¿Sabes ajustar bien el reposacabezas? Pues deberías porque puede salvarte del temido latigazo cervical

 |  @davidvillarreal  | 

Una de las lesiones más temidas, y por desgracia comunes, es el mal llamado latigazo cervical (en realidad deberíamos referirnos a la lesión como esguince cervical, puesto que el término latigazo se refiere más a la causalidad que a las consecuencias. Es muy común por el hecho de ser la lesión más habitual en accidentes por alcance, incluso a velocidades muy bajas, dentro de los límites existentes en las calles y avenidas de nuestras ciudades. Pero también es una lesión muy temida, puesto que sus consecuencias pueden oscilar entre molestias durante los días posteriores al choque, hasta fuertes dolores durante semanas e incluso meses, y arrastrar secuelas crónicas. En cualquier caso hemos de ser muy conscientes de que estas lesiones pueden evitarse, o como mínimo mitigar sus consecuencias, con una correcta colocación del reposacabezas.

El reposacabezas no ha sido diseñado para que viajes más cómodo, sino para protegerte del temido latigazo cervical.

Lo primero que has de comprender es que el reposacabezas no es un elemento de confort, sino de seguridad. El respaldo de tu asiento esta diseñado para acomodar tu espalda. El reposacabezas, en cambio, no está diseñado como su propio nombre indica para que reposemos sobre él la cabeza, sino para evitar la hiperextensión del cuello en caso de accidente.

Dicho lo cual, hemos de ser conscientes de dos aspectos fundamentales. Cuando conducimos nuestra cabeza no ha de ir apoyada sobre el reposacabezas. Igualmente, nuestra cabeza no puede estar muy alejada del reposacabezas, puesto que en caso de sufrir una colisión, el impacto que sufrirá nuestra cabeza y espalda contra el asiento y el rebote posterior agravarán los daños sufridos.

Aunque a priori su posición no influya tanto en la comodidad para conducir, o en la facilidad y agilidad de movimientos que sí garantiza ajustar correctamente la distancia y altura de la base del asiento, y de la columna de la dirección, colocar correctamente en el reposacabezas es imprescindible para protegernos en caso de accidente, casi tanto como un buen ajuste del cinturón.

La Dirección General de Tráfico ha producido este vídeo para mostrarnos, de manera sencilla pero ilustrativa, cómo ha de colocarse el reposacabezas. Es muy importante que este se sitúe a la altura de la cabeza, de manera que nuestra cabeza quede perfectamente alineado en altura con el reposacabezas. También es importante que la superficie acolchada del reposacabezas quede a unos centímetros de nuestra cabeza, a unos cuatro o cinco, como mucho. En el caso de no contar con un reposacabezas ajustable en profundidad lo importante será que alcancemos la posición óptima de conducción, y seguridad, jugando con la inclinación del respaldo.

Fuente: DGT
En Diariomotor:

Lee a continuación: ¡Quemando goma sobre tres ruedas! Así se divierte Tanner Foust con un Polaris Slingshot de 400 CV

  • Txesz

    Mejor que el de las luces, es. Pero podrían haber puesto algo más. Habría que añadir sobre la correcta colocación del resto del asiento, ya de paso.

  • Bob

    En un curso de conducción, la instrucción que recibi fue: la mitad de la altura del reposacabezas debe en estar en línea recta con la mitad de mi oreja. Saludos.

  • Sergio Ruiz Gonzalez

    Muy importante la posición del reposacabezas, pero también es importante la altura del asiento, ya que debemos evitar que nuestra cabeza quede a la altura del marco de la puerta – siempre ha de estar por debajo -, porque si tenemos una colisión evitaremos que nuestra cabeza vaya directamente contra el marco – algo letal – y vayamos contra el cristal.