Putin desarrolla su limusina de 850 CV con apoyo de Porsche

Sergio Álvarez  |  @sergioalvarez88  | 

Las tensiones entre Occidente y Rusia están en su punto más álgido desde la Guerra Fría. Estamos viviendo una segunda Guerra Fría, con desafiantes maniobras militares de Rusia en territorio OTAN, una invasión casi abierta de territorio ucraniano y constantes provocaciones por parte de Vladimir Putin. Entre las medidas de respuesta a Occidente por las sanciones económicas impuestas a Rusia, el presidente más aventurero del mundo recuerda al mundo que su país es capaz de valerse por sí mismo al completo, como hizo durante la era soviética.

Y eso también implica a la lujosa limusina presidencial de Vladimir Putin.

Azerbaiyán y sus coches: contrastes, variedad y respuestas (II)

Desde Rusia, con amor

La implicación de Porsche Engineering es lógica, pero en cierto modo un poco sorprendente.

Desde Rusia se quiere dar una imagen más nacionalista y autosuficiente. Pero la limusina del presidente es un Mercedes S600 Guard blindado. Y es innegable el gusto por los Mercedes Benz desde el gobierno ruso – y también el soviético. Ya sabíamos que Putin ha encargado a un grupo de trabajo el desarrollo de una nueva limusina, pero lo que no sabíamos es que dicha limusina iba a estar movida por un motor 6.0 V12 de nueva factura, sobrealimentado para lograr una potencia final de 850 CV. Los medios no han tardado en bautizarlo como “Tsar-engine”, imitando la nomenclatura de la “Tsar-bomb”, el mayor dispositivo nuclear jamás detonado por la URSS.

Este nuevo motor será desarrollado por NAMI - el centro nacional de desarrollo automovilístico – con la ayuda de Porsche Engineering. La implicación de la firma alemana sorprende, especialmente habida cuenta del renovado nacionalismo ruso. Sólo sorprende su contratación para el proyecto, ya que Porsche Engineering ha desarrollado cockpits aeronáuticos, e incluso motores para Harley-Davidson. Es lógica su implicación, pues se desea que el Tsar-motor sea equipado también en limusinas y furgonetas oficiales del gobierno ruso, así como en aplicaciones militares.

Mientras tanto, el diseño ganador ya ha sido elegido, con una fuerte inspiración en Rolls-Royce, además de una imagen opulenta y fuerte, al más puro estilo ruso. Lejos quedaron aquellas limusinas Zil, con alma de camión y una ominosa imagen…

Fuente: Reuters
En Diariomotor: Vladimir Putin no quiere a Europa ni en pintura, tampoco en sus coches presidenciales

Lee a continuación: Porsche Top Secret: 965 L7, el eslabón perdido entre 911 y 959

Ver todos los comentarios 9