo que tratará de plantar cara al Renault Twizy | Higgins-Aubé Energya, un potente triciclo | Marotti, un espectacular trike a la inversa de origen polaco

Lee a continuación: Placeres prohibidos: Honda VTR 250, estética Monster sólo para Japón