CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Ford

4 MIN

Se pone a subasta el primer Shelby Cobra jamás fabricado... ¡y podría llegar a los 10 millones de dólares!

Sergio Álvarez | @sergioalvarez88 | 1 Jul 2016
subasta-shelby-ac-ace-csx-2000-p
subasta-shelby-ac-ace-csx-2000-p

El Shelby Cobra es el deportivo americano por excelencia, con permiso de Chevrolet y sus Corvette. El deportivo de Carroll Shelby destacó por su tremendo éxito en competición y por una relación peso-potencia sin igual. No tantos saben que sus entrañas eran un AC Ace, un roadster británico al que Shelby transplantó un motor V8 de origen Ford de 260 pulgadas cúbicas de cilindrada. La primera unidad fue denominada CSX 2000, y en unas semanas será subastada públicamente. Se espera que alcance un valor superior a los 10 millones de dólares.

El primer coche construido por Caroll Shelby. Nació en el lejano año 1962, como un AC Ace fabricado en Reino Unido.

Todo comenzó cuando Carroll Shelby se enteró de que AC Cars había perdido su suministrador de motores, Bristol. Escribió una carta a AC, y a las pocas semanas tenía en camino de Estados Unidos una carrocería sin motor de un AC Ace. Sobre ella transplantó el entonces novedoso Fairlane V8 de 260 pulgadas cúbicas - 4,2 litros para los que usamos el sistema métrico . No estaba satisfecho con sus apenas 164 CV de potencia, por lo que mediante carburadores de mayor tamaño y una puesta a punto agresiva, lo llevó a los 260 CV.

A tener en cuenta era un detalle: el propulsor era tan novedoso que apenas había piezas de aftermarket. Toda la potenciación fue desarrollada por Carroll Shelby en California, de forma autónoma. Estéticamente apenas alteró el coche, con la excepción de unos emblemas personalizados que reemplazaban los emblemas de AC Cars. Gracias a un peso de sólamente una tonelada y una caja de cambios Borg-Warner de cuatro relaciones, el Shelby Cobra era un coche tremendamente rápido, capaz de dejar a los Corvette de la época en el retrovisor.

El coche pasó por decenas de salones del automóvil y manos de periodistas. Se repintó varias veces para hacer creer a la prensa que era otro vehículo.

Sin el Shelby Cobra y su arrollador éxito, los Ford GT40 no habrían existido, ni tampoco habrían nacido los múltiples Ford Mustang preparados por el granjero texano. La personalidad arrolladora de Shelby le granjeó multitud de contactos en la industria automovilística, así como en la prensa del motor. El coche cambiaba de manos constantemente, y se sabe que esta unidad cambió de color varias veces con el objetivo de hacer creer al público que los Shelby Cobra se estaban vendiendo como rosquillas calientes.

Esta unidad siempre estuvo en poder de Carroll, e incluso sirvió como coche escuela en la academia de conducción de Shelby. A lo largo de los años, múltiples modificaciones fueron montadas sobre el coche, cuyo estado dista mucho de las imágenes de archivo originales. Tampoco ha sido jamás restaurado. Pero quizá ello es lo que lo convierte en un coche tan especial, sin el que la deportividad automovilística de EE.UU. posiblemente habría tomado un rumbo muy diferente. ¿Qué más sabemos de este coche?

Se estima que su precio en subasta alcanzará los 10 millones de dólares. Una cifra casi de récord para un coche americano

Tras la muerte de Carroll Shelby, pasó a ser parte del Shelby Heritage Museum en Las Vegas, propiedad del Carroll Hall Shelby Trust. El coche fue una de las estrellas del Pebble Beach Concours d'Elegance de 2012 y apareció igualmente en el Rolex Motorsports Reunion en Laguna Seca. Será subastado en Monterey, por un precio final que se estima en 10 millones de dólares. Podría ser el Shelby más caro jamás subastado. También se subastará el Cobra personal de Shelby, equipado con un motor de 7,0 litros y caja automática.

¿Quieres tener un trozo de historia? Más te vale tener una buena chequera.

20
FOTOS
VER TODASVER TODAS

Fuente: Carscoops En Diariomotor: