comscore
MENÚ
Diariomotor

11 MIN

7 consejos para cuidar tu motor turbo y alargar su vida

Consejos Cuidar Motor Turbo

A día de hoy, la casi totalidad de los coches nuevos que se venden equipan una mecánica turboalimentada. Si bien el advenimiento de las mecánicas turbo fue mucho más rápido en los diésel y se produjo hace más de una década, los motores modernos de gasolina usan en su práctica totalidad un sistema de turbocompresor. Los turbos no son malos per se: permiten que un motor de menor cilindrada tenga un nivel de potencia elevado, combinando eficiencia con prestaciones mejoradas, especialmente notables a nivel de par motor. Pero exigen cuidados específicos.

Por qué hemos de tratar adecuadamente un motor turbo

El problema es que los turbos son un concepto relativamente nuevo para muchos conductores, que vienen de coches atmosféricos de antaño y desconocen que los turbo requieren un cuidado y un trato específico. A igualdad de trato exigente, si no los cuidamos bien van a durar bastante menos que un atmosférico, ya sea diésel o gasolina. Y como siempre, detrás de una avería subyace una enorme paliza a la cuenta corriente.

Centrándonos en los motores diésel, mucho ha cambiado con respecto a los viejos atmosféricos. Hace años solía conducir a diario un Peugeot 206 con un diésel sin turbo, de los de antes. Un bloque de 1.9 litros de cilindrada y 71 CV, concebido en una época en la que no existían los filtros de partículas, el common-rail solo estaba presente en motores caros y complejos, y la normativa de emisiones Euro3 no se había introducido en el mercado. Es muy fiable, pero no destaca en consumos y suspende tanto en agrado de funcionamiento como en prestaciones.

Hoy día, un utilitario equivalente, como podría ser el Renault Clio 1.5 dCi, tiene una complejidad mecánica a todas luces superior. Tecnología common-rail con inyectores piezo eléctricos frente a una bomba inyectora lineal; filtro de partículas y dosificación de AdBlue frente a un sencillo catalizador; turbocompresor de geometría variable frente a aspiración atmosférica, con su correspondiente intercooler... podríamos seguir mucho más, pero entendéis perfectamente la idea.

Con coches algo más potentes las diferencias son aún mayores. Hace 15 años no era tan común hablar de averías en la válvula EGR< o de sistemas de tratamiento de gases basados en la inyección de urea sobre el escape. Los modernos gasolina turbo son algo más simples que los turbodiésel, pero piezas como el turbocompresor están expuestas a temperaturas mucho mas altas y a una velocidad de giro superior, por lo que es una pieza muy delicada en ese puzzle mecánico. Además, muchos ya comienzan a equipar filtros de partículas.

El downsizing o las normativas de emisiones han impuesto estos cambios, que finalmente redundan en un aire mas limpio para respirar además de unos consumos bastante mas bajos que antes, beneficiosos para nuestro bolsillo. A nivel mecánico, son motores mas apretados: la potencia específica de un turbodiésel común ha pasado de menos de 40 CV/litro a apenas bajar de 65 CV/litro. En los gasolina se ha pasado de unos 60-70 CV/litro a niveles que en la mayoría de los turboalimentados rozan o superan los 100 CV/litro.

No estoy diciendo que los coches de ahora sean menos fiables, solo que su fiabilidad y longevidad se puede ver seriamente comprometida si no los tratamos como hay que tratarlos. Llevo bastante tiempo observando el trato que reciben estos motores, y no me extraña que se averíen. En la mayoría de los casos la causa es el desconocimiento, asumimos que pueden recibir el mismo trato que los robustos motores de antaño y puede que antes de cumplir los 100.000 km el turbo se nos haya ido al cielo de los turbos.

Una rotura de turbo, sin olvidar que puede provocar daños mayores a todo el conjunto mecánico, suele implicar facturas de cuatro cifras computando la mano de obra en el taller. A continuación os ofrecemos consejos que deberíais respetar cuidadosamente si queréis que vuestro motor funcione de manera correcta y fiable en lugar de regalaros averías que pueden suponer facturas de vértigo.

1) Al arrancar, deja el coche al menos un minuto al ralentí

El turbo necesita una lubricación, debemos esperar a que coja un mínimo de temperatura, que el aceite bañe sus componentes. Esto es especialmente importante si el coche está frío. Si emprendemos la marcha sin esperar, el sistema no se lubricará adecuadamente; y se provocarán daños por rozamiento en zonas como el eje de la turbina. A largo plazo la pieza terminará por romper y tocará poner un turbo nuevo.

2) Arranca sin pisar el acelerador

Es un hábito que es aplicable en verdad a cualquier tipo de motor de inyección. En el caso de los diésel se debe evitar especialmente pues sometemos a algunas partes del motor a esfuerzos mas altos de la cuenta y estaremos minando su durabilidad a largo plazo. De por sí cuenta con piezas más pesadas y la relación de compresión es mayor. El turbo sufre mucho, pues tiene que trabajar muy fuerte sin haberse lubricado en absoluto. Lo mismo se puede decir de las demás partes del propulsor. Para arrancar, siempre con el embrague pisado - ahorramos trabajo al motor de arranque - y sin acelerar.

3) No des acelerones ni exijas al motor en frío

La lógica está explicada en el primer punto. Si nada más arrancar nos ponemos a cambiar a 4.000 rpm y a someter a mucha carga el motor - pisar el acelerador muy a fondo - dañaremos partes del propulsor que no se han podido lubricar del todo, entre ellas el turbocompresor. En frío siempre es recomendable no subir de 2.000 rpm y pisar con tacto el acelerador. Si vamos a efectuar una conducción ágil, no solo debemos esperar a que la temperatura del agua esté en su zona óptima, el aceite debe calentarse también, para lo que debemos rodar al menos 15 minutos más.

4) Emplea siempre aceite y filtros de la máxima calidad

Si el aceite es la sangre de nuestro motor, el turbo y el fluido que mantiene el buen funcionamiento de toda la mecánica, no queremos emplear aceite de mala calidad o que lleve mucho tiempo en nuestro garaje, por muy intacto que esté el precinto. Generalmente los aceites de mejor calidad suelen ser los sintéticos, que suelen tener además una mayor durabilidad en número de kilómetros. En cuanto a los filtros, son los que impiden que las impurezas y residuos del aceite entren en nuestra ajustada mecánica, así que sobra decir que deben ser de alta calidad.

Comprobar el nivel de aceite en intervalos regulares también es recomendable, nuestro motor puede consumir aceite y si nos quedamos sin líquido lubricante podrían sufrirse daños irreversible en el motor. Si vemos que estamos bajos habrá que rellenar aceite, es por ello que siempre es recomendable llevar una lata en el coche. Este cuidado es común para todos los motores, no únicamente los turbo.

]

5) Mantenimiento a rajatabla, incluso adelantado

No quiero parecer un maniático, pero los intervalos de mantenimiento de los fabricantes son una media elaborada en base a estudios a los que no podemos acceder. Se supone que es óptima, pero siempre es recomendable adelantar un poco los intervalos de revisión. Mi coche los debe pasar cada 15.000 km, pero yo siempre suelo cambiar el aceite cada 10.000 km. La idea es mantener el aceite siempre en buen estado, pues se va degradando con el uso. Si nos pasamos más de 5.000 km nuestro motor empezará a correr peligro, así de sencillo.

Algunos motores emplean aceite long-life que no hay que cambiar en 30.000 o incluso 50.000 km en algunos casos, pero yo no esperaría tanto. Los aceites sintéticos tienen una mayor durabilidad, pero no resisten demasiado bien el paso del tiempo. Con los minerales ocurre exactamente lo contrario. En todo caso, es recomendable que si no hemos llegado al kilometraje de revisión en un año, cambiemos aun así el aceite y filtros. Puede que resulte algo caro, pero más cara puede ser una avería interna a la larga, no se puede jugar con el aceite y su vida útil.

Si nos gusta darle candela al coche, solemos entrar en el circuito o hacemos mucha ciudad habría que adelantar el mantenimiento aún más. No queremos jugar con el jugo de la vida de nuestro motor.

6) No abuses de las recuperaciones a bajas vueltas, ni te pases de vueltas

De nuevo, es un cuidado común a todos los motores, pero afecta de manera especial a los motores turbo. Si exigimos mucho al motor desde un régimen muy bajo - por ejemplo 1.200 rpm - sufrirán sus piezas internas, sometidas a mucha carga. A la larga las cámaras de combustión y los cilindros sufren. En los turbodiésel podemos llegar a saturar la válvula EGR, siendo necesario un recambio o su limpieza a fondo, con el incremento de consumo asociado. Los turbos tampoco están en su zona cómoda, no pueden alcanzar la presión de soplado que les hace funcionar de manera correcta.

Tampoco tiene sentido estirar los motores turbo más allá del régimen de potencia máxima o el momento en que empieza a disminuir el empuje. Las piezas se someten a mucho desgaste y no obtenemos una ventaja en prestaciones. Tampoco se aprovecha el potencial del turbo. Las reducciones salvajes tampoco sientan bien a los motores turbo, en especial a los turbodiésel, a causa de tener componentes internos más pesados.

7) Deja reposar el turbo antes de apagar el motor

Es muy recomendable dejar reposar el turbo antes de quitar el contacto. Es especialmente vital tras una conducción deportiva o a velocidad sostenida en autopista, pero también en desplazamientos cortos o comunes. Con un par de minutos en el caso más exigente es suficiente, siendo la espera de un minuto en el resto de casos. Si lo apagamos de golpe el aceite que queda en su interior se carboniza al detenerse la lubricación y estar la turbina a una temperatura muy alta. Todo un golpe de calor. Los turbogasolina son especialmente susceptibles ya que las temperaturas de funcionamiento que alcanzan los turbos son bastante superiores a las de los diésel.

Mientras recoges tus cosas del coche o contestas unos mensajes, habrá pasado el minuto de rigor.

Si no respetamos esta medida el turbo acabará cascando. Esto puede suponer una pequeña inconveniencia de tiempo, pero no es necesario esperar en todos los casos. Por ejemplo, si hemos entrado en el garaje y estamos un minuto maniobrando, en el que no se sube apenas de vueltas el motor, podemos apagarlo directamente. Si estamos callejeando de manera suave o hemos hecho una conducción relajada, con medio minuto de reposo debería ser suficiente. Por favor, respetad este consejo, estoy cansado de ver mucha gente que apaga el motor sin esperar ni un segundo, quejándose luego de averías y fiabilidad.

103
FOTOS
VER TODASVER TODAS

Si respetamos todos estos consejos tendremos un motor fiable y en forma por muchos años y kilómetros, y además no tendremos que gastarnos un dineral en el taller. Si conocéis a alguien que tenga un coche turbo y no respete estos consejos, difundid el conocimiento y evitad que sufra averías y dolores de cabeza. Vuestro coche no tendrá entonces impedimentos para alcanzar muchos kilómetros, siempre ofreciendo el mejor rendimiento. Puede que os dure tanto como a Irv Gordon.