Brad Keselowski da a Penske su segunda victoria consecutiva en el Clash

 | 

El Clash abrió la temporada 2018 de NASCAR con una carrera variada que mezcló la incertidumbre inicial y la gestión final de las emociones habituales en un restrictor plate. En esas circunstancias brillaron los Penske, que se presentaron en su primera carrera como trío siendo el equipo a batir. Brad Keselowski volvió a demostrar su bondad en este tipo de circuitos ganando su primer Clash, segundo consecutivo para una escuadra Penske que estuvo a punto de firmar el triplete.

Austin Dillon y Denny Hamlin lideraron en los primeros compases, tomando la primera fila de la parrilla en un rápido intento por destacar. Chase Elliott apareció rápidamente y se enzarzó en una pelea con Dillon que vio un par de roces agresivos en el tercio inicial de carrera. 12 de los 17 pilotos pasaron por boxes para realizar su único repostaje obligatorio en la vuelta 25, quedándose Kevin Harvick, Ricky Stenhouse Jr. Ryan Newman, Kyle Larson y Jamie McMurray en pista para tomar la bandera a cuadros y parar bajo caution.

Keselowski y Joey Logano asumieron las dos primeras posiciones tras su paso por el pit lane, relegando a un Elliott que perdería posiciones en el grupo. McMurray fue el artífice de la segunda caution, al trompear después de un empujón casi insignificante de Kurt Busch en la salida de la curva 4. Martin Truex Jr. y Kyle Busch fueron a por Keselowski y el campeón de 2015 forzó a Stenhouse Jr. a adelantarle cruzando la línea amarilla, provocando que el piloto de Roush se llevase un drive-through. Keselowski (con una bolsa en su radiador), Ryan Blaney y Joey Logano comandaron con autoridad la solitaria fila de coches, con Jimmie Johnson, Kurt Busch y Kyle Larson esperando su oportunidad.

Dicha ocasión no llegó a producirse: Blaney perdió la fila al comienzo de la última vuelta, en la que Larson y Kyle Busch golpearon a Johnson con demasiada inercia. El heptacampeón trompeó en la recta trasera y se llevó consigo a un grupo extenso en el que algunos integrantes cruzaron la meta como pudieron. Keselowski y Logano confirmaron el doblete de Penske, seguidos de Kurt Busch, Blaney y Dillon. El mejor clasificado de los accidentados fue Kyle Busch, que finalizó séptimo, mientras que Johnson, Elliott y Martin Truex Jr. no llegaron a meta.

Lee a continuación: Alex Bowman, poleman de la Daytona 500