Encuesta DM
x
¡Ayúdanos a mejorar! Solo tienes que respondernos a unas preguntas. ¡Te llevará menos de un minuto!

Google inventa un airbag exterior para peatones que quizás ya estaba inventado

 |  @davidvillarreal  | 

Ya no nos extraña, absolutamente nada, que Google esté cada vez más presente en las conversaciones sobre coches. Google ha visto en la conducción autónoma una rentable e interesante forma de inmiscuirse aún más en nuestras vidas afianzarse en un nicho de mercado completamente nuevo para ellos. Ya hemos visto su prototipo de coche autónomo, con forma de huevo, y cómo se vieron obligados a instalar pedales y volante, algo de lo que en un principio Google quería prescindir. Ahora nos hemos enterado de que Google ha patentado, entre otras cosas, un airbag externo que se desplegará del parachoques.

Para un fabricante nuevo en el negocio, que quiere estrenarse un coche autónomo, la seguridad será uno de los aspectos más importantes.

No podemos ni siquiera hacernos a la idea de lo importante que será la seguridad para la primera generación de coches autónomos que llegue a los concesionarios, especialmente si eres una marca nueva en el negocio. De ahí que Google ya esté pensando en nuevas ideas para mejorar la seguridad del que sería su primer coche.

Pero la pregunta que nos hacemos ahora es la siguiente, ¿cómo puede ayudar un airbag en el parachoques a mejorar la seguridad?

La idea que persigue Google no es exactamente la misma, pero sí muy parecida a la del airbag de capó del Volvo V40.

El principal objetivo de Google es mejorar la protección de los peatones. Un coche autónomo debería ser lo suficientemente inteligente como para no atropellar a un peatón. Y no creemos que Google no confíe en su coche autónomo. Lo más probable es que no confíe en los peatones. Y como incluso con un sistema avanzado de prevención de atropellos no estaría garantizada una efectividad máxima, habrían desarrollado una especie de airbag desplegable que atenuaría el golpe. Según la explicación que proporcionan en Quartz, en base a los bocetos y las descripciones de Google que acompañan a este artículo, ese airbag estaría compuesto de un material denso y deformable similar al utilizado por los tapones para los oídos o al de los colchones y las almohadas de material viscoelástico.

Volvo ya puso hace años en los concesionarios un airbag externo, el utilizado por el Volvo V40. La idea de Volvo no es exactamente la misma, pero sí muy parecida. Un airbag se despliega entre el capó y el parabrisas, haciendo que el capó se eleve y amortigüe el impacto. Recordemos que algunas de las lesiones más graves en peatones se producen por chocar con el capó, abollarlo, y toparse con el bloque del motor. Ese airbag también protege el cuerpo del peatón de colisionar con los pilares delanteros del coche y el propio parabrisas.

En Diariomotor: El coche autónomo de Google ha de ceder en sus pretensiones y recibe pedales y volante

Lee a continuación: TomTom Go Mobile: navegación y alertas de tráfico en tu móvil “freemium” hasta 75 km/mes

Ver todos los comentarios 0