CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Otros circuito

6 MIN

Brad Keselowski se motiva para el playoff y gana después de casi un año de espera

Héctor Sagués | 6 Sept 2018
brad-keselowski-victoria-nascar-darlington-2018
brad-keselowski-victoria-nascar-darlington-2018

Darlington es la pista demasiado difícil de domar, como indica uno de sus apodos. El circuito sureño es la sede de la Southern 500 y la celebración de una carrera tan popular ha visto añadida la introducción de los throwback como diseño habitual para un evento especial. En dicho trazado particular, no es nada raro ver ganadores sorprendentes y la ocasión se repitió en 2018 gracias a Brad Keselowski. El campeón de la Cup Series en 2012 tenía garantizada su entrada al playoff y pudo solventar sus dudas con un triunfo convincente basado en la estrategia, el pillerío y la velocidad en el momento adecuado.

Denny Hamlin y Kyle Larson eran los primeros líderes desde una sólida primera fila y se fugaban de Martin Truex Jr, rebasando Larson a Hamlin en solo 11 vueltas. Joey Logano y William Byron contaban con un buen ritmo e iban adelantando a unos rivales tranquilos que preferían dejarles pasar en los compases iniciales de una carrera larga. Alex Bowman no tuvo ese buen ritmo y complicó su noche con un pinchazo, que le hizo entrar en el pit lane y dejarse dos vueltas respecto a los líderes. Erik Jones y Truex adelantaron a Hamlin antes de que se abriese la ronda de paradas del primer segmento.

Truex recuperó la segunda posición que había perdido con Jones en pista pero seguía a cuatro segundos del líder Larson; Jones retomó ese segundo lugar con el paso de los giros. Jimmie Johnson sufrió una vibración que le obligó a ir a boxes por segunda vez de forma imprevista, siendo además penalizado por entrar de forma incorrecta. Larson no tenía victorias en 2018 y su holgado liderato de siete segundos demostraba el ansia por quitarse rivales del camino. Solo quedaban 12 coches en la vuelta del líder cuando Larson cruzó la meta como vencedor del primer segmento, seguido de Jones, Truex, Logano y Keselowski.

Austin Dillon evitó el doblaje en el penúltimo giro al cerrar a Larson frente al muro de la recta de meta, sin daños mayores para el Ganassi. Jones se fue atrás al perder sus mecánicos el control de un neumático en boxes, relanzando Larson sólidamente frente a Truex y Logano. El poleman Hamlin apenas podía aguantar su posición en el top 10 y cedía ante Clint Bowyer, Chase Elliott y los hermanos Busch. Precisamente Kyle Busch tocó a Joey Gase cuando intentó doblarle y le envió contra el muro de meta camino a la caution, durante la cual Truex adelantó a Larson en boxes; Busch relanzó atrás después de arreglar daños.

Kevin Harvick empezó a aparecer en la zona alta y se coló en la segunda posición entre Truex y Larson, presionando al de Furniture Row y llegando a ponerse en paralelo por el complicado interior. Larson les alcanzó a ambos a medida que avanzaba la carrera y recuperó el liderato en la vuelta 160. Bowyer cayó por culpa de una vibración y Truex penalizó por un neumático suelto. Ambos permitían el avance de los Penske, que se adelantaban a los rivales en las paradas en boxes. Larson decidió ahorrar gasolina y no ir a boxes en el resto del segundo segmento, ganando por delante de Keselowski, Logano, Elliott y Jones.

Los siete primeros clasificados al comienzo de la parte decisiva sumaban cuatro victorias entre ellos en todo 2018: Larson, Keselowski y Newman buscaban su primer triunfo mientras que Logano, Elliott, Jones y Kurt Busch ya tenían una victoria. Elliott intentó ir a por Larson pero el de Ganassi puso una distancia de siete décimas sobre el de Hendrick. Daniel Suárez sufrió un golpe seco en su Toyota que le hacía regresar al pit lane y dejarse varias vueltas en reparaciones. Kyle Busch y Harvick seguían en el top 10, aunque sin mostrarse nada cómodos en el irregular asfalto. Por lo menos iban mejor que Johnson, retirado por culpa de una fuga de aceite.

Jones superó a Keselowski y se mezclaba con los Penske cuando comenzó la penúltima ronda de paradas por gasolina. Logano, Harvick, Kurt Busch y Bowyer acortaron sus detenciones en una buena demostración del buen hacer mecánico de Ford y salieron muy por delante de Larson, que se fijó en Keselowski como cebo y perdió diez segundos. Larson voló con neumáticos nuevos y se quitó rápidamente a Bowyer y al mayor de los Busch, recortando una desventaja de 11 segundos en 20 vueltas y volviendo a ponerse líder a falta de 88 giros para el final.

Truex, Kurt Busch, Harvick y Logano eran algunos de los pilotos que decidían parar por última vez antes de tiempo en busca de una estrategia que les permitiese asaltar al imbatible Larson, aun a riesgo de quedarse sin combustible por el camino. Bowyer, Byron, Jones, Kyle Busch y Elliott entraron con la gasolina habitual más tarde y Larson iba camino del pit lane cuando Bowyer se pasó de optimista y chocó con Newman. Todos los líderes hicieron otra parada bajo la bandera amarilla y Keselowski y Logano peleaban brevemente para pasar a buscarle las cosquillas a Larson.

El resto de un coche que cayó sobre la salida de la curva 2 dio paso a otra caution que forzó otra parada de los hombres de cabeza. Harvick se ponía cuarto al pasar a Elliott, que se quedaba con Jones en el duelo de jóvenes. Aún quedaba tiempo para otra interrupción, cortesía del pinchazo y trompo de Jeffrey Earnhardt, en la que se produjo el movimiento decisivo de la carrera: los mecánicos de Penske batieron a los de Ganassi y Keselowski se puso líder en boxes milímetros por delante de Larson y Logano. Larson perdió el tiempo justo con Logano y ello permitió la fuga del #2.

Keselowski obtuvo así su primera victoria de la temporada y la primera desde octubre de 2017. Logano pasó a Larson y culminó el doblete de Penske, aguantando Larson el tercer puesto frente a Harvick; el piloto de Ganassi se quedó una vez más sin recompensa después de liderar 284 vueltas. Elliott, Kurt y Kyle Busch, Jones, un Jamie McMurray que va tarde en su intento por acceder al playoff y Hamlin cerraron el top 10. Johnson y Bowman ocupan las dos últimas posiciones de playoff y tendrán garantizado su acceso a la lucha por el título siempre y cuando no gane un nuevo piloto más allá de los 16 primeros puestos en la cita definitiva de Indianápolis.