Merkel echa un cable a los diésel y a los coches alemanes. Foto 1 de 2.