La “Moto-Cohete” Opel: historia de un loco cóctel de pólvora, velocidad y muchas agallas

 |  @ClaveroD  | 

Hubo una época a comienzos del siglo pasado en la que Opel era también conocida por su fabricación de motocicletas, además de por un inusitado interés en el uso de cohetes, sí cohetes, en algunos de sus proyectos para alcanzar altísimas velocidades. En mi viaje a la sede de Opel en Rüsselsheim para probar el Opel GT Concept 2016, no sólo conocí a este prototipo, sino que quedé fascinado con la historia de la Opel Raketen Motorrad y por ello os animo a conocer su historia.

Fritz von Opel era un amante de la velocidad y las carreras, por lo que sus creaciones siempre buscaron batir récords de velocidad

Entre 1901 y 1930 Opel se dedicó a la fabricación de todo tipo de vehículos incluidas las motocicletas, convirtiéndose además en uno de los primeros fabricantes en dedicarse a la producción en serie de este tipo de vehículos. Por culpa de una Primera Guerra Mundial que obligó a reacondicionar fábricas y planes de producción en diferentes ocasiones, la historia de Opel con las dos ruedas tiene muchos altibajos, pero su despedida en 1930 se haría por todo lo alto tras demostrar de lo que eran capaces las Opel Motoclub, y más concretamente la versión “Raketen” inspirada en los Opel RAK1 y Opel RAK2.

Por aquellos años, Fritz von Opel tenía un obsesión con la velocidad que le llevaría a desarrollar prototipos como los ya mencionados Opel RAK1 y Opel RAK2. La aerodinámica era importante, la potencia de sus propulsores también, pero los límites de la técnica por aquellos años eran muchos. Había que buscar una solución para ir un paso más allá, y ahí fue donde Opel empezó a probar con la pólvora. El cóctel explosivo que preparaba Opel era el mejor aliado para batir récords de velocidad, y por este motivo su división de dos ruedas no quiso quedarse con las ganas de registrar un récord de tal magnitud.

Con 6 cohetes el problema no era la velocidad, sino la nula estabilidad y la incapacidad para frenar sin ninguna asistencia

Pensad por un momento que a finales de los años ’20 rozar los 100 Km/h era una locura y que las carreteras de por aquel entonces eran poco más que un camino de tierra apelmazada. Dicho esto, Opel lanzó la Opel Raketen Motorrad, una versión derivada de su modelo de serie (imagen de arriba) que mejoraba su propulsor monocilíndrico de 500cc hasta alcanzar unos contundentes 30 CV y un secreto muy explosivo. Esta motocicleta empleaba un set de 6 cohetes con encendido por pares y accionamiento en 3 etapas.

El objetivo de la Opel Raketen Motorrad era batir el récord de velocidad de aquel entonces que era de 200,6 Km/h. El funcionamiento del sistema de cohetes se dividía en 3 etapas necesitando que la motocicleta llegase por sí sola a los 120 Km/h. La primera pareja de cohetes llevaría la moto a los 145 Km/h, la segunda etapa hasta los 180 Km/h, mientras que el tercer encendido de cohetes serviría para superar los 220 Km/h.

Opel preparó el registro del récord entre las localidades de Oberrimsingen y Breisach en Alemania, sin embargo jamás pudo certificar el récord ya que las autoridades alemanes tumbaron el intento por la falta de seguridad que suponía la hazaña. Opel realizó varios ensayos y pruebas con su “Moto-Cohete” y decían estar preparados, pero finalmente Opel no pudo hacer su sueño realidad… conseguir el reconocimiento como la motocicleta más rápida del mundo.

Fuente: Opel
En Diariomotor:

Lee a continuación: Inside Opel: probamos el Opel GT y os descubrimos su futuro