Así eran las carreras de monoplazas tras el Telón de Acero [Vídeo]

 |  @eloy_eg  | 

En esta página siempre hemos sido grandes aficionados a las facetas más desconocidas del mundo del automovilismo y como tal es lógica la curiosidad que nos despierta no todo lo que se cocía al otro lado del Telón de Acero. Obviamente se conoce más todo lo relacionado con el mundo de los rallyes, tanto por la amplia presencia de Skoda como por las diversas pruebas puntuables para el Europeo (con Antonio Zanini presente en muchas de ellas) o incluso el Mundial (Polonia 1973) y algunos pilotos como el húngaro Attila Ferjancz o el polaco Sobieslaw Zasada. Pero menos habituados estamos a las carreras de monoplazas.

El hecho de que varias unidades de los míticos Auto Union y Mercedes-Benz de los años treinta cayeran en manos comunistas tras la Segunda Guerra Mundial dio pie a buen número de anécdotas, desde el intento soviético de desarrollar su propio monoplaza de Fórmula 2 sobre la base de un Auto Union, el Sokol 650, a alguna flecha de plata rescatada de Rumanía tras participar con más susto que fortuna en subidas de montaña locales.

Incluso en los años sesenta surgió un certamen soviético de 'Fórmula 1' que reunió a un buen número de fabricantes mayormente procedentes de la RDA, Checoslovaquia, Rusia o Estonia, cuyo fabricante del mismo nombre sobresalía en la denominada Copa de la Paz y Amistad de los Países Socialistas. Pero con el paso de los años las diferencias técnicas con Occidente se fueron agrandando y estos duelos entre repúblicas soviéticas se limitaron a los denominados Fórmula Easter, monoplazas de modestas prestaciones por debajo de un Fórmula 3.

Eso sí, eran la categoría reina y como tal disfrutaban de escenarios icónicos: los trazados originales de Brno y Sachsenring, o el también alemán Schleizer Dreieck. Incluso algún piloto llegó a dar el salto al otro lado del Telón, como el húngaro Csaba Kesjár, que llegó a probar un Zakspeed de F1 por la celebración en su país de un GP y sufrió meses más tarde un accidente mortal corriendo Fórmula 3 en Norisring. Otros nombres involucrados en aquella Fórmula Easter sonarán también por conexiones familiares, como Toivo Asmer, padre del estonio Marko Asmer.

Desde luego merece la pena echar un vistazo a esta serie de vídeos subidos en YouTube para disfrutar de un automovilismo que hoy ya no existe.

Lee a continuación: Angola, el Salvaje Oeste de los circuitos urbanos [Vídeo]