Elon Musk: ¿visionario o experto en dilapidar impuestos de los Estados Unidos?

 |  @davidvillarreal  | 

Hace unos días surgía en Los Angeles Times un debate como mínimo interesante. Elon Musk se ha convertido en la viva imagen del visionario de Silicon Valley, multimillonario, irreverente e innovador por las ideas que están llevando a cabo sus empresas. Un hombre idolatrado por todos. Pero, ¿y si no fuera tan experto en levantar de la nada impresas innovadoras en su campo? ¿Y si su experiencia fuera la de aprovechar las subvenciones gubernamentales para crear todo un imperio? El debate no es baladí, ni ha dejado indiferente a nadie en Estados Unidos, un país que se toma muy en serio a qué se dedica hasta el último dólar recaudado por el fisco en sus impuestos. Hasta el punto que cuestiones tan básicas en Europa como la sanidad pública, son vistas por muchos ciudadanos como una manera de que el resto se aprovechen de sus impuestos.

Algunos fabricantes de coches eléctricos se beneficiaron de los préstamos del Departamento de la Energía de los Estados Unidos – también los grandes fabricantes de Detroit.

En multitud de ocasiones hemos mirado con cierto recelo a ese surgimiento de fabricantes ecológicos en los Estados Unidos. Fabricantes nacidos al amparo de los famosos préstamos del Departamento de la Energía de los Estados Unidos. Muchos de los cuales tuvieron peor suerte que Tesla – véase Fisker Automotive – hasta el punto en que la crisis de la marca de Henrik Fisker pudo costarle un problema a Obama. Bloomberg llegó a comentar que Fisker había dilapidado 500.000€ del dinero de los contribuyentes por cada coche fabricado.

Tesla también tuvo problemas en aquella época, y por ellos Elon Musk a punto estuvo de arruinarse (llegó a valorarse su venta a Google e incluso a pagar de su bolsillo la devolución de coches de cualquier cliente que no quedase satisfecho). En cualquier caso sus créditos habrían sido devueltos, aunque sin haber cumplido parte del trato, de las condiciones exigidas por la administración estadounidense. Condiciones como producir un coche relativamente asequible.

¿Es cuestionable que los impuestos de los contribuyentes acaben en financiar a SpaceX mediante contratos con la NASA y la U.S. Air Force?

En cualquier caso, Los Angeles Times recuerda como Tesla sigue creciendo amparada en ingentes cantidades de dinero procedente de las arcas públicas, como los 1.300 millones de dólares que recibirá en incentivos para levantar su GIGAFACTORY1 en Reno.

Con el resto de sus empresas, como SpaceX, sucede algo parecido. Esta última ha recibido 20 millones de dólares para construir una plataforma de lanzamiento en Texas. También habría ganado más de 5.500 millones de dólares en contratos con la NASA y la U.S. Air Force. En cualquier caso, ¿no os parece excesivamente demagógico hacer balance de estos contratos? Especialmente si se han tramitado de forma legal – algo que a juzgar por las contratantes no dudamos – y si como espera SpaceX, sus sistemas conseguirán ahorrar una gran cantidad de recursos en las expediciones espaciales.

Volviendo al tema de Tesla, el artículo recuerda también cómo la marca se está beneficiando de vender “bonos” de emisiones a marcas más contaminantes. Recordemos que en Estados Unidos se ha planteado un sistema por el cual – en una gran simplificación – una marca puede vender las emisiones que no han producido sus coches, a una marca que ha fabricado coches más contaminantes y por ello podría incluso ser sancionada. Es un truco, un tanto polémico y difícil de comprender, que pretende asegurar un equilibrio en las emisiones de la flota de vehículos producidos. Y que, en resumidas cuentas, hace que marcas que solo producen coches eléctricos puedan beneficiarse de ello, como un incentivo más a su trabajo. Pero entonces ya ni siquiera estamos hablando de dinero del contribuyente, sino del aprovechamiento de un incentivo legal.

Para el que prefiera profundizar en el asunto, le recomendaría la lectura del artículo de Los Ángeles Times.

En Diariomotor: El día que Google aceptó comprar Tesla Motors a precio de ganga

Tesla Motors

Lee a continuación: Intenté comprar un Tesla en España y descubrí que es posible, pero no sencillo ni barato

El Tesla Model S es el eléctrico a baterías con mayor autonomía que está a la venta en España desde 83.000 €.

Ver todos los comentarios 2
  • Clemenza

    A mi parecer, el éxito de Tesla y por ende de todo lo relacionado con Musk, hace que surjan este tipo de noticias cuestionando su modus operandi , pero aquí pasa lo mismo,por ejemplo, la fábrica Ford de Valencia también recibe subvenciones y exenciones, al final el que tiene el control de una parte del “mercado”, impone sus condiciones

  • rauccete

    Ganas de acabar con la fama que esta alcanzando su marca?? Otro caso Tucker??