Cerrar CERRAR
MENÚ
Logo IconSearch Icon
Otros circuito
Logo Icon

2 MIN

El Supercars propone limitar la reconstrucción de motores a partir de 2020

Como una medida para incentivar la participación de equipos privados, la organización del Supercars propone ciertas medidas para reducir costos a partir de la próxima temporada y entre las más importantes destaca el extender la vida útil de los motores mediante un límite de reconstrucciones. Otras medidas a considerar serían una simplificación en la aerodinámica y la introducción de un único amortiguador de control. Equipos como Tickford Racing y Garry Rogers Motorsport han manifestado estar de acuerdo con las medidas.

Ciertamente, un límite en la reconstrucción de los motores traería consigo un descenso en la potencia, lo que a su vez afectaría a la competición, pero el campeonato de turismos australiano requiere que los equipos clientes se mantengan activos. Un motor para competir en el Supercars está por el orden de los 150 mil dólares y cada reconstrucción oscila entre 30 y 40 mil dólares, presupuesto que bien pueden costear estructuras como DJR Team Penske y Red Bull Holden, que tienen apoyo de fábrica, pero el resto de equipos no puede permitirse ese lujo sin afectar sus respectivos presupuestos.

Actualmente, el reglamento permite reconstruir los motores según potestad de cada equipo y se supone que cada propulsor debería tener una vida útil de 3000 a 5000 kilómetros. Con la propuesta que se plantea introducir, solamente se podrá reconstruir un motor por temporada, lo que significaría un ahorro considerable para muchos equipos y posiblemente también traerá consigo una mayor paridad en las pistas. No obstante, también se podría presentar el caso de motores que se destruyan por llegar hasta el límite y se tenga que instalar otro nuevo, lo que saldría más costoso.

En palabras de Garry Rogers, propietario de Garry Rogers Motorsport:

El Supercars planea reducir la reconstrucción de un motor, que sería una vez al año. Se ahorrará dinero, por supuesto, pero no es el nivel que nos gustaría terminar. Es positivo para ahorrar mientras los cambios no terminen por destruir los motores ya que así sería mucho más caro que una reconstrucción.

Vía | Speedcafe

Artículos Relacionados

Treinta años sin el Grupo B: repasa con nosotros los coches que lo hicieron inolvidable