Cerrar CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónSearch Icon
Fórmula 1
Logo Icon

5 MIN

Alexander Albon y su necesidad de redención

Desde su llegada forzada a Red Bull, Alexander Albon no ha disfrutado de los meses más tranquilos en su carrera deportiva. Tras acabar en tercera posición en 2018 en la Fórmula 1, la marca de bebidas energéticas decidió subirlo a Toro Rosso para ocupar el asiento de Pierre Gasly, que daba el salto por aquel entonces al primer equipo. Pero el francés no llegó nunca a funcionar al lado de Max Verstappen, que le batía por mucha distancia con regularidad, por lo que fue relegado igual que pasó años antes con Daniil Kvyat. Albon tuvo entonces la oportunidad, a mitad de su primera temporada de F1, de subirse a uno de los tres mejores coches de la parrilla.

Y lo cierto es que pese a su poca experiencia consiguió unos resultados más que aceptables mientras continuaba con su adaptación al RB15. En su primera carrera en Spa-Francorchamps realizó una fantástica remontada como única baza de Red Bull después del accidente en la primera vuelta de su compañero neerlandés. A partir de ese momento acabó todas las carreras menos una entre los 6 primeros, sumando los puntos que necesitaba el equipo de Milton Keynes. Esa carrera que no puntuó fue el Gran Premio de Brasil, donde podría haber conseguido su primer podio si no llega a tocarle Lewis Hamilton en las últimas vueltas.

En ese Gran Premio las miradas se centraban en los adelantamientos de Verstappen a Hamilton, en el duelo de los Ferrari o en la remontada de Carlos Sainz que acabó finalmente en podio. Pero lo cierto es que Albon hizo posiblemente una de sus mejores carreras, adelantando a Sebastian Vettel por fuera en la S de Senna, mientras su compañero hacía lo propio con el seis veces campeón del mundo. Ese desafortunado toque final le privó de lo que hubiera sido su mejor resultado en Fórmula 1, pero con el asiento asegurado para la temporada 2020 y ahora si con una pretemporada completa con el nuevo RB16, Albon tenía este año la oportunidad de demostrar que puede ser el escudero perfecto de Verstappen.

2020 no ha empezado como esperaba

Llegó la crisis del Coronavirus y hubo que esperar hasta julio para que los motores volvieran a rugir. Primera clasificación y primer susto para Albon, con un Red Bull RB16 que se mostró inestable desde el primer día. McLaren dio la sorpresa y coló a Lando Norris entre los dos coches de la marca de bebidas energéticas, con Verstappen superando por cuatro décimas al británico-tailandés. En carrera el coche del neerlandés falló y la estrategia dejó a Albon con opciones de pelear por la victoria frente a unos Mercedes que sufrieron problemas de fiabilidad. Cuando todo parecía estar de cara por fin para él, Hamilton volvió a aparecer.

Albon, con mejores gomas, intentó adelantar por el exterior en la curva 4 al seis veces campeón del mundo, pero el resultado fue igual que en Brasil, con ambos coches tocándose y con el de Red Bull saliendo peor parado. En el Gran Premio de Estiria las cosas no mejoraron y en mojado Verstappen le batió por más de medio segundo en la clasificación. En carrera los ritmos de los dos Red Bull fueron muy diferentes, con el neerlandés siendo casi un segundo por vuelta más rápido. Finalmente Albon fue cuarto, salvando los muebles al final y teniendo de nuevo un toque, esta vez con Checo Pérez.

En Hungaroring se mostraron de verdad los defectos del RB16, un coche que está sufriendo mucho de balance y que en curvas de media velocidad se vuelve muy inestable y reactivo. El segundo sector del circuito situado a las afueras de Budapest siempre había sido el fuerte de Red Bull y esta temporada pasó a ser su peor sector. Albon pidió salir con aire limpio en Q2 y el equipo no le hizo caso. No pudo hacer una vuelta buena y no consiguió el pase para la Q3, con George Russell superándole con el Williams. Su compañero tampoco tuvo su mejor sesión, acabando séptimo, pero lo arregló (con susto incluido en la vuelta de salida de boxes) en carrera subiendo al podio.

Lo cierto es que la carrera de Albon fue buena y consiguió remontar hasta ser quinto, cumpliendo con lo esperado al realizar una estrategia cambiada. Aun así y sobre todo después de la mala clasificación, surgieron muchos comentarios de duda sobre la continuidad del británico-tailandés en Red Bull. George Russell saltó ante las críticas y defendió a su compatriota, criticando los comentarios y las actuaciones del equipo de Milton Keynes. El RB16 contaba con mejoras en el día de ayer, buscando solucionar esos problemas de balance aunque en las cámaras onboard se veía un coche muy nervioso en Becketts.

Y entonces, llegó la catástrofe. Cuando estaba haciendo una simulación de carrera con neumáticos blandos, perdió el control de su RB16 en Stowe y acabó contra las protecciones. Este accidente en unos libres era lo último que le hacía falta después de un inicio de año muy complicado. Con su continuidad en Red Bull pendiente de un hilo, pese a que Christian Horner haya dicho que necesita una estabilidad para funcionar, Albon necesita redimirse y lograr un buen resultado este fin de semana. Verstappen se ha mostrado muy superior a sus compañeros desde que se marchó Ricciardo, ¿llegará Albon a estar al nivel del neerlandés? Solo el tiempo lo dirá.