8 aspectos que hacen tu coche inseguro y/o te pueden costar una multa este verano

 |  @davidvillarreal  | 

Sabíamos que este momento llegaría tarde o temprano. Que el número de fallecidos en carretera repuntaría, como sucedió el año pasado. Y que más allá de la autocrítica, Tráfico apuntaría a otras explicaciones, a veces verosímiles, a veces no tanto, que justificasen lo sucedido. La DGT ha encontrado en la antigüedad del parque automovilístico la piedra angular de su nueva estrategia de vigilancia. Esa es la razón por la cual en los próximos días se extremará la vigilancia de los coches, no de su antigüedad, sino de su estado de mantenimiento y conservación, prestando especial atención a aquellos elementos críticos para nuestra seguridad. Y es que las estadísticas, y aquí sí estamos de acuerdo con la DGT, han demostrado que los vehículos en los que más se está descuidando el mantenimiento son precisamente los más antiguos. De manera que te hablaremos de 8 aspectos muy importantes que los agentes de Tráfico vigilarán especialmente en los próximos días, no solo para que evites multas, sino también para una conducción más segura.

Un buen truco para comprobar que el desgaste de nuestro neumático es considerado “seguro” es comprobar que el dibujo supera el aro de una moneda de euro.

1. Desgaste del neumático. Según la DGT, más de un millón de vehículos, un 5% del parque español, circulan con defectos en sus neumáticos. Se recomienda que el dibujo de nuestro neumático tenga como mínimo 3 milímetros, aunque lo legal sea un mínimo de 1.6 milímetros. Si el dibujo presenta mayor desgaste, podríamos ser sancionados, especialmente ahora que la DGT está vigilando este aspecto. No hace falta que llevemos un calibre en nuestro coche para hacer estas comprobaciones. Si la profundidad del neumático es mayor que el aro de una moneda de euro, el desgaste de nuestros neumáticos estará dentro de los límites recomendados y considerados seguros.

Por otro lado, no solo hemos de preocuparnos del excesivo desgaste, sino también de su distribución. El desgaste irregular de los neumáticos puede generar problemas, amén de evidenciar algún defecto, por ejemplo en amortiguadores, o en la alineación de los neumáticos.

Un neumático con una presión excesivamente baja es un peligro, sus prestaciones se reducen y el riesgo a un desllantado o un reventón aumentan considerablemente.

2. Presión de los neumáticos. El año pasado recuperábamos un estudio que afirmaba que la mitad de los coches que circula por España lo hacen con presiones incorrectas. Aunque mucha gente no le conceda demasiada importancia a este aspecto, existen un sinfín de razones por las cuales deberías cuidar muy mucho la presión de tus neumáticos, y revisarlas periódicamente. Un neumático con una presión incorrecta – generalmente sucede que es más baja de lo recomendado – se desgastará prematuramente, de manera irregular, conllevará un mayor consumo de combustible, verá reducida sus prestaciones (su frenada, su agarre en ciertas condiciones) y es más propenso a sufrir un reventón o un desllantado. Os recomendámos nuestro especial de Tu Coche En Forma sobre la presión de los neumáticos para ver por qué razones es tan importante vigilar la presión y cómo hemos de hacerlo.

No solo hemos de asegurar que el funcionamiento de los faros de nuestro coche es correcto, sino también hacer un buen uso de estos.

3. Mantenimiento y regulación de los faros. Otro de los elementos imprescindibles para una conducción segura, que nos permite ver, y ser vistos, son los faros y los pilotos traseros. Es importante vigilar que todas las lámparas, o proyectores (ya sean LED, o de descarga de alta intensidad) han de funcionar correctamente. Se recomienda cambiar las bombillas cada 40.000 kilómetros o dos años, en tanto con el paso del tiempo, y el uso, ven reducida su intensidad. También es importante vigilar la transparencia de la óptica del faro, la cúpula, de cristal o plástico, que se interpone entre el exterior y la lámpara, un elemento propenso a desgastarse (por el paso del tiempo, las condiciones climatológicas, el choque contra insectos y gravilla proyectada por otros coches, etcétera.

4. Hacer un buen uso del alumbrado. También es importante que seamos estrictos a la hora de utilizar la iluminación de nuestro coche, puesto que un uso incorrecto puede hacer que nos veamos inmersos en situaciones de riesgo y costarnos una multa. Entre la puesta y la salida del sol, a cualquier hora del día en los túneles, pasos inferiores y tramos de vía afectados por la señal de “túnel”, debemos llevar encendido el alumbrado. También en carriles reversibles o en sentido contrario al normalmente utilizado en la vía, en situaciones en las que se haya abierto excepcionalmente un carril para circular en sentido contrario. De no hacerlo, la multa que podríamos recibir sería de hasta 200€. También es importante que hagamos un buen uso de los faros antiniebla (ver guía de conducción con niebla).

También está prohibido dar ráfagas a otros vehículos, ya sea para advertirles de nuestra presencia y pedir paso (habitual cuando coches muy lentos se abonan al carril izquierdo) o para advertirles de la presencia de un control de tráfico (un hábito muy común en otros tiempos). La multa por el incumplimiento de este precepto del Reglamento de Circulación es de 80€.

Circula siempre con la documentación en regla y una placa de matrícula legible y no deteriorada.

5. La placa de matrícula. No hay excusa. Nuestra placa de matrícula debe permanecer intacta, y jamás debemos taparla o interponer obstáculos que dificulten su lectura. Hay que hacer especial mención a su desgaste. Una placa de matrícula en la que los números aparecen deteriorados puede costarnos una sanción de 200€. Para asegurar la durabilidad de nuestra matrícula hemos de ser especialmente precavidos en los túneles de lavado a presión, intentar no apuntar con la lanza directamente a la matrícula, y a muy poca distancia. Para retirar los insectos adheridos a esta, es recomendable ayudarnos de un trapo o una esponja suave. Los estropajos (jamás los utilices), y las lanzas a presión, son el mayor enemigo de las matrículas metálicas convencionales. Otra solución puede ser la sustitución de las placas metálicas por ecoplacas acrílicas. Si tu matrícula está muy deteriorada, su sustitución puede ser un buen momento para optar por esta última solución.

6. Documentación del vehículo. No hay excusa para utilizar nuestro coche sin la documentación correspondiente. Debemos llevar siempre en el coche el permiso de circulación del vehículo, en el que figuran los datos técnicos del mismo y los datos del propietario (o la autorización de Tráfico pertinente en su ausencia). No llevar el permiso de conducir también conlleva multa. Si lo tenemos en regla, pero lo hemos olvidado en casa, la sanción es de 10€.

7. ITV. Tampoco hay excusa para utilizar nuestro coche sin haber superado la inspección técnica obligatoria. Las multas por circular con un vehículo sin la ITV en regla arrancan en los 200€, cuantía que puede aumentar si hemos acudido a un centro de ITV y no hemos superado las pruebas. También es importante que llevemos la documentación que acredita que el coche ha superado la ITV.

8. Elementos de emergencia. Recuerda que es importante que nuestro coche siempre lleve dos triángulos y al menos un chaleco reflectante de alta visibilidad, puesto que serán de vital importancia si sufrimos un accidente o una avería en ruta.

En Diariomotor: 4 razones por las que no deberías conducir sin camiseta (y por hacerlo te puedes ganar una multa) | Por qué conducir con chanclas es algo que a todos nos gusta, pero jamás deberíamos hacer

Lee a continuación: Cohetes para frenadas de emergencia, así pensaban en la seguridad vial en 1946

  • Adrian Ortiz

    No estoy tan seguro del punto 6. Un policía local me dijo que no había ningún problema en no tener el carnet de conducir o los papeles del coche en él. Que solo agiliza las cosas en un control pero que lo pueden comprobar fácilmente por radio sin ningún problema.