Los nuevos faros LED de Ford detectarán personas y animales y aprenderán de la experiencia

 |  @davidvillarreal  | 

La conducción nocturna no está exenta de peligros. De ahí que uno de los aspectos que más se ha desarrollado en los últimos años haya sido precisamente el de los sistemas de iluminación. Las últimas tecnologías, como los faros LED, incluso láser, sistemas de iluminación adaptativos, conexión automática de faros de largo alcance, etcétera, son cada vez más conocidas por los conductores. Y es precisamente en ese punto donde está trabajando Ford para combinar la detección de obstáculos en la carretera, con los sistemas de iluminación. De manera que la próxima generación de faros adaptativos de Ford abogará por una tecnología que será capaz de detectar personas y animales, las iluminará con mayor intensidad para que las veamos, y advertirá al conductor de su presencia para evitar atropellos.

La tecnología adaptativa de faros LED de Ford se basará en reconocimiento de imágenes e información GPS.

El sistema desarrollado por Ford, en el Centro de Investigación e Innovación en Aachen (Alemania), se basa en unos faros LED (completos) dotados de un sistema dinámico que permite ajustar la intensidad, el alcance del haz de luz, y el ángulo de dirección, en siete posiciones diferentes. Esta tecnología, según Ford, está lista para llegar a los concesionarios muy pronto. Aunque aún no se ha especificado qué modelo, o modelos, serán los que la estrenen.

Lo interesante de este sistema de iluminación será su trabajo, solidario con el GPS y con un sistema de reconocimiento de imágenes (el mismo que utiliza Ford para reconocer señales de tráfico) para ajustar el haz de luz.

La próxima iteración aprenderá de la experiencia, haciendo que nuestros faros sean más precisos con un proceso de aprendizaje que registrará la información de cada tramo por el que circulemos.

De esta forma la cámara detectará peatones, ciclistas y animales que se encuentren en nuestra trayectoria, o incluso cerca de esta. Por ejemplo, un animal en el carril contrario, o en el arcén, que aunque no esté en nuestra trayectoria sigue siendo un peligro potencial. Una vez detectado el obstáculo, lo iluminará con mayor intensidad y advertirá al conductor de su presencia mediante un aviso y su identificación visual en el equipo de entretenimiento, a modo de pantalla de visión nocturna. Esa misma tecnología que utilizará para iluminar con mayor intensidad un obstáculo, servirá, como en otros sistemas de iluminación LED adaptativa que ya hemos visto (ver IntelliLux de Opel Astra 2016), para mantener la luz de largo alcance generando una sombra en otros coches y evitar deslumbrarles.

Otra de las ayudas que utilizará Ford para mejorar el funcionamiento de este sistema de iluminación de adaptativo, será la información presente en la cartografía del navegador GPS. Esa información servirá, entre otras cosas, para ampliar el haz de luz en cruces y rotondas, de manera que podamos identificar con mayor claridad cualquier peligro potencial y contemplar mejor las señales de tráfico.

Cuando no exista información GPS válida, el sistema también trabajará identificando las marcas viales, y calculará incluso el ángulo que forma la carretera y el arcén para encargarse de iluminar mejor el vértice. Ford asegura que ya están trabajando incluso en una segunda iteración de esta tecnología, que será capaz de aprender de su experiencia, de manera que toda la información que acumule en nuestros viajes servirá para responder con mayor premura y efectividad la segunda vez que pasemos por un mismo tramo.

Fuente: Ford
En Diariomotor: Opel Astra 2016 e IntelliLux: esta es su mirada, el secreto mejor guardado del nuevo Astra

Lee a continuación: Ford Mustang Apollo Edition: inspiración espacial para un radical Mustang de 627 cv

  • 3VIL

    Genial, este tipo de tecnología si es muy necesaria. Muy buena jugada de Ford.