Tesla Motors trollea al mercado de valores con su broma del April Fools’ Day

 |  @davidvillarreal  | 

El pasado miércoles 1 de abril, como cada año, los anglosajones celebraron el April Fool’s Day. Como ya os contábamos, incluso desde los propios departamentos de comunicación de las marcas se elaboran notas de prensa, en tono humorístico, con productos incomprensibles, como un Mercedes Sprinter AMG de más de 500 CV. El trolleo de Tesla Motors fue doble. Una colleja, en toda regla, a medios y analistas que han hablado en las últimas semanas de que Tesla acabe convirtiéndose en un producto de Apple. Y una colleja más para los mercados bursátiles, que se agitan cada vez que habla Elon Musk.

En el minuto posterior al “anuncio” de este falso producto, se produjeron cientos de miles de transacciones.

Tesla anunciaba un supuesto reloj de pulsera, incluso ofreció algunas imágenes, tan ridículas como la propia idea, y su nombre, Model W. En su propio blog ironizaban sobre la forma en que los smartwatches pretenden mejorar la vida de sus clientes. Y apuntaba directamente a los especuladores con una frase lapidaria, “de ninguna manera esto es una respuesta competitiva al trabajo que está haciendo otra compañía”.

La broma era tan ridícula que no cabía, en ningún caso, la mínima interpretación de que de verdad Tesla Motors estuviera pensando en lanzar un smartwatch. Pero, por lo visto, los algoritmos que manejan los accionistas, literalmente, las máquinas que controlan el mercado bursátil internacional, no fueron capaces de identificar la broma. Ante lo cual, hay varias cuestiones que merece la pena analizar.

1) Lo ridículo que resulta que un algoritmo genere movimientos en las acciones sin la supervisión de un analista humano. Según Bloomberg, el minuto que siguió al tuit fue el que más movimientos generó desde la apertura del 12 de febrero, en el que las acciones se agitaron, una vez más, tras conocerse las perspectivas de Elon Musk para los próximos años (CNN).
2) El timing de la publicación de esta broma. Cuando todas las marcas ya habían publicado sus bromas a primera hora de la mañana, o incluso de madrugada, Tesla Motors esperó a que quedasen cinco minutos para el cierre de los mercados. El movimiento hizo que las acciones aumentasen momentáneamente 1.5 dólares, y que en el momento en que los accionistas se dieran cuenta del error, retrocedieran de nuevo para recuperar su cotización. Según Bloomberg hubo más de 400.000 transacciones en apenas unos segundos. Un movimiento que parece irrelevante, salvo por el hecho de que algunos accionistas pudieran perder miles, o cientos de miles de dólares, por la broma.
3) Cada broma tiene su lugar. Tesla Motors aprovechó su canal de Twitter y su blog corporativo para lanzar la broma que, salvo por el tono humorístico, sería difícilmente distinguible de una nota de prensa seria. Recordemos que Tesla no suele utilizar un panel de prensa al uso, sino que sus comunicados se publican en ocasiones en su blog, y en ocasiones en el canal de Twitter corporativo, o incluso en el del propio Elon Musk.
4) Una broma con nombre y apellidos: Tesla Model W. Un factor que pudo facilitar aún más este desastre fue el hecho de que todos estuviéramos esperando un nuevo producto de Tesla, que según Elon Musk no será un coche y se presentará este año. El nombre “Model W” tuvo que disparar las alarmas de los robots que monitorizan los anuncios de Tesla.
5) Que cualquier declaración de Elon Musk, o incluso un comunicado en tono de humor, pueden provocar un intenso movimiento en las acciones de Tesla. En los últimos meses ya hemos visto como las acciones subían y se desplomaban cada vez que Elon Musk anunciaba un nuevo producto o anunciaba que las expectativas comerciales de la marca no se estaban cumpliendo. Son muchos los que han acusado a Elon Musk de jugar con los inversores con sus crípticos anuncios en Twitter, que irremediablemente tienen consecuencias en los mercados. De hecho el propio Elon Musk ha salido al paso de las acusaciones una y otra vez asegurando que estos movimientos no son beneficiosos para la estabilidad de la empresa. En cualquier caso, tras la broma del April Fools’ Day, se entiende que más de uno esté enfadado por la política de Tesla Motors. ¿No crees?

En Diariomotor: Daimler y Toyota venden sus acciones de Tesla ¿Qué está pasando?

Lee a continuación: Tesla Model X 2015: el crossover con “alas de halcón” de Tesla en 6 preguntas y respuestas

  • nuevoenesto

    El no tiene culpa de que la bolsa funcione de esta manera. Y si de todas formas, decide aprovecharse de ello, está en su derecho.

  • palomah

    El q esté enfadado es q no es muy listo, a parte de codicioso.
    Tesla sigue dando cartas en inivacion, hasta en las bromas q hace.

  • Mirabile

    Tesla…

    • AntiSpy

      Observer.

  • Clemenza

    No entiendo que alguien se enfade, la codicia de algunos neo entiende de bromas.