Saab 900 Turbo EV-1 (1985): el deportivo que Saab no fue capaz de venderte

 |  @sergioalvarez88  | 

Era el año 1985, y Saab no vivía la mejor de las épocas económicas. A pesar de ello, los ochenta era una década en la que los coupés triunfaban, y si eran deportivos, mejor que mejor. Saab presentó en el Salón de Frankfurt de 1985 su fantástico 900 Turbo EV-1, que ha pasado a los anales de la historia como simplemente EV-1. Los suecos se propusieron llevar al límite la plataforma y mecánica de su superventas, creando un fantástico deportivo que finalmente no pudieron venderte. ¿Quieres conocer todos sus secretos?

¿Sabías que el coche apareció en Regreso al Futuro II? Era un extra automovilístico en las calles de Hill Valley.

El coche fue diseñado por Björn Envall, de la propia Saab. Tras construir en la cocina de su propia casa un modelo de arcilla de este deportivo, convenció a la directiva de Saab de fabricar un prototipo completamente funcional de este Saab 900 Turbo hipervitaminado. Mecánicamente, era idéntico a un Saab 900 Turbo, en lo tocante a esquemas de suspensiones, tracción delantera y caja de cambios manual de cinco relaciones. Pero el coche creado a partir del 900 Turbo nada tiene que ver estéticamente, salvo quizá llantas y calandra.

Las llantas Ronal de la época siguen en su lugar, y su calandra característica fue readaptada. El resto del coche es completamente nuevo. Un frontal fabricado en kevlar daba pie a una carrocería estilizada, con una gran cantidad de superficie acristalada. En las puertas – construidas en fibra de vidrio y fibra de carbono – se instalaron dos pequeñas ventanillas practicables. Salvo el pilar A, la ausencia de pilares habría otorgado una visibilidad casi perfecta a este elegante deportivo de 4,30 metros de largo y sólo 1,23 metros de alto.

Saab no produjo en serie un deportivo como el EV-1. La falta de recursos financieros impidió su fabricación.

En el techo se instalaron paneles solares para alimentar a los sistemas eléctricos del coche, así como para mover varios ventiladores eléctricos, que compensarían la falta de ventilación natural del interior. Por su aspecto, es sorprendentemente similar al Subaru SVX, cuya fabricación comenzó en 1991. ¿Casualidad? A nivel mecánico, el motor del Saab 900 Turbo EV-1 era similar al motor de producción de los 900 Turbo APC. Un dos litros de diseño Triumph, reputado como uno de los más robustos y fiables motores turbo de la historia.

Saab añadió un turbocompresor de mayores dimensiones, retocó el sistema de inyección de combustible y dotó al coche de un intercooler mejorado. El resultado fue una espectacular ganancia de potencia: el motor pasó de los 175 CV de serie a unos impresionantes 285 CV a 6.500 rpm, acompañados de un par máximo de 334 Nm a 3.500 rpm. Gracias a su construcción ligera – el frontal de Kevlar pesaba poco más de un kilo – era un coche ligero: en la báscula marcaba sólo 1.150 kilogramos. Sus prestaciones no eran despreciables.

Road&Track se fue a un aeródromo en Suecia para probar el EV-1 y hacer fotos junto a un Viggen, el cazabombardero de Saab.

Aceleraba hasta los 100 km/h en sólo 5,9 segundos – impresionante para un coche manual de tracción delantera del año 1985 – y se estimaba una velocidad máxima de nada menos que 270 km/h. Eran prestaciones dignas del Ferrari Testarossa, el superdeportivo más rápido de la época. Su interior era futurista, pero apenas tenemos más imágenes que las sacadas de una pieza de Road&Track, que alguien escaneó para SaabWorld.net. Podéis consultar el artículo entero allí, con multitud de información técnica y datos precisos al respecto.

Es una pena que el coche no pasase de ser un prototipo, y nunca se materializase en un coupé de altos vuelos. General Motors adquirió a Saab a finales de los años 80 – estaba en dificultades financieras – poniendo punto final al intento de los suecos de lanzar un deportivo.

Fuente: Saab World
En Diariomotor:

Lee a continuación: Los secretos del rodaje de A Todo Gas en vídeo harán que te sientas mayor

  • Txesz

    Menudo bicho. DEsde luego no podía negar la inspiración aeronautica, con ese habitáculo que pasa a ser una carlinga.

    Y que bonito es el Viggen.