Vídeo: ¿cómo funciona la inyección de agua en el motor? Bosch nos cuenta los secretos de esta tecnología

 |  @davidvillarreal  | 

Aunque a menudo nos lamentemos por el hecho de que, en apariencia, cualquier tiempo pasado fuera mejor en términos automovilísticos, si tuviera que sincerarme os diría que, aún así, estamos emocionados por muchos de los avances que están por llegar a esta industria. De todos esos avances hay algunos que nos han impresionado especialmente, aquellos que tienen que ver el rendimiento de los motores de combustión interna, con tecnologías como la inyección de agua. Hace unos días ya os contábamos por qué la inyección de agua es tan interesante y por qué no solo la veremos en el BMW M4 GTS, sino también en otros modelos, y otras marcas, en los próximos años. Y ahora podemos entender mejor cómo funciona gracias a este vídeo de Bosch sobre la inyección de agua.

¿En qué consiste la inyección de agua?

Tal y como Bosch explica en este ilustrativo vídeo, el objetivo pasa por aprovechar el efecto refrigerante del agua en motores de inyección directa para permitir un mayor flujo de aire, y a una temperatura más baja, en admisión, para obtener una combustión más eficiente, e incluso contundente en aceleración.

Para ello se procede a inyectar agua en la cámara de combustión, en situaciones en las que el motor está trabajando con cargas altas. Obviamente, la cámara de combustión no recibirá un chorro de agua, sino una fina neblina de agua pulverizada que se vaporiza y que permite reducir la temperatura dentro de la propia cámara de combustión.

Con esta tecnología es posible conseguir aumentar el avance de la chispa reduciendo el riesgo de autoencendido. Bosch aseguraba que la inyección de agua permite reducir la temperatura en la cámara de combustión en unos 25ºC. También nos daba otras cifras, como la reducción del consumo en un 13% en un motor turbo trabajando a altas cargas. Pero sus consecuencias van mucho más allá de estas cifras. La inyección de agua permitirá, por ejemplo, crear motores de gasolina, inyección directa, y turbo, con relaciones de compresión más altas.

Bosch también nos cuenta en este vídeo otros de los secretos de su sistema de inyección de agua, como la naturaleza del circuito que se encarga de enviar este agua hasta la admisión del motor. Además de una bomba, y las centralitas que controlen el flujo de agua hasta el motor, es necesario un pequeño depósito de agua destilada, lo que en cierta medida complica el diseño de un motor con inyección de agua. En el caso de la inyección de agua del BMW M4 GTS sabíamos que contaría con un depósito de agua de 5 litros, con una autonomía de hasta 3.500 kilómetros. Bosch asegura que el depósito de agua de los coches equipados con esta tecnología durará en torno a 3.000 kilómetros, aunque esa cifra es muy dependiente del uso que se realice del coche, y de las cargas a las que se vea sometido.

Es probable que para verlo en modelos más económicos, y sin un enfoque tan deportivo como el del BMW M4 GTS, aún tengamos que esperar unos años. Y sobre todo, que tengamos que esperar a que se desarrollen y prueben soluciones que minimicen la incomodidad de tener que recargar el depósito de agua destilada. Ya sabemos, por ejemplo, que BMW había estado trabajando en prototipos con sistemas que son capaces de recuperar líquido para la inyección de agua de la condensación del compresor del aire acondicionado.

Fuente: Bosch
En Diariomotor:

Lee a continuación: La próxima revolución: ¿cómo funcionan los motores de compresión variable?

Ver todos los comentarios 1
  • Leonmafioso

    ME pone a pensar sobre la posibilidad de colocarle a un sistema cualquiera un aspersor que rocie unas ligeras gotas de manera continua sobre cierto régimen. Tambien me pone a pensar la posibilidad de usar este sistema junto a la compresion variable de infinity.