Esta preciosa réplica del Auto Union Typ C ha sido creada con una impresora 3D

 |  @davidvillarreal  | 

La impresión 3D pretende convertirse en la gran revolución de la industria del automóvil. Y aunque no debamos incurrir en engaños (no vas a poder imprimirte tu coche en casa, ni las líneas de producción se sustituirán por impresoras que impriman coches como churros) estas técnicas pueden revolucionar el desarrollo de nuevos modelos, por la versatilidad que ofrecen a la hora de construir prototipos; y el proceso de post-venta, por lo útil que sería crear piezas y repuestos en el propio taller simplificando la logística y reduciendo costes y tiempos de espera. ¿Y de qué es capaz la impresión 3D? El resultado lo tienes en la imagen que ves más arriba. Audi ha creado una réplica – mediante impresión 3D – del Auto Union Typ C de 1936.

La técnica de la impresión 3D ya está revolucionando la construcción de prototipos y muy pronto podría transformar por completo la logística y la atención en postventa de las marcas.

Ya os decíamos que la construcción completa de un coche es demasiado compleja para limitarla únicamente a la técnica de las impresoras 3D. Aún no es viable. En cualquier caso, sirva esta réplica – a escala 1:2 – de un Auto Union Typ C para recordarnos el nivel de sofisticación que ha alcanzado la impresión 3D, y hasta qué punto los departamentos de I+D de las marcas están trabajando contrarreloj para aprovechar al máximo las bondades de esta técnica.

El sistema Audi Toolmaking es capaz de crear paneles de metal nacidos de la unión de láminas metálicas compuestas por granos de entre 15 y 40 milésimas de milímetro, es decir, con un diámetro comparable a la mitad de un cabello humano. La gran versatilidad de la impresión 3D está en la creación de estructuras y geometrías complejas sin demasiados problemas. Audi ya está trabajando en la impresión 3D de piezas de acero y aluminio, con un tamaño que rondaría los 24 centímetros de longitud y unos 20 centímetros de altura, con una densidad superior a piezas creadas mediante conformado en caliente y moldeados. Pero evidentemente, con ese tamaño, y la complejidad de la técnica, ya entenderéis que aún es pronto para confiar en que a corto o medio plazo la impresión 3D se convertirá en la técnica principal de fabricación de un automóvil.

Fuente: Audi
En Diariomotor:

Lee a continuación: ¿A qué huele el nuevo Opel Astra? Así es AirWellness, el nuevo ambientador de Opel

  • Rotodos Shur

    Que lo vendan coño