Los retrovisores de los coches de lujo se convierten en el nuevo objetivo de los ladrones. Foto 1 de 2.