CERRAR
MENÚ
Diariomotor Competición
Dakar

4 MIN

El Toro y el bicéfalo. De Rooy confirma su vuelta al Rally Dakar junto a dos DAF históricos

daf-jan-de-rooy-dakar-1984-85-3

Durante nuestro anticipo acerca de las características del Dakar Classic, ya hicimos referencia que la familia Loprais, orgullosa con el actual cuarto puesto en la categoría de camiones Ales, tenía la intención de haber puesto a punto el Tatra 815 "Puma" con el que compitió Karel Loprais a finales de la década de los noventa por si alguien quería alquilarlo para participar en este nuevo evento de regularidad que formaba parte de la caravana del conocido rally-raid. Ahora el Team De Rooy no se quiere quedar fuera en sus planes prometedores de cara al Dakar 2022.

Y es que antes de que llegue a su final la edición de este año, el equipo holandés regentado por Gerard De Rooy ha querido recordar su presencia, precisamente en el mismo día en el que Martin Macik conseguía la victoria de etapa con uno de sus IVECO Powerstar. La icónica formación estará de vuelta para el siguiente mes de enero, estando actualmente en proceso de preparación de dos nuevos camiones. Recordemos que gran parte de las unidades que la estructura tenía en propiedad fueron venidas a otros equipos como el Hillegoms Firemen Dakar o el Rally Team Dust Warriors.

Galería de imágenes - DAF de Jan De Rooy 1984-85:

7
FOTOS
VER TODASVER TODAS

El plan es desplegar tres o cuatro camiones en Dakar 2022, y posiblemente prestar servicio de vivac para terceros que también conducen un IVECO”. No se ha especificado que novedades tendrán los nuevos camiones, pero sí que se espera que estén listos para comenzar a ser probados en Marruecos la próxima primavera, Si no es posible, se buscaría algún lugar para probar en Europa, incluso facilitando que los pilotos interesados puedan probar muy pronto las evoluciones para saber si estarían interesados correr con ellos en la próxima edición de la carrera organizada por ASO.

Sin embargo, lo más interesante de lo mostrado por el Team De Rooy ha sido que pondrá a disposición de los interesados dos de los DAF más icónicos de la historia del París-Dakar. "Tenemos la intención de participar con los dos DAF De Rooy de los ochenta que solía conducir mi padre: el de cabina doble de 1984 y The Bull de 1985”, dice Gerard de Rooy. “Los camiones se someterán a una serie de pequeños ajustes por razones de seguridad, pero en el resto serán completamente originales y serán mantenidos por un equipo separado de De Rooy. En el próximo período, nos pondremos en contacto con la organización para discutir más detalles".

El monstruo de dos cabezas de Jan de Rooy:

¿Por qué tanta excitación? Obviamente no se trata del famoso DAF Twin Turbo X1 de Jan De Rooy con su 1.200 CV de potencia y una velocidad punta de 220 km/h, pero sí que estamos hablando de los que fueron sus predecesores, las dos obras desquiciadas que llegaron antes. La primera de ellas, el DAF 3300 4x4 bautizado como “Tweekoppige Monster” (monstruo de dos cabezas), reclamó su cuota de protagonismo en 1984 precisamente por eso, porque su diseño tenía dos cabinas del F3300 que alojaban un propulsor cada una.

De esta forma se conseguía que el prototipo pilotado e ideado por Jan De Rooy tuviera tracción total, con el motor delantero impulsando el eje trasero y la cabina trasera haciendo lo propio con el delantero. En total 870 CV de potencia y un resultado que no cumplió con las expectativas ya que finalmente se tuvo que retirar por un problema de rodamientos. Era el SEAT Bimotor que conocimos en España, pero con toda la bestialidad de un camión.

"The Bull", el DAF F 3300 que olía a campeón:

Una vez que había mostrado hasta qué punto iba a ser capaz de llegar para ganar sorprendiendo, De Rooy no quiso detenerse ahí y llevó un poco más lejos el término “prototipo” dentro de la categoría. Nacía el DAF F 3300 “The Bull”, otro bimotor que contaba con un propulsor en el frontal que empuja con 420 CV de fuerza en el eje trasero, al que se sumaba un segundo bucle que movía el delantero con 340 CV.

Con él dominó prácticamente toda la carrera, hasta que al final de la prueba, los comisarios deportivos deciden sancionarle con 15 horas por haber realizado reparaciones no autorizadas, algo que lo llevaba a caer a la segunda plaza entre los camiones (primero en más de 10 toneladas) y a la 15º de al general. El resto es historia. Obviamente Gerard De Rooy cuando habla de hacer ajustes en aras de la seguridad, además de actualizar algunos elementos como la jaula y otros sistemas, obviamente se decidirá “capar” la potencia para los posibles interesados en su alquiler.