comscore
MENÚ
Diariomotor

6 MIN

10 claves del AdBlue de los diésel que ya deberías conocer

Adblue Averias Motor Tdi Volkswagen

En los últimos años se han producido grandes avances en los motores que equipan nuestros coches, y sobre todo avances a hacer que estos contaminen menos. El mejor ejemplo lo tenemos en el sistema AdBlue de los diésel modernos, que se ha convertido en un estándar de los motores de gasóleo. Por eso mismo merece la pena que recapitulemos, que os contemos todo lo que sabemos al respecto de esta tecnología, las 10 claves del AdBlue de los diésel que deberías conocer hoy, y apuntemos a las guías que ya hemos publicado para profundizar en esa información.

1. AdBlue es el aditivo, no el sistema

Aunque nos refiramos al AdBlue como el sistema en todo su conjunto, AdBlue es la denominación comercial de un aditivo basado en una solución acuosa de urea al 32,5%. No es tóxico, pero sí corrosivo, por lo que es conveniente tomar precauciones en su manipulación y al rellenar el depósito, evitar que caiga sobre la carrocería y limpiar cualquier derrame accidental.

Ver nuestra guía sobre AdBlue, con lo que todo conductor de diésel debería conocer.

2. ¿Qué función tiene el AdBlue en un diésel?

El objetivo principal del AdBlue es reducir uno de los residuos de la combustión en un motor de gasóleo que más nos preocupa, los NOx. Trabajando a una temperatura alta, el AdBlue que se pulveriza en la salida de los gases de escape genera amoníaco y este hace que se descompongan las moléculas de NOx en Nitrógeno y H2O (agua).

3. ¿Mi diésel emplea AdBlue?

Si compras un diésel nuevo, o de segunda mano, pero con poca antigüedad, lo normal es que disponga de un sistema AdBlue. Las exigencias impuestas por las últimas normativas de emisiones que han reducido los umbrales de NOx que podían emitir los motores de gasóleo obligaron a los fabricantes a incorporar esta tecnología en prácticamente todos sus motores diésel. En diésel más antiguos también es posible encontrarlo, puesto que algunos fabricantes apostaron desde el principio por una tecnología que, por ejemplo, antes era más habitual en vehículos de transporte pesado que en turismos.

Ver más información en nuestro artículo sobre por qué comprar un diésel con AdBlue.

4. Por qué se agota y tengo que recargar el AdBlue de mi diésel?

Al tratarse de un aditivo, el AdBlue necesariamente se agota y exige una preocupación mínima por su mantenimiento, es decir, recargarlo cada vez que está a punto de agotarse. Su mantenimiento no es mucho más complejo del que exige el sistema de limpieza del parabrisas. Pero sí es necesario que sepamos que el AdBlue tiene un coste de mantenimiento y que si tenemos un diésel con AdBlue este dejará de funcionar cuando se haya agotado.

5. ¿Cómo sé si el AdBlue de mi diésel se está agotando?

Los diésel equipados con este dispositivo incluyen un aforador en el depósito que monitoriza la cantidad de aditivo restante. De esta forma, antes de que el AdBlue se haya agotado recibiremos un aviso en la instrumentación que nos advertirá de que nos estamos quedando sin AdBlue.

Más información sobre averías en diésel y AdBlue.

6. ¿Qué sucede si mi diésel se queda sin AdBlue?

Un diésel equipado con un sistema AdBlue no funcionará, o no debería funcionar, por una sencilla razón: sin AdBlue no cumplirá con la normativa de emisiones para la que fue homologado. De ahí que si hacemos caso omiso de las advertencias que recibiremos durante cientos de kilómetros avisándonos de que se está agotando el aditivo, el coche finalmente entrará en modo fallo, limitando sus prestaciones para permitirnos llegar hasta un taller, o incluso dejará de funcionar.

Más información sobre lo que sucede si agotas el AdBlue de tu coche.

7. ¿Cuánto dura un depósito de AdBlue?

En ciertas situaciones podría darse que nuestro depósito de AdBlue no se agote en todo un periodo de mantenimiento, entre dos revisiones y cambios de aceite. Pero la realidad, en la mayoría de los casos, suele ser que nuestro depósito de AdBlue se agote antes y tengamos que recargarlo nosotros mismos. La duración de un depósito de AdBlue no está fijada de antemano, puesto que el consumo de AdBlue, que está supervisado por la centralita que se encarga de utilizarlo en ciertas circunstancias, depende mucho de la conducción que practiquemos: si conducimos por carretera o ciudad, nuestro estilo de conducción, el tipo de motor, etcétera...

Ver nuestro artículo sobre la duración del depósito de AdBlue.

8. ¿Dónde está el depósito de AdBlue?

Cada fabricante decide dónde sitúa el depósito de AdBlue y la boca de carga desde la cual lo rellenaremos. En los coches modernos el AdBlue suele rellenarse desde una boca de rellenado que se encuentra junto a la del depósito de gasóleo. No obstante, en los diésel más antiguos que emplean AdBlue podemos encontrarnos con que su posición es algo más incómoda. Por ejemplo, algunos diésel obligaban a recargar el AdBlue desde una boca de carga situada en la base del maletero, junto a la rueda de repuesto. Lo mejor es que leamos el manual de uso y mantenimiento de nuestro coche para saberlo.

9. ¿Cómo y dónde relleno el AdBlue?

Rellenar el AdBlue no es demasiado complicado aunque, como os decimos, puede resultar incómodo según la posición del depósito. El AdBlue puede adquirirse en garrafas, pero también se distribuye en estaciones de servicio, en surtidores que se encuentran junto a los del gasóleo y la gasolina. Lo ideal es utilizar una garrafa de AdBlue y un embudo, o un recipiente que esté pensado para el grosor de la boquilla de llenado del depósito. Así nos ahorraremos derramar el aditivo y facilitaremos su recarga.

Ver cómo rellenar el AdBlue de mi diésel y dónde comprar AdBlue.

10. ¿Cuánto cuesta el AdBlue?

El litro de AdBlue es significativamente más bajo que el litro de gasóleo (la mitad aproximadamente). No obstante, por lo variable que puede ser el consumo de AdBlue en un diésel, en función del motor y la conducción, es difícil, por no decir imposible, calcular el coste por kilómetro que tendrá el AdBlue en nuestro diésel. En nuestras estimaciones trabajamos con dos escenarios posibles, el más favorable, en el que consumiremos 1 litro de AdBlue por cada 1.000 kilómetros, y el más desfavorable, consumiendo 3 litros de AdBlue cada 1.000 kilómetros. Así concluimos que el sobrecoste del AdBlue en un diésel puede situarse en una amplia horquilla entre los 6 céntimos de euro por cada 100 kilómetros y los 18 céntimos de euro por cada 100 kilómetros.

Ver más información sobre el precio del AdBlue.