El Super GT modifica su sistema de lastres y añade restricciones de carburante

 |  @alexgarciagv27  | 

Llegan cambios en el Super GT con una modificación de normativa que podría alterar por completo el funcionamiento del campeonato. Estos se centran en el sistema de lastres de la clase GT500, que pasará de funcionar sólo añadidos de peso al coche a combinar elementos físicos con restricciones de carburante. Será el nuevo sistema de lastres híbrido que por ahora sólo se aplicará en la clase principal del campeonato nipón. El objetivo, reducir las inercias de los coches para mejorar la seguridad en caso de accidentes.

Hasta la temporada 2016, tanto en GT500 como en GT300 el peso se calculaba doblando el número de puntos de cada equipo para calcular cuántos kilogramos debía añadirse a cada máquina aunque con un límite de 100 kg en total. El GT300 mantendrá la normativa exactamente igual pero en GT500 habrá cambios. Oficialmente la normativa mantendrá los 100 kg de lastre máximo pero sólo los primeros 50 kg serán físicos y añadidos a los coches para sumarles peso y hacerlos más lentos y torpes.

A partir de los 51 kg de peso, la nueva normativa del Super GT para los coches del GT500 aplicará restricciones en el caudal de carburante que recibe el motor, partiendo de la base que en su estado «estándar» este debe ser de 95 kilogramos por hora (kg/h). Estas restricciones estarán divididas en tres etapas con cálculos de equivalencias de la forma siguiente:

  • Lastre nominal entre 51 y 67 kg: El lastre físico estará entre 34 y 50 kg con un límite de caudal de 92,4 kg/h
  • Lastre nominal entre 68 y 85 kg: El lastre físico estará entre 34 y 50 kg con un límite de caudal de 89,8 kg/h
  • Lastre nominal entre 86 y 100 kg: El lastre físico estará entre 35 y 50 kg con un límite de caudal de 87,4 kg/h
  • Lastre nomnal entre 1 y 50 kg: El lastre físico estará entre 1 y 50 kg con un límite de caudal de 95,0 kg/h.

Adicionalmente, cambiará también el plan del fin de semana con la desaparición de la sesión de entrenamientos libres del domingo. En su lugar, el warm-up pasará de los escasos ocho minutos que permitían a los equipos poner los coches en funcionamiento para asegurarse que todo estaba en su sitio hasta veinte minutos que deberían ayudar a que las máquinas pudieran dar alguna vuelta a ritmo de carrera para realizar comprobaciones más fieles a lo que se encontrarán en carrera.

Sitio oficial | SuperGT.net

Lee a continuación: Helmut Marko propone eliminar el DRS