MENÚ
Diariomotor Competición
Fórmula 1

10 MIN

Análisis del F1 2020: el videojuego de la Fórmula 1 se presenta mejor que nunca

videojuego-f1-2020-ps4-analisis-codemasters

El Mundial de Fórmula 1 comenzaba este domingo con su atípica temporada 2020 y una gran carrera en Austria que nos mantuvo al borde de la silla de inicio a fin. Era el pistoletazo de salida para un campeonato que será muy distinto al planteado. ¿No os gusta la nueva normalidad de las carreras? Siempre podréis recurrir al nuevo videojuego oficial, el F1 2020, para poder simular desde vuestras casas cómo hubiera sido la campaña si la competición hubiera comenzado de forma tradicional en el Gran Premio de Australia y nada de los últimos meses.

Será el último juego de Codemasters que se desarrolla específicamente para la actual generación de consolas, así como PC y Google Stadia, por lo que el objetivo era despedirse de las mismas con el juego más completo de Fórmula 1 posible. Y cuando se habla de lo "redondo" que es un videojuego en términos de contenidos esto también implica a las opciones de juego que implica, el que se haya tenido en cuenta a los distintos nivele de jugadores y que traten de replicar lo mejor posible lo que es un Gran Premio.

El pilotaje de un F1 virtual cada vez más depurado:

En cuanto a la conducción, está claro que en Codemasters han ido puliendo poco a poco las sensaciones para encontrar un buen término medio entre árcade y simulador, obviamente con las bondades de un control mucho más amable que la exigencia que supondría un producto mucho más fidedigno respecto a un monoplaza de Fórmula 1 o de F2. Lo hemos probado tanto con un Logitech G29 como con el mando de PlayStation 4 y huelga decir que esa adaptación es mucho más rápida con el periférico de la consola que con el volante. A poco que conozcas los circuitos podrás estar yendo desde el inicio muy rápido, algo que con los pedales y el volante no siempre está asegurado, más aún si eres un neófito en este tipo de títulos.

Quizás lo que más puede llegar a asustar es toda esa gestión que tienes que hacer durante una carrera, la cual, si bien en PC será muy sencilla al poder asignar distintos botones para ello, en el caso de consolas está mucho más limitado. Si puede parecer un inconveniente (pocos son los juegos de conducción con tantas funcionalidades a disposición del jugador), lo cierto es que te permite aumentar esa sensación de estar gestionando tú mismo la carrera, cambiando cosas como el reparto de frenada, el uso del ERS, la mezcla de la gasolina o la estrategia de paradas que quieres realizar.

Son todas estas posibilidades las que te obligan a estar atento a todo lo que ocurre en pista, a los Gaps con los pilotos que te siguen e incluso a preguntarle a tu ingeniero de pista sobre la situación de la carrera o el desgaste de los neumáticos. No solo estás corriendo, sino que también experimentas toda esa parte de gestión que los nuevos pilotos de Fórmula 1 tienen que hacer desde el monoplaza a través de su conducción, de los elementos del volante y el contacto con su ingeniero.

Según los expertos en eSports, la conducción se ha facilitado respecto a la del F1 2019, algo que no se traduce en una reducción de la diversión, sino que algunos elementos se han modificado respecto a los del título del año pasado, empezando por la forma de frenar, la cual ahora puede ser mucho más agresiva. Una vez sentados delante de la pantalla, los pianos, los baches del circuito y las colisiones se transmiten tanto al volante como al mando a través de la vibración, mientras que se hace muy evidente el uso de distintos tipos de compuestos o las condiciones meteorológicas presentes así como la temperatura del asfalto. Todo ello es reconocible, haciendo que la experiencia sea aún más inmersiva. Es precisamente en este punto donde se ha notado la clara evolución de las series.

Codemasters también ha pensado en los más novatos, consciente de que no todos son jugadores expertos y que muchos de ellos buscan una experiencia más casual

Para los más novatos, que empiecen en este caso con un volante o que tengan su primer contacto con el F1 de Codemasters, es recomendable que se tomen algo de tiempo para probar las distintas configuraciones, especialmente zonas muertas, linealidad o el ángulo de giro máximo de volante que queremos tener, especialmente teniendo en cuenta que la dirección de estos monoplazas es mucho más directa que la de los turismos y que por tanto, a la hora de tomar las curvas más cerradas nos podemos encontrar en problemas.

Si aun así, todo esto os asusta, la desarrolladora ha preparado una opción más casual para los jugadores con menos experiencia y tiempo que permitirá utilizar menús simplificados, será más fácil conducir en superficie fuera de pista y se podrá usar asistencia de dirección, todo ello únicamente accesible en carreras off-line. Obviamente, esta puede ser una de las opciones preferidas para estrenar el nuevo modo pantalla dividida (ausente desde el F1 de 2014) y 'picarte' de manera más informal con tus colegas.

Recordemos que, además de los modos campeonatos, multijugador, Grand Prix o Contrarreloj, también tenemos la opción del modo “Mi Equipo”, con el que podremos gestionar por completo todo lo relacionado con nuestra escudería (en el modo campeonato solo podremos elegir a que piloto sustituimos en el equipo por el que fichamos al llegar a la Fórmula 1), desde los patrocinadores, hasta el compañero que nos acompañará en la aventura de ser el undécimo equipo de la parrilla. Como guiño, la edición Michael Schumacher contará con algunas libreas exclusivas, monos y cascos que rescatan las distintas versiones empleadas por el alemán, el blanco y dorado de su etapa Mercedes y el rojo de Ferrari, así como los dragones chinos que empleaba.

Si en el modo campeonato debemos elegir en qué áreas de desarrollo trabajamos primero y cuáles dejamos para más tarde, en el Modo “Mi equipo” deberemos controlar todo, incluso las instalaciones y los empleados, los cuales serán responsables directamente del desarrollo aerodinámico del monoplaza o la evolución de la Unidad de Potencia. Sin duda es un aliciente para todos aquellos que estén menos interesados en la competición On-Line.

El placer de conducir sobre el asfalto de Zandvoort:

Zandvoort y Hanói son las grandes novedades del calendario del Mundial de Fórmula 1 2020, aunque en el caso de la cita neerlandesa ya sabemos que deberemos esperar hasta el año que viene para volverla a ver en el campeonato. Mientras que el trazado vietnamita todavía es una incógnita acerca de si finalmente será viable celebrar un Gran Premio allí, la presencia del trazado holandés ya nos permite al menos catar un poco cómo es la remodelación de la pista, la cual la ha convertido en un recorrido todavía más fluido apenas salpicado por un par de curvas significativamente lentas de izquierdas, una de ellas en la zona del estadio.

En cuanto al resto, los nuevos peraltes hacen de Zandvoort una de esas pistas en las que disfrutar rodando y rodando, buscando recortar una milésima a tu mejor registro, algo que sin duda no me ha sucedido con Hanói, donde los muros, especialmente en el último sector, te obligan a ser quirúrgico con tus trazadas, hasta el punto de que tengas que calcar la línea ideal para no perder muchas décimas en una zona clave o, sencillamente, para no tener uno de esos molestos toques con las protecciones que te arruinan una carrera.

Es una pista muy rápida en sus dos primeros sectores, con una recta central que se hace prácticamente interminable y en la que se hace imprescindible tener una buena cantidad de energía almacenada en el ERS para poder tener una buena velocidad punta e incluso para defenderte de los ataques de perseguidores con el DRS. Prácticamente es esa última sección, especialmente el grupo de curvas que sucede a la horquilla de izquierdas el que pone las cosas más difíciles en un recorrido demasiado ancho para ser un urbano y con múltiples rectas, algo así como la zona estrecha del castillo de Bakú.

La presencia de ambos trazados aportará por tanto esa sensación de novedad que necesitamos en cada título anual, aunque habrá que esperar a ver cómo evoluciona el calendario definitivo y si Codemasters tendrá que lanzar en el futuro un contenido extra con otros circuitos que puedan entrar en el programa de 2020, entre ellos Mugello y Portimao. Además de todos los circuitos previstos para esta temporada, también se han añadido las variantes cortas de Suzuka, COTA, Silverstone y Bahréin. Debemos tener en cuenta que el trabajo de los últimos meses ha estado muy condicionado por la pandemia, por lo que tendremos que tener cierta paciencia ya que el producto definitivo llegará a través de los parches y actualizaciones posteriores.

Michael Schumacher completa una lista de 50 coches:

Aunque todavía no sabemos fecha, los monoplazas de Fórmula 2 de 2020 también formarán parte del contenido disponible en un futuro

En cuanto al apartado vehículos, tenemos obviamente los diez equipos del Mundial de Fórmula 1, aunque en este caso parece que habrá que esperar a que introduzcan los nuevos colores del W11 de Mercedes-AMG F1, así como los cambios en la librea del McLaren MCL35. Williams también está en proceso de actualización, por lo que no será de extrañar que en los parches de lanzamiento (la Michael Schumacher Deluxe Edition estará disponible desde el 7 de julio y la opción normal del F1 2020 desde el 10 de julio) ya gocemos de todas las novedades.

La Fórmula 2 también se ha anunciado que contará más adelante con los coches y pilotos de este año, a los cuales ya hemos visto competir durante este pasado fin de semana con los nuevos neumáticos de perfil bajo desarrollados por Pirelli, con un buen resultado visual. Habrá por el momento los F2 de 2019, los cuales estarán integrados por el momento en el modo campeonato para que nos sirva como nuestro lanzamiento hacia el Mundial de Fórmula 1. Además, se podrá echar carreras con los Classic, 16 coches históricos del periodo que recorre desde 1988 hasta 2010 entre los que nos encontramos a los (2010) Red Bull RB6; (2008) McLaren MP4 –23; (2007) Ferrari F 2007; (2006) Renault R26; (2004) Ferrari F2004; (1998) McLaren MP4-13; (1996) Williams FW18; (1991) McLaren MP4/6; (1992) Williams FW14; (1988) McLaren MP4/4; (2009) Brawn BGP 001; (2003) Williams FW25; (2010) Ferrari F10; (2010) McLaren MP4-25; (1990) Ferrari 641; (1990) McLaren MP4/5B.

Además, debemos recordar que con la edición Deluxe Michael Schumacher también encontraremos otros cuatro modelos: el Jordan 191, el Benetton B194 con el que el Kaiser consiguió su primer título, el Benetton B195 y el Ferrari F1-2000, con el que logró el tercero de sus campeonatos y primero con los hombres de Maranello. Por lo tanto, estamos hablando de que contaremos en total hasta casi 50 coches en el momento en que terminen por implementar los de F2 de 2020, esperando además a ver si el comportamiento varía con la llegada de las nuevas ruedas.

Las imágenes de este análisis (salvo las marcadas como "Work in progress") corresponden a la versión de PlayStation 4 convencional. La copia de prensa para dicha review ha sido facilitada por Koch Media.

14
FOTOS
VER TODASVER TODAS