Diario de viaje: la víspera de la mágica Noche del Turini

 |  @fernischumi  | 

Nieve, nieve y más nieve. Si el domingo prácticamente todos fueron pillados por sorpresa debido a la gran cantidad que se acumulaba en los tramos después de las precipitaciones durante la madrugada, nadie podía decir que le había pillado por sorpresa la situación meteorológica en las zonas por las que se disputaban los cuatro tramos que conformaban la jornada del lunes, esta vez denominada como primera parte de la etapa común después de las dos anteriores de concentración y clasificación de esta edición 2019 del Rallye Monte-Carlo Histórico.

De nuevo era necesario encontrar la confianza en los neumáticos y buscar el nivel de agarre en una carretera que alternaba grandes espesores de nieve ‘pisados’ por la quitanieves, zonas heladas y pequeñas secciones de carretera seca en las que los competidores debían sacar el tiralíneas para buscar la trazada más limpia y castigar lo mínimo posible los neumáticos de clavos. En el caso del piloto oficial de Salvador Cañellas, la monta parecía clara. De nuevo los Burzet de SEST entraban en juego, e incluso se optaba por la opción de recuperar el juego que tenía a su disposición Jaime Hernández para su SEAT 127 y cambiarlos de llantas para así tenerlos disponibles de ser necesario para el SEAT 124 Gr.4.

Con un juego de ruedas extra en la recámara, la etapa estaría marcada por una nueva cancelación, la cuarta en la que llevamos de rally, con la decisión en esta ocasión de no celebrar el “Chichilianne-Les Nonières” debido a la gran cantidad de hielo que se había formado en una de las carreteras que bajaban por la cara más oculta de la montaña. La tranquila vida d ellos pueblos de montaña se veía alterada por la presencia de los coches de competición de otras épocas. Los autobuses escolares se intercalaban en su camino hacia las pistas de esquí, mientras que algunos accidentes se producían irremediablemente fruto de las confusiones y difíciles condiciones del firme.

Tras una intensa mañana, el tramo del “Mémorial de Vassiex-Bouvante le Bas” comenzaba justo frente al Museo de la Resistencia, en Vassieux en Vercors para poner final a un día que todavía tenía preparado para los competidores una gran cantidad de niebla que apenas hacía visible una carretera que ya estaba teñida por el blanco de la nieve. Los espectadores no faltaban en las cunetas, salpicados entre las horquillas, en el aparcamiento de la estación de esquí, e incluso poblaban los controles horarios deseando perderse en ese laberinto de joyas mecánicas.

La polémica vendría suscitada por la decisión de los organizadores de anular el Control Horario tras el ZR8 en el que muchos participantes habían penalizado por llegar fuera de tiempo, decisión que los competidores del equipo SEAT no compartían después de haber hecho el esfuerzo por llegar a la hora a dicho punto y haberlo podio solventar tanto en el caso de Cañellas como en el de Josep Viaplana (el primero por apenas medio minutos y el segundo en cinco minutos). De haber aplicado rigurosamente dichas penalizaciones, la clasificación habría dado un vuelco absoluto y hubiera permitido además hacer incluso más destacadas ambas remontadas.

A pesar de ello, Salvador se sitúa ya en la 49ª posición copilotado por Eloi Alsina, mientras que Viaplana ha conseguido recuperar hasta la 166ª a falta de la segunda parte de la etapa común que se disputará este mismo martes y que tendrá como broche dorado la disputa de la Noche del Turini. Michel Badosa sigue líder de la prueba con el Renault 8, en este caso con una ventaja que ya supera los 300 puntos sobre Massimo Canella y el Lancia Fulvia Corte 1.35. Los italianos son protagonistas en esta edición, con tres competidores entre los cinco primeros, mientras que David Nogareda es undécimo y mejor español clasificados con el Porsche 911 S2.0.

Jean-Pierre Coppola, ganador del año pasado tiene que conformarse por ahora con la 26ª posición al volante de su espectacular Renault Alpine, mientras que Kenjiro Shinozuka es 127º con el Mitsubishi Colt y uno de los competidores más destacados hasta el momento, John Buffum tenía que abandonar al sufrir un problema de motor en su Porsche 911.

Lee a continuación: Diario de viaje: nieve para desayunar