Brad Keselowski se sobrepone a la adversidad del pit lane

 | 

Phoenix es uno de los óvalos más particulares de NASCAR, tanto por sus carreras extrañas como por su forma única. El trióvalo de Arizona ganará emoción en las citas de noviembre, cuando se cambie la línea de meta hacia el dogleg añadido en 2011, hecho que permitirá ver más acción y supuestas posibilidades de adelantamiento. No le hizo falta a Brad Keselowski demostrar un gran potencial ofensivo el pasado sábado: el ex campeón de la categoría remontó una sanción por pasarse de velocidad en el pit lane para ganar una carrera afectada por la lluvia que se quedó a poco de ser acortada.

Justin Allgaier tomó el primer lugar desde la pole position y no tardó en ser adelantado por Keselowski, aunque el de JR Motorsports no se despegó del de Penske. David Starr reventó el motor de su Chevrolet para dar paso a una caution que generó dudas estratégicas pero no forzó a ningún líder a pasar por el pit lane. Allgaier pasó a Keselowski y el campeón de la Cup y de la Xfinity Series estuvo a punto de provocar un accidente al intentar devolverle la maniobra; Kyle Busch se coló entre ambos y fue rebasado por su compañero Christopher Bell. Allgaier, Bell, Keselowski, Busch y Daniel Hemric formaron el top 5 inicial.

La lluvia llegó a Phoenix poco después del final del primer segmento y detuvo el evento durante una hora y cuarenta minutos. Elliott Sadler rompió el motor en un entrenamiento, Cole Custer realizó ajustes fuera de tiempo y Tyler Reddick se accidentó en la Q1); todos ellos remontaron sus arranques traseros y alcanzaron el top 20 sin dificultad, parando bajo la primera caution para empezar arriba en el segundo segmento y siendo relegados en la resalida por Kyle Busch. Matt Mills se fue al muro en medio de unas gotas de lluvia constantes que impidieron finalizar el segundo segmento y forzaron un breve parón.

Allgaier y Bell pasaron por boxes, sacrificando puntos de Stage para pensar a largo plazo. Busch siguió arriba y ganó el segundo segmento, por delante de Hemric, Custer, Jamie McMurray (en su primera carrera de Xfinity en cinco años) y Ryan Truex. Tomó Allgaier la cabeza tras las paradas de los líderes, dejando atrás a Keselowski, Reddick y Bell. Busch remontó diez posiciones después de su detención y llegó a ser cuarto, lejos de un Allgaier que empezó a ser presionado por Keselowski en el último tercio de carrera. Pasó Keselowski a falta de 55 vueltas para el final, pero no llegó a distanciarse de un Allgaier ansioso.

La larga bandera verde ayudó a que Bell alcanzase y adelantase a los dos líderes después de recortar cinco segundos de diferencia. El trío delantero paró a la vez y Keselowski le devolvió el adelantamiento a Bell tras salir en paralelo del pit lane, siendo el de Toyota relegado más tarde por Allgaier y Busch al perderse entre varios doblados. El último segmento que podría haber evitado la lluvia pasó sin cautions interrumpiendo la acción y Keselowski aguantó la presión final de Allgaier para ganar un evento convulso. Les sigueron Busch, Bell y McMurray. Hemric, Tifft y Custer fueron los únicos pilotos siguientes en mantenerse en la vuelta del líder, justo delante de Sadler y Reddick, perdidos por ritmo en la parte baja del top 10.

Lee a continuación: Kevin Harvick se apunta su primer triplete de victorias