Transporte público, una inversión que no cuesta justificar tanto como se cree [La semana en Tecmovia]

 |  @ClaveroD  | 

El transporte público es, a menudo, una de las soluciones que más se tiene en cuenta a la hora de hablar sobre movilidad de futuro y remedio para los problemas actuales. Sin embargo, al igual que su visión parece aportar mejoras y sustanciales cambios, no son pocas las voces que se alzan para desmitificar sus beneficios en relación a sus altos costes en inversión. La pregunta no pasa sino entonces por hacer números, pero números de verdad, para descubrir no mucho más tarde que el concepto público es capaz de hacernos ver de nuevo, qué supone contar con un sistema de movilidad privado.

Porsche Panamera S e-Hybrid, Tata Nano y Audi R8 e-tron son algunos de los vehículos que por concepto, filosofía o tecnología nos acompañan este Domingo en “La semana en Tecmovia“. Todos ellos demostrando que existe un cambio en ciernes, difícil, pero irremediablemente posible y necesario donde hasta el más mínimo aspecto relacionado con la movilidad puede ser rediseñado para ofrecer algo más y mejor.

¿Cuál sería el coste para la ciudad o el territorio si todas las personas que usan ese transporte público se desplazasen en vehículo privado?

La rentabilidad del transporte público: una nueva perspectiva

Ponemos frente a frente las dos generaciones híbridas del Porsche Panamera S Hybrid para descubriros la evolución de la firma en esta tecnología de propulsión:

Porsche Panamera Hybrid VS Porsche Panamera e-Hybrid: la evolución de la berlina híbrida de Stuttgart

El Tata Nano era el coche que iba a motorizar India, pero transcurrido el tiempo, su éxito no ha llegado ni de lejos a sus previsiones. Qué falla en el coche capaz de competir con scooters por precio:

Tata Nano: ¿puede un coche ser demasiado barato?

Lee a continuación: Energías renovables, coches guiados y la caída de Fisker [La semana en Tecmovia]