Fisker ya tiene comprador, ¿Volveremos a ver al Karma en producción?

 |  @ClaveroD  | 

Fisker ha encontrado un importante comprador en Asia que ha conseguido convencer al Departamento de Energía de los EE.UU. (DOE) para hacerse con el total del fabricante, incluyendo instalaciones, personal y tecnologías. Pacific Century Group ha sido el candidato elegido para hacerse con Fisker después de unas intensas negociaciones por las que han pasado no pocos interesados en el legado de Fisker Automotive.

La pregunta del millón no es otra que dónde deja esta compra a Henrik Fisker, quien aseguró querer volver a retomar las riendas de Fisker para culminar el proyecto puesto en marcha con el Fisker Karma. Según la agencia Reuters, la artífice de sacar a la luz esta información, todavía no se ha culminado la venta al completo, por lo que todavía son pocos los detalles que han trascendido.

Fisker: un apetecible recurso tecnológico en Asia

Prueba Fisker Karma

El culebrón Fisker es un amargo asunto para el actual Gobierno de Obama tras pérdidas millonarias en ayudas y subvenciones

El proyecto de fabricante de automóviles eléctricos de autonomía extendida de Fisker es un caramelo muy goloso para los grupos de inversión asiáticos, grupos cuyas intenciones siempre han revelado un riesgo de cesión tecnológica a fabricantes chinos. Una jugada perfecta gracias al alto interés de la administración norteamericana por dar carpetazo a la situación de Fisker y a las muchas deudas acumuladas durante todo este tiempo.

La situación actual de Fisker se resume con una parada completa de todas sus actividades, a excepción de parte de la cúpula directiva que seguía ejerciendo sus labores para conseguir un acuerdo de compra. Tras la compra por parte de Pacific Century Group, todo apunta a que el primer paso lógico podría ser la re-entrada en producción del Fisker Karma aprovechando que la línea de producción y suministradores se encuentran a la espera de recibir luz verde.

El resurgir de Fisker comienza por el Fisker Atlantic

El problema no es otro que el daño hecho a la imagen de Fisker durante este proceso y a su futuro como fabricante de automóviles envuelto siempre en la incertidumbre. Según los últimos datos revelados por Fisker, habrían sido poco más de 2.000 unidades del Fisker Karma las producidas con la preocupante cifra de 35.000 $ en pérdidas por unidad.

El Fisker Atlantic siempre fue la esperanza de Fisker para encontrar una vía de recuperación. A grandes rasgos hablamos de un vehículo que continúa con la filosofía del Karma, pero con una ejecución y planteamientos más lógicos que auguraban rentabilidad con cada unidad producida. Entonces, ¿Cuál será el futuro de Fisker ahora que descansa en manos asiáticas?

Fuente: Reuters
En Diariomotor: Fisker Karma, toma de contacto. El renacer de las superberlinas de lujo
En Tecmovia: Fisker, cuando una visión de futuro se queda en un sueño del pasado

Lee a continuación: El BMW i3 arranca su comercialización con optimismo: ¿Qué verá el cliente en él?