comscore
MENÚ
Diariomotor

4 MIN

Análisis de un accidente: las incorporaciones de las autovías y autopistas

radares-irregulares-01-1440px

Que los límites de velocidad en ocasiones son un tanto absurdos, no hace falta que lo repitamos, pero saber que por regla general has de cumplirlos para evitar un accidente, es imprescindible para evitar desgracias. La DGT nos ha mostrado una imagen captada desde las cámaras de seguridad que pueblan nuestras carreteras. No se trata de una de esas cámaras que inmortalizan excesos de velocidad. Sino de una de las muchas cámaras que se utilizan desde los centros de control para regular el tráfico, y también para atender con rapidez un accidente, o incluso determinar las causas y culpabilidades.

La causa del accidente no es una incorporación temeraria, sino la pérdida de control precedente.

En este caso la DGT ha colgado el vídeo en su canal de Youtube haciendo un diagnóstico de la situación a mi juicio erróneo, recordando las precauciones que hemos de tomar al incorporarnos a una autovía o autopista:

La incorporación a una autovía o autopista requiere observar, señalizar, acelerar y ejecutar si las condiciones lo permiten. Si no, hay que esperar porque de lo contrario, puede acabar mal. Es un ejemplo.

Es una información importante, prácticamente una perogrullada para cualquier conductor, pero me da la sensación de que esa no ha sido la causa del accidente. La iniciativa de la DGT de publicar estos accidentes me parece muy acertada para mejorar la cultura de la seguridad vial, pero al menos deberían analizarse con más detenimiento las causas, e incluso facilitar más datos - respetando la privacidad, por supuesto - del atestado de los agentes de Tráfico. Algo que me parece como mínimo indispensable para que estos vídeos sirvan de algo.

¿Qué provoca una pérdida de control así?

Un exceso de velocidad, un mal mantenimiento del vehículo (baja presión de neumáticos o gran desgaste), o la falta de adherencia del asfalto, pueden ser la causa de esta pérdida de control.

Tal y como se puede comprobar en este vídeo, ese coche ha sufrido una pérdida de control mucho antes de intentar incorporarse a la autovía. El coche sobrepasa la línea continua e invade los tres carriles de la autovía por esa pérdida de control, que se inicia a la salida de la curva que precede al carril de incorporación.

Con este vídeo, y sin más datos, es difícil diagnosticar la causa de esa pérdida de control que ha provocado el accidente. Podríamos suponer que se debe a un exceso de velocidad. No dejaría de ser una suposición, puesto que no sabemos a que velocidad circula, pero sí se aprecia que lo hace más rápido que el vehículo que le precede y que traza la curva sin más problemas. El coche accidentado sufre un sobreviraje que la pericia del conductor y una corrección inmediata quizás hubieran podido resolver sin más consecuencias. Pero, una vez desestabilizado, el segundo bandazo provoca que el coche cruce tres carriles y acabe chocando con un vehículo que ya había intentado esquivarlo sin fortuna.

Las salidas y las incorporaciones de las autopistas son un lugar en el que no solo es de obligado cumplimiento, sino también recomendable, respetar los límites de velocidad, por estrictos que sean.

¿Qué puede provocar una pérdida de control como esta? Son muchos factores los que pueden influir, y generalmente todos ellos se agravan con la velocidad. Quizás circulaba demasiado rápido, quizás las condiciones de adherencia del asfalto no eran las idóneas (lluvia, hielo, etcétera...), quizás los neumáticos estaban muy desgastados, o incluso la presión era más baja de lo recomendado por el fabricante. Sería añadir más suposiciones, pero probablemente ese coche no equipaba control de estabilidad, lo que explicaría que su conductor no haya podido hacerse con el control del coche.

Cumplir con los límites de velocidad establecidos es más importante, si cabe, en incorporaciones y salidas de autovías y autopistas. Generalmente son curvas cerradas, con un radio bastante corto. A veces son extremadamente cerradas, si el espacio en el que ha tenido que instalarse la incorporación no era el suficiente para aumentar el radio del giro.

También es aconsejable no confiarse. El mantenimiento de las carreteras españolas es siempre mejorable, muy mejorable, y tampoco es nada extraño encontrarse con baches, o incluso juntas de dilatación, que pueden comprometer la estabilidad de nuestro coche.

Fuente: DGT En Diariomotor: La nueva ley de tráfico y los accidentes cinegéticos: el único atropello es el que se está cometiendo contra el conductor