Por qué conducir con chanclas es algo que a todos nos gusta, pero jamás deberíamos hacer. Foto 1 de 4.