¿Contamina más un coche eléctrico que un coche de gasolina?

 |  @davidvillarreal  | 

A Carl Sagan le encantaba decir que “afirmaciones extraordinarias, requieren de evidencias extraordinarias”, una frase que en realidad se remonta dos siglos atrás, al gran Laplace y su determinismo científico. De manera que cuando conocía que un estudio realizado en Estados Unidos pretendía que un coche eléctrico puede contaminar más que un coche de gasolina (vía Microsiervos), mi vena escéptica me llevaba a preguntarme, ¿es eso cierto? ¿Qué evidencias extraordinarias se han empleado para llegar a esa conclusión? ¿Estamos completamente engañados acerca de la sostenibilidad del coche eléctrico y su papel a la hora de reducir la contaminación?

El estudio en cuestión intenta trasladar el coste medioambiental, a un coste económico, y comparar entre sí a un coche de gasolina y un eléctrico, para reflexionar acerca de las subvenciones y los incentivos fiscales para estos últimos.

El estudio ha sido dirigido por un equipo de economistas (está en The National Bureau of Economic Research). No voy a entrar a criticar el trabajo de los economistas, algo que resulta tremendamente fácil y hasta útil para conectar con el público – de forma demagógica – en los tiempos que vivimos. Aunque tengo mis dudas de que se pueda llegar a estas conclusiones sin emplear una aproximación más técnica y basándose única y exclusivamente en una aproximación económica del asunto.

La cuestión es que este estudio pretendía analizar el beneficio medioambiental de un coche eléctrico, con respecto a un coche de gasolina, estudiando en detalle las emisiones generadas por vehículos eléctricos y de gasolina, centrándose en los principales contaminantes: CO2, SO2, NOx, partículas PM 2.5, etcétera. ¿No habíamos quedado en que un vehículo eléctrico no emite gases contaminantes?

Afirmar que un coche eléctrico se mueve sin emisiones como mínimo no es veraz, también hemos de analizar el origen de la energía con que recarga sus baterías.

La afirmación de un coche eléctrico como vehículo de cero emisiones no es cierta, o al menos todo lo veraz que debería ser bajo una denominación tan rimbombante como esa. Para garantizar que un vehículo eléctrico no emita gases contaminantes, hemos de estudiar con detenimiento el origen de la energía que utiliza, y si esta proviene de energías renovables. Hace unos meses publicábamos un artículo al respecto (leer: ¿De dónde proviene la energía con la que recargas tu coche eléctrico? ¿Existen las “Cero Emisiones”?) en el que precisamente llegábamos a esa conclusión. Un coche eléctrico puede presumir de cero emisiones locales, lo cual también es muy beneficioso, y trasladar estas a la fuente de generación de la energía que emplea.

Partiendo de esa base, ya nos encontramos con el gran beneficio del coche eléctrico, incluso cuando su energía proviene de fuentes contaminantes. El coche eléctrico puede aliviar la contaminación de las grandes ciudades, de las zonas en las que esta causa más problemas. Bajo ese mismo análisis, un coche eléctrico llevará aparejadas unas emisiones muy bajas o nulas en zonas en las que la red energética esté suministrando electricidad generado con fuentes renovables. Mientras que un coche eléctrico seguirá generando unas emisiones de gases contaminantes importantes si la fuente que utiliza en su obtención de energía se basa en plantas térmicas.

Incluso en este último caso, hemos de ser muy conscientes que las plantas térmicas modernas alcanzan niveles de eficiencia, y reducción de las emisiones aparejadas a la energía generada, muy superiores al motor térmico de un automóvil. Por no hablar de otro hecho que ya salta a la vista en este análisis: si queremos que todo el engranaje funcione, el coche eléctrico ha de avanzar solidariamente a la expansión de las energías renovables.

La justificación medioambiental (y por lo tanto de los incentivos gubernamentales) de un coche eléctrico, está estrechamente vinculada a la dependencia de la red energética local, la que suministra energía al coche, de renovables y fuentes de energía no contaminantes.

Volviendo a este estudio, del que The Atlantic Citylab nos va dando más detalles, el trabajo de los economistas que se encargaron de él fue estudiar el origen de la energía en los diferentes estados, tomando en consideración las emisiones generadas en el proceso, y comparando de esa manera el “coste” medioambiental de un coche eléctrico y un coche de gasolina. Para ello tomaron como base el mismo modelo, un Ford Focus, en dos de sus variantes mecánicas, la eléctrica, y la de gasolina.

En tanto economistas, decidieron otorgar al coste medioambiental un coste económico, en céntimos de dólar por milla recorrida (cada 1.6 kilómetros). ¿Por qué lo hicieron así? Porque su objetivo final era analizar hasta qué punto tienen sentido los incentivos que las administraciones públicas están ofreciendo en Estados Unidos a los compradores de coches eléctricos.

Fue entonces cuando se percataron de que los incentivos tenían justificación económica y medioambiental en zonas concretas de los Estados Unidos, como la Costa Oeste, con una red energética volcada con las renovables. Y no tanto en otras zonas, como el Norte y la Costa Este, donde la red energética sigue siendo muy dependiente de fuentes no renovables, como las plantas de carbón. Hasta el punto que en su estudio del coste medioambiental – extrapolado a coste económico – de moverse un coche eléctrico en estos estados, era incluso superior al coste de hacerlo con un Ford Focus eléctrico.

El coche eléctrico no es la panacea en sostenibilidad, y merecedor de incentivos fiscales, por el mero hecho de ser eléctrico.

Si queréis profundizar en el asunto, os recomiendo que sigáis los enlaces que hemos anotado en este artículo, empezando por la explicación de The Atlantic City Lab y profundizando en la publicación de NBER e incluso las fórmulas que utilizaron los economistas (ver apéndice).

Concluir que el coche eléctrico no tiene sentido, en cualquiera de las dos costas de los Estados Unidos, me parece demasiado atrevido. Por otro lado, simplificar la repercusión medioambiental del coche eléctrico a un mero ajuste económico tampoco parece razonable. Ya os decíamos que el mero hecho de que un coche eléctrico pueda garantizar cero emisiones locales, ya es un gran avance.

Por último, y el quid de la cuestión, y la moraleja que debemos sacar de este estudio, es que el coche eléctrico no es la panacea en sostenibilidad, y merecedor de incentivos fiscales, por el mero hecho de ser eléctrico. Si queremos hacer del coche eléctrico una alternativa sostenible y eficaz para garantizar una movilidad sin emisiones de gases contaminantes, no solo es importante que las administraciones aboguen por pingües incentivos fiscales, sino también por una revisión del sistema de generación de energía.

En Diariomotor: ¿De dónde proviene la energía con la que recargas tu coche eléctrico? ¿Existen las “Cero Emisiones”?

Lee a continuación: ¡Guerra de potencia! Los 10 compactos más potentes del mercado

Solicita tu oferta desde 13.561 €
  • trance former

    Un tema sobre el que normalmente se pasa de puntillas, por corrección política, es lo muchísimo que contaminan las baterías.

  • David

    Cuando un motor de gasolina o diesel deja de ser útil, se puede fundir y crear nuevas piezas, pero cuando las baterías de todos los coches eléctricos empiezen a ser inutiles, que alguien me diga que se va a hacer con ellas, ¿las mandamos al espacio? Yo solo se que el único coche eléctrico que me convence es el Tesla Model S. (Si hay alguna falta de ortografía, perdón)

    • Oliver

      Hasta donde yo sé, las baterías eléctricas no son un residuo tipo nuclear, de los que no se puede hacer nada con ellos por miles de años. Son casi 100 % reciclables, y por tanto, bien tratadas en su recuperación, no deberían dar problemas medioambientales. Otra cosa es que su reciclaje sea un cachondeo (como lo es ahora el de los pequeños electrrodomésticos) y los residuos terminen en un megavertederos africanos con gente en harapos arrancando a golpes los materiales valiosos y abandonando el resto a su suerte.

  • Pedroppp

    El sistema propulsor de un coche electrico emplea muchisimas menos piezas que el de un coche con motor de combustión. Esas piezas del motor de combustión no se fabrican todas en el mismo sitio. En una economia global, el filtro de combustible (por poner un ejemplo) de un coche montado en España puede venir de republica checa, rumania, israel… el transporte de estas piezas extra tambien tiene un coste medioambiental. Basarse unicamente en la fuente de energia que usan los coches, me parece simplificar mucho la question.

  • rauccete

    Y en España ya están friendo a impuestos a las renovables, así que…..

  • Oliver

    No puedo evitar pensar que hay un montón de intereses económicos en que el coche eléctrico a secas no salga adelante; a las actuales petroleras les va su superviviencia en alargar lo más posible la vida del coche a petróleo y a partir de un punto empezar a vender hidrógeno, ya que sucede con éste lo que con la gasolina: no lo puede fabricar cualquiera (sólo enormes empresas) y su producción u obtención particular estaría vedada, con lo que habría que seguir con el modelo actual: pocas empresas forrándose, precios altos, distribución en manos de unos pocos.

    También me hace “gracia” que al hablar del coche eléctrico tratan de buscar las huellas de carbono o contaminación durante todo su proceso (fabricación, creación de su fuente de energía, …), pero nada de esto sucede con el coche actual, al cual sólo se le adjudica la huella de carbono de su consumo de combustible, sin tener en cuenta toda la contaminación previa ya no sólo de su fabricació, sino del largo y nada limpio proceso que hay para que el petróleo pase del subsuelo al surtidor de la gasolinera a miles de km (empresas extractoras, oleoductos, barcos, camiones de transporte, gasolineras…).

  • FGA

    Considerando que existen energias renovables y que queda mucha tela por cortar en las mismas!, este estudio no tiene otro objeto que hacerle los mandados a una industria petrolera que con precios a la baja y exigencias cada vez mayores sobre su uso necesitan marketing del bueno!.
    Seguir defendiendo un motor que con suerte tiene un 30% de eficiencia, que necesita de mantenimiento de fluidos y piezas, que depende de los países petroleros y su manejo de precios es algo totalmente irracional. Me encantan los autos, pero la realidad es que las energías renovables son el futuro, nos guste o no!.
    sds

  • sat

    Que no digan gilipolleces anda, que vas por el centro de la ciudad y tienes que respirar cancer puro por culpa de tanto diesel.

  • Pableras

    Un coche eléctrico, como tal, no contamina. Y esto es una afirmación veraz, pero incompleta. La generación de la energía necesaria para moverlo lo más probable es que si que lo sea. En el caso español, es sencillo hacerse una idea de cuánto puede contaminar un coche eléctrico, puesto que se facilitan los porcentajes de generación de energía (y pese a enarbolar la bandera de lo verde, lo no renovable sigue teniendo mucho peso).

    Esta claro que el coche eléctrico no es la panacea, pero el de combustión interna debe desaparecer tal y como lo conocemos actualmente. No hay más que darse una vuelta por las zonas con más tráfico de las ciudades (en mi caso hablo de Valladolid, pequeña en comparación con Madrid, por ejemplo) para darse cuenta, sin necesidad de ser economista, que muchas veces el aire es irrespirable.