La Gran Evasión: escapó de Alemania Oriental cortando el parabrisas de un deportivo

 |  @sergioalvarez88  | 

Tras la Segunda Guerra Mundial, los aliados se repartieron el maltrecho territorio alemán. La zona caliente atravesaba Berlín, dividida en dos por los estadounidenses y el bloque soviético. Tras el levantamiento del muro, muchas familias quedaron separadas por un trozo de cemento. Aunque aún era posible atravesar el muro legalmente, era cada vez más difícil y las condiciones empeoraban en el lado soviético. Algunos trataron de escapar, usando métodos de lo más ingeniosos, como cortar el parabrisas de un coche.

El Muro de Berlín se levantó en el año 1961, separando la ciudad de manera efectiva.

Heinz Meixner era un tornero austriaco, que durante un tiempo trabajó en el Berlín de la estalinista República Democrática de Alemania, más conocida como Alemania del Este. En un baile, conoció a Margarete Thorau, una ciudadana de Alemania del Este. Se enamoraron, pero Margarete no podía abandonar su país, ante la negativa de las autoridades. El muro llevaba en pie apenas dos años – esta historia data del año 1963 – y el enfriamiento de las relaciones Este-Oeste no hacía más que perjudicar a los ciudadanos de Berlín.

Las condiciones al otro lado del muro empeoraban por semanas, y Meixner decidió ayudar a su novia y su madre a escapar de Berlín Oriental. Él estaba autorizado a cruzar la frontera por trabajo, pero si un ciudadano de Alemania del Este trataba de escapar, lo más posible es que los guardias abriesen fuego. Ante esta perspectiva, Meixner no se dió por vencido. En primer lugar, pidió prestado a un amigo un pequeño scooter, que caló a propósito ante la barrera que separaba las dos Alemanias, en pleno centro de Berlín.

El vehículo empleado para la huida fue un Austin-Healey Sprite MkII, un roadster británico.

Esta barrera no era otra que la famosa Checkpoint Charlie, que aún no había sido tan extremadamente fortificada. Tras calar su moto, pudo medir disimuladamente la altura de la barrera que impedía el paso de los vehículos. Tenía unos 90 centímetros de altura. Tras proceder como si nada hubiese ocurrido – ante la total ignorancia de los guardias de la frontera – Meixner comenzó a buscar desesperadamente una agencia de coches de alquiler que tuviese un vehículo de altura inferior a los 90 centímetros.

Evidentemente, no lo encontró, pero tuvo una idea. Alquiló un Austin-Healey Sprite, un pequeño roadster inglés deportivo. Ni cortó ni perezoso, cruzó la frontera a Alemania del Este y allí desmontó su parabrisas. Sin parabrisas, era 7,5 centímetros más bajo que la barrera. El plan de la huida era claro: su novia estaba tumbada tapada por la capota y la madre de su novia estaba escondida en el maletero, cubierta con 30 ladrillos en caso de que abriesen fuego contra el coche. Era un plan desesperado, pero debía funcionar.

Agachados como buenamente pudieron, atravesaron la barrera soviética ante la mirada atónita de los guardias.

Con los nervios a flor de piel, llegaron a la barrera, y el guardia fronterizo sospechó algo al ver un joven visiblemente nervioso, en un coche sin parabrisas. Les dirigió a la sección aduanera. Sin que el guardia tuviese tiempo a advertir la maniobra, Meixner aceleró a fondo – todo lo rápido que sus 56 CV le permitían – y pasó por debajo de la barrera. Los guardias quedaron tan atónitos que cuando quisieron dispararle, estaba fuera de su alcance, ya en territorio estadounidense.

Había desinflado las ruedas para ganar un centímetro adicional, por lo que tuvo problemas para frenar en el otro lado, además de esquivar los obstáculos existentes en la estrecha franja desmilitarizada. La historia de Meixner es una de las historias curiosas que provocó la existencia del muro y la desesperación de muchos de los ciudadanos de Berlín Oriental. Las imágenes de este artículo son una dramatización – con el mismo coche – realizadas por un diario de la época.

Fuente: LA Times | Just a Car Guy
En Diariomotor: Historias de Halloween: Little Bastard, el Porsche 550 Spyder maldito de James Dean

Lee a continuación: 7 razones por las que las llantas de fibra de carbono del Shelby Mustang GT350R son el futuro

  • humberto

    Increíble!

  • Mcklein

    Un reportaje muy interesante y muy original.

  • X 2.0

    Muy buen reportaje, conocía historias sobre fugas de la RDA, pero nunca una tan sencilla como esta.

  • EL MAS INCOGNITO

    Exelente historia , todo me gusto menos lo de traer la suegra ….

  • GaradaK7

    Recuerdo haber leido sobre esto hace muchos años. En realidad, se hizo un circuito y estuvo entrenando para pasar a toda velocidad los obstaculos de cemento antes de la barrera.

  • jesus

    Este tipo de reportajes son los que me gusta de leer, la historia siempre debería de ser recordada más a menudo e involucrarla más activamente en los valores sociológicos de hoy día, que sepamos un poco más y mejor de donde venimos y en consecuencia hacia donde vamos. Excelente reportaje, ya he leido unos cuantos de estos en diariomotor y como siempre, excelente trabajo.

  • LaRubiaDelChallenger

    ¡¡Qué bonito!! =’)

    • Luca

      Hola, guapa.
      ¿Dónde estabas, corazón?

      • LaRubiaDelChallenger

        No me acordaba de la contraseña jaja!