CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición

3 MIN

BMW espera que el M4 GT3 sea homologado por la FIA en septiembre

Humberto Gutiérrez | 26 Feb 2021
bmw_m4gt3_pruebas_augusto_farfus_2021_21
bmw_m4gt3_pruebas_augusto_farfus_2021_21

El programa de pruebas del nuevo BMW M4 GT3 ha experimentado varios tropiezos y ello se puede constatar al advertir que tras un año de evaluaciones todavía falta mucho trabajo por realizar para que el coche esté listo para reemplazar al M6 GT3. Según el cálculo del fabricante alemán, a mas tardar el mes de septiembre debería estar homologado por la FIA, aunque quedan ciertas dudas en el ambiente tras la última sesión en pista realizada en el circuito de Monteblanco, donde el piloto Augusto Farfus sufrió problemas con los neumáticos debido al sobrepeso del coche.

Desde el año 2016 BMW ha estado utilizando el M6 GT3 y los números no han sido alentadores sobre todo en lo que respecta al número de coches vendidos a sus clientes, aproximadamente unas 30 unidades en el mundo, mientras Porsche ha despachado más de 80 de su 911 GT3-R y Audi más de 120 de la segunda generación del R8 LMS GT3. De allí que se esperaba una respuesta contundente a través del M4 GT3, pero resulta que el departamento técnico que BMW asignó a este proyecto ha tenido que lidiar con muchos problemas empezando por el hecho de que el fabricante eligió concebir el coche a partir de un sedán deportivo, al igual que el M6 GT3 y el M8 GTE, lo que representa una desventaja con respecto a los diversos GT3 que se originan desde la base de un coche netamente deportivo.

Justamente allí radica mucho del sobrepeso, el cual es señalado como causa de los incidente con los neumáticos en las últimas pruebas ya que la aceleración y la frenada resultaron muy irregulares. La mayor potencia del motor y la maniobrabilidad del coche, el coche tiene una menor distancia entre ejes en comparación con el M6 GT3, invitan al piloto a exigir la mecánica hasta el punto de comprometer el resto del conjunto. En Monteblanco, Augusto Farfus literalmente destrozó sus neumáticos en pocas vueltas como consecuencia de lo señalado.

Otra contra que enfrenta BMW es el costo asociado al programa cliente porque los repuestos no son nada baratos y la asistencia técnica para los clientes involucra a personal especializado en el motor de seis cilindros biturbo. Se explicó que solamente un ingeniero afín a BMW puede manipular correctamente las válvulas hasta lograr la presión adecuada del turbocompresor, según los reglamentos técnicos de la categoría donde participa, ya que si es mayor es descalificado y si es menor no será competitivo. Desde BMW creyeron que la puesta en escena del M4 GT3 sería más sencilla en comparación con lo ocurrido con el M6 GT3, pero han caído en cuenta que han repetido algunos errores que les ha costado a BMW tiempo y dinero.

Vía | Motorsport Total