comscore
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Seguridad Vial

3 MIN

Incentivar al Guardia Civil que más multa: ni es legal, ni mejora nuestra seguridad

Como conductores que somos, ya habíamos mostrado nuestra posición respecto a aquellas injustas retribuciones que se estaban aplicando sobre los agentes de tráfico que más multas practicasen en el ejercicio de su trabajo. Pero ya podemos adelantaros que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) – cuatro años más tarde – ya ha tomado cartas en el asunto para declarar nulos estos incentivos por “no ajustarse a derecho”.

Desde el año 2010, el Resumen de Actividades Individuales (RAI) hacía las veces de barómetro para determinar cuán eficiente es un agente respecto al resto de compañeros. De esta forma, la valoración del servicio prestado por un agente se determinaba en base a ciertos factores, entre ellos superar la media de multas practicadas por otros miembros de la Agrupación de Tráfico. No hace falta que recordemos lo perverso que puede llegar a resultar algo así, tanto que durante todos estos años muchos organismos se han pronunciado en contra. Organismos como la Asociación Unificada de Guardias Civiles, que hace las veces de sindicato.

Recordemos que la Guardia Civil tiene prohibido su derecho de afiliación a sindicatos, no así su derecho de asociación.

Aunque la medida es injusta y perversa, el TSJM la declara nula por no ajustarse a derecho, por haber incurrido en un defecto de forma y no haber sido comunicada a tiempo a las asociaciones profesionales.

La persecución de los infractores no debería ser un tema tabú, tampoco entre amantes de la conducción como nosotros. Es más, es necesaria y prioritaria para preservar la seguridad en las carreteras, especialmente en temas muy delicados como la alcoholemia al volante, que se están llevando muchas vidas año tras año en nuestras carreteras. Pero, ¿acaso nos estamos olvidando de que la labor de la Agrupación de Tráfico va más allá de sancionar y perseguir al infractor?

Dicho lo cual, volvemos a destacar que la medida era injusta y perversa, aunque el TSJM al final haya declarado nula la medida por una cuestión más próxima al defecto de forma, por haber tomado una decisión que afecta a la retribución de los agentes y sus condiciones de trabajo sin haber contado con el Consejo del Instituto Armado y las asociaciones profesionales.

Sea como fuere, y como ya apuntaba en estos días en su artículo nuestro colega Carlos Cancela de El Confidencial, solo nos queda esperar. Esperar a que, desde su despacho, algún iluminado, que por supuesto no será aquel que esté viviendo la realidad del día a día a pie de carretera, decida encontrar una nueva medida en sustitución de la desestimada por el TSJM, evitando incurrir en un nuevo defecto de forma. ¿Con qué nos sorprenderán esta vez?

Fuente: El Confidencial En Diariomotor: Incentivos para el Guardia Civil que multe más, ¿tiene algún sentido?