comscore
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Deportivos

3 MIN

Magnum MK5: todos quieren ser como el X-Bow

KTM se arrancó con un deportivo de calle con la esencia de un coche de carreras, extremadamente ligero, sin techo y un aspecto arrebatador, moderno y tecnológico. Salvo por esto último, KTM no había inventado la rueda, la gente de Lotus, Caterham y otros muchos llevaban haciéndolo desde hace décadas. Alrededor del X-Bow, el Ariel Atom, el BAC Mono y los Caterham más potentes ha surgido una competencia feroz y una nueva hornada de fabricantes que piensan que con ganas, ingenio y el soporte financiero que exige lanzar un deportivo al mercado, es fácil entrar a competir en este sector. No están equivocados, pero evidentemente lo complicado es alcanzar el éxito de sus predecesores.

Mucho más fácil que lanzar un deportivo de la nada, es partir de un equipo de competición. Es el caso del GTA Spano, también del Magnum MK5 que nos ocupa. En los años 60, en Quebec (Canadá), Jean-Pierre St-Jacques comenzó a construir monoplazas para la Fórmula Ford en el aserradero de su padre, el negocio familiar. Desde entonces siempre han estado vinculados a la competición, incluso se enorgullecen de haber contribuido a los primeros pinitos en monoplazas de Gilles Villeneuve, que pilotó sus coches. Ahora Jean-Pierre y su hijo intentan hacerse un hueco con un deportivo ultraligero, el Magnum MK5.

3
FOTOS
VER TODASVER TODAS

El Magnum MK5 no solo sería uno de los más ligeros de su categoría, con algo más de 500 kilogramos, sino también uno de los más peculiares con un motor (presumiblemente de motocicleta) que corta por encima de 11.000 rpm.

Ante nosotros un deportivo biplaza fabricado en fibra de carbono reforzada, con paneles independientes fácilmente desmontables y sustituibles y por supuesto sin techo ni maletero, más allá de un pequeño compartimento para guardar dos cascos. Me atrevería a decir que bien podríamos estar ante uno de los mejores deportivos de circuito a tenor de sus prestaciones. El Magnum MK5 anuncia 250 CV a 11.000 rpm. Sí, 11.000 rpm. Por lo tanto habrían descartado la opción típica de un motor robusto y flexible, como los de sus rivales firmados por Audi o Ford, para optar por el motor de una gran motocicleta.

Sus prestaciones también son de infarto. Se está hablando de 240 km/h de velocidad punta y 0 a 100 km/h en 3,2 segundos. La aerodinámica habría sido trabajada especialmente para cumplir en circuito y su chasis soportaría fuerzas laterales en curva superiores a dos G.

¿Y de su precio qué sabemos? Como todo parecía demasiado bonito para ser real, el Magnum MK5 también tiene un gran inconveniente. De momento solo se fabricarán 20 unidades y el precio será de 139.000 dólares. O en otras palabras, que por el precio del MK5 prácticamente te podrías comprar un KTM X-Bow, un Ariel Atom y un Caterham.

Fuente: Magnum MK5 En Diariomotor: VÜHL 05 | Zenos E10 | KTM X-Bow GT