James Bond y su increíble universo automovilístico

Por Sergio Álvarez
 |  @CurvedMDZ  | 

Mi nombre es Bond, James Bond. La frase introductoria del agente 007 es ya parte de la cultura popular que rodea a este mito audiovisual. Aunque comenzó como una serie de libros ideados por Sir Ian Fleming, han sido las 24 películas – contando “Spectre”, que será estrenada en este mismo 2015 – las que verdaderamente han catapultado al agente secreto más famoso de todos los tiempos al estrellato. Y con este estrellato, también ha explotado la popularidad de su universo. De una manera u otra, ya es cultura pop todo lo que ha rodeado a una de las franquicias cinematográficas más exitosas jamás creadas.

Cuando Q equipaba los coches del agente 007 no dudaba en dotarlos de rayos láser, ametralladoras, lanza misiles o gases lacrimógenos.

No podíamos pasar por alto el universo automovilístico de la franquicia. Desde los vaivenes con el Dr. No al agobiante y tenso final de “Skyfall”, James Bond siempre ha compartido protagonismo con vehículos de cuatro ruedas. Coches que han servido al agente del MI6 para escapar de villanos, terroristas y esbirros varios. Coches que en ningún momento fueron convencionales, ya sea por su origen o por su uso. Y por supuesto, coches que han sido modificados por Q. El cerebro que los dotaba de lanzacohetes, rayos láser o la habilidad de convertirse en submarinos. En definitiva, parte de la personalidad de Bond.

Aston Martin: desde Inglaterra, con Amor

Si hay una marca que ha sido ubicua en la saga Bond ha sido Aston Martin. Tan británica como el mismísimo agente Bond o el té Earl Grey, no fue hasta la tercera película – Goldfinger, 1964 – cuando hizo acto de presencia el Aston Martin DB5. Entonces recién lanzado al mercado, era un Aston Martin DB Mark III el que 007 conducía en las novelas, pero por motivos promocionales, el bellísimo DB5 también fue el vehículo conducido por Sean Connery en Thunderball, siguiente película a Goldfinger. Ametralladoras, cortinas de humo, un asiento eyectable… diversos gadgets que cimentaron la fama del coche más famoso de la franquicia.

Si hay una marca ubicua en la saga James Bond, es sin duda alguna la elegante Aston Martin.

En seis películas ha aparecido el DB5, casi siendo cameos en los últimos años. No obstante, fue capaz de vencer a un Ferrari F355 en Goldeneye y sufrió un terrible destino en Skyfall, pasto de las balas y los misiles del malo de turno, encarnado por nuestro Javier Bardem. Pero podéis descansar tranquilos, ningún DB5 fue dañado en Skyfall: el equipo de efectos especiales sacrificó a un viejo Porsche 928 – similar en proporciones y aspecto – para después sobreponer una imagen renderizada del valioso clásico.

El Aston Martin DB5 fue reemplazado ya en pleno Siglo XXI – omitiendo dos poco reseñables apariciones de Aston en los 70 y 80 – por un DB V12 Vanquish, cuya capa de invisibilidad ha sido considerada uno de los gadgets más locos de toda la saga. Daniel Craig ha continuado la tradición Aston Martin desde entonces. Es más, parece que hay una exclusividad con Aston Martin: los de Gaydon no han dejado de aparecer en los últimos filmes del Sr. Bond, y para Spectre, Daniel Craig conducirá el espectacular DB10, un vehículo conceptual que adelanta el futuro estilístico de la marca en forma de un elegante coupé deportivo de dos puertas.

Pierce Brosnan y la era BMW

Ford usó Casino Royale para presentar en sociedad al entonces nuevo Mondeo. Un Ford Ka también hacía un cameo.

Es innegable que el marketing y James Bond van de la mano, yendo más allá del “product placement” e incluso sirviendo para la presentación de prototipos. Durante la era Brosnan y a excepción de su último papel en “Muere Otro Día”, el sofisticado agente 007 condujo varios BMW. Quizá fuese por mi edad en aquél entonces, pero recuerdo con especial fijación el BMW 750iL de “El Mañana Nunca Muere”. La gran berlina con motor V12 era conducida por control remoto a través de un teléfono móvil Ericsson – curioso que ni la marca exista ya – y en una espectacular escena, se lanzaba al vacío desde lo alto de un parking, alunizando una tienda ante la atónita mirada de un empleado.

En “Goldeneye”, un BMW Z3 – entonces una de las grandes novedades de BMW – hacía un cameo al principio de la película. Se dice que la maniobra tuvo tanto éxito, que BMW acumuló retrasos en la entrega de los Z3 de casi un año tras el estreno de la película. La trilogía se cerraba con el precioso BMW Z8 de “El Mundo no es Suficiente”, que a pesar de tener una carrocería de titano y un lanzamisiles tierra-aire termina cortado en dos. Sí, me temo que un precioso Z8 – en cuyas entrañas habitaba el rabioso 5.0 V8 de 400 CV del M5 E39 – terminó cortado en dos para el placer de los espectadores. Supongo que los no amantes del automóvil.

Fantasías animadas de ayer y hoy en forma de automóvil

El Land Rover Defender ha sido uno de los protagonistas de Skyfall, en una electrizante persecución dentro y fuera del asfalto.

Q siempre fue un poco desequilibrado, y con el beneplácito de M, equipaba a los vehículos de Bond con todo tipo de locuras y gádgets. Aunque en las últimas películas se ha tendido hacia el realismo – el DBS de Casino Royale sólo escondía una pistola y un desfibrilador, pareciéndose más a un coche de Protección Civil – en los años 70 se cometieron muchas locuras en el nombre de Bond. Quizá el vehículo más loco de todos cuantos Bond ha conducido ha sido el Lotus Esprit S1 de “La Espía Que Me Amó”. De por sí un vehículo icónico de los 70, sería el primer coche Bond en ser capaz de funcionar como si de un submarino se tratase.

En una escena memorable, tras una persecución por tierra que sólo podría definirse como épica, el Lotus se lanza al mar, desde donde un misil mar-aire derriba al helicóptero de los malos. Tras escapar bajo el agua de una nueva oleada de esbirros, el Lotus sale del agua por una turística playa, ante el asombro de los bañistas en una escena con toques cómicos. Es el mismo Lotus, en versión Turbo, que en una escena de la siguiente película se autodestruye acabando con los sicarios de Gonzales, para después recomponerse a sí mismo, como si de Christine se tratase. Verdadero material de ciencia ficción, sin duda alguna.

Los desconocidos y los olvidados

SPECTRE es la película número 24 de la saga, y será estrenada en apenas semanas.

Muchos más coches han plagado el universo Bond, incluyendo varios coches Bond que hemos obviado por cuestiones de espacio o relevancia. No obstante, es difícil de olvidar la extraña persecución ambientada a las afueras de Madrid en la que su Citroën 2CV consigue escapar de varios Peugeot 504 y se recupera de un vuelco con la ayuda de unos amables campesinos. Surrealista. Tampoco nos podemos olvidar de la persecución parisina en la que Roger Moore “descapota” un Renault 11, que termina partido en dos, pero aún funcional. Fue la última película de Roger Moore como James Bond, en el que se dice que ha sido el peor coche de la franquicia.

¿Coincidencia? Muy posiblemente, ya que incluso el tuk-tuk Bajaj RE de Octopussy era capaz de hacer caballitos gracias a su propulsor modificado. Varios Land Rover y diversos vehículos de origen americano como un AMC Hornet o un Lincoln Mark VI cierran el círculo automovilístico, sin más gloria que los privilegiados Aston Martin o BMW. Un repaso automovilístico que damos por completo pero que se debe disfrutar y saborear visionando de nuevo las 23 películas disponibles en el mercado del Agente 007. ¿Alguien ha dicho maratón? Te fijarás en las “Chicas Bond”, pero no te olvides de sus inseparables compañeros de cuatro ruedas.

Este artículo ha aparecido originalmente en la revista Curved, número 3. Curved está disponible en el Quiosco de iTunes o en el Play Store de Android, junto a otras doce revistas creadas por Mediazines.

Lee a continuación: ¡Hipervelocidad! Así es el huevo de pascua del Tesla Model S P90D

  • 3VIL

    Los Aston y el Z8, autos increíbles, de lo mejor que se ha visto!!!

  • Joan

    En ‘The Living Daylights’ de 1987 aparecieron dos preciosos Aston Martin V8 Vantage en Cumberland grey, coupé (con esquis, boost y self-destruct) y Volante (ideal para paseos por la campiña inglesa), en absoluto despreciables. Era la primera película con Timothy Dalton, un Bond capaz de mostrar sentimientos, sensibilidad y el buen gusto propios de un gentleman. Estos V8 cotizan ya sobre los 150.000 €.

    • ADN

      El V8 Vantage es mi Aston Martin Favorito, desde que salió hasta el LM V600, preciosos todos ellos.

  • Motorsport

    El 750 iL estaba muy bien, pero salía muchísimo mejor en la primera película de Transporter, la única más o menos creíble y con muy buenas persecuciones. El Vantage nos dejó unas escenas memorables sobre el hielo.El Z8 partido por la mitad…sin palabras, igual que el DBS en casino Royale, apenas los movieron del sitio.