Cerrar CERRAR
MENÚ
Logo IconSearch Icon
Opinión
Logo Icon

5 MIN

¿Y ahora cómo frenará Ferrari la brecha de Mercedes-AMG en la Fórmula 1?

Martes 17 de marzo, mientras que España trata de adaptarse poco a poco a su nuevo estado de alarma, en Italia empiezan a pensar en cómo terminar de frenar la pandemia que se ha llevado por delante la vida de miles de conciudadanos. Allí, los últimos hombres de Ferrari que viajaron al Gran Premio de Australia terminaban de llegar a sus casas, con sus familias, las mismas que no deseaban dejar ante un país sumido en la crisis sanitaria por el coronavirus para irse a miles de kilómetros de distancia a trabajar.

La vida de los de Maranello ha cambiado indudablemente. Desde la decisión de cerrar la fábrica, parte de la plantilla sigue trabajando desde casa dentro de la medida de lo posible, sabedores de que hay algunas tareas que son inviables de realizar en esta situación. No solo estamos hablando en materia de producción de piezas o de trabajo sobre el coche. En muchas ocasiones el acceso a los datos que se encuentran en las fábricas se encuentra muy restringido a la hora de trabajar de forma remota, y en otras, la labor o simulaciones que se pueden hacer en un terminal doméstico no permiten llegar tan lejos como los de trabajo que puedan emplear en su día a día.

En este punto, la Scuderia Ferrari no se encuentra únicamente con la problemática de estar en un país que deberá someterse a una profunda reconstrucción social y económica, sino que además tendrá que lidiar con todos estos días de trabajo perdidos, así como con la supuesta desventaja con la que ya contaba respecto a Mercedes-AMG F1, la cual no parecía haber tenido freno durante el invierno. La factoría cerrada y tus rivales pudiendo trabajar con las medidas de precaución necesarias, pero todavía ajenos a todo ello… únicamente se puede ampliar la brecha.

Llegados a este punto y sin conocer cuándo comenzará la temporada (la intención sería en un circuito europeo a finales de mayo, la realidad parece ser otra), Ferrari y Ducati parecen encontrarse en situaciones delicadas ambas. No pueden trabajar a pleno rendimiento en las semanas que tengan de margen respecto al inicio de las campañas de F1 y MotoGP, mientras que sus rivales, con sedes en Reino Unido (incluida Brackley y Brixworth, Japón o Austria parece que por el momento sí se mantiene el trabajo con las respectivas medidas de prevención.

¿Qué ocurre ahora con Ferrari y con la Fórmula 1?

Debemos ser conscientes del panorama que se plantea para los próximos meses. En el mejor de los casos, la Fórmula 1 estará de regreso ya bien avanzada la primavera y sin posibilidad de hacer parón veraniego para poder meter todas esas carreras aplazadas más las inicialmente programadas. Ese trabajo se mantendrá prácticamente hasta el final del año, y si se sigue el camino que ha marcado Dorna con Moto GP, se espera que haya muchos fines de semana consecutivos de carreras. Desarrollo del monoplaza de 2021 (siempre y cuando no se retrase la llegada del reglamento de forma circunstancial), un calendario sin semanas de descanso y la necesidad de recortar la brecha de rendimiento respecto a tus rivales.

Puede que Mercedes-AMG F1, al igual que Red Bull Racing, también se vean obligados a cerrar las puertas de sus factorías en el futuro, por el momento Maranello y Módena se mantendrán en estas condiciones hasta el 27 de marzo y después tocará valorar si es posible y conveniente regresar al trabajo. Mientras tanto, sus dos principales rivales dentro de las escuderías siguen dando pasos adelante, ya no solo con el monoplaza actual, sino que también con el de 2021, quizás también trabajando en un plan B por si llega el momento de tener que cerrar las plantas.

¿Hay otras alternativas? En otros campeonatos como los Supercars australianos se ha decidido poner pausa hasta junio, tanto en competición como en el trabajo de test, animando a los pilotos a que se mantengan activos tanto físicamente como con la comunidad organizando eventos de iRacing. Esta situación se ha repetido con el IMSA, donde se han prohibido temporalmente las pruebas tanto dentro como fuera de las pistas (entre ellas las horas en el túnel de viento y en los simuladores de los fabricantes, túneles climáticos, tests en línea recta y evaluaciones en dispositivos estáticos y dinámicos) hasta nuevo aviso, mientras que en las IndyCar Series se posponen los tests programados para Barber el 6 de abril, para Richmond el 25 y para Indianápolis los días 9 y 28 del mismo mes, así como también se ha restringido el trabajo en las fábricas.

Llegados a este punto, ¿se deben plantear también están prohibiciones del trabajo tanto en el túnel de viento como en los simuladores en la Fórmula 1? ¿Se puede llegar a un consenso entre equipos, Federación y Liberty Media después de lo vivido en Australia y de la polémica sobre el acuerdo con la FIA por los motores de Ferrari? Inviable.

Artículos Relacionados

Treinta años sin el Grupo B: repasa con nosotros los coches que lo hicieron inolvidable