Entrevista/charla con Tom Coronel: "Soy el mejor promotor del WTCR"

 | 

Hay muchos tipos de personajes en las carreras y sin embargo pocos se acercan a la mirada despreocupada del simpático y parlanchín holandés que ocupará estas líneas. Tom Coronel es un hombre que vive bien, o al menos da una imagen de estabilidad lo suficientemente fiable como para que no se le noten los problemas. Hablar con (más que entrevistar a) Coronel es un espectáculo en sí mismo y una ráfaga de titulares constante, que se puede frenar en distintos temas que el piloto de Comtoyou trata gustosamente. Desde su permanencia en las carreras, sus aventuras económicas o incluso su hijo y su carrera televisiva, con Coronel uno no pierde el tiempo.

Diariomotor Competición: Otro cambio de marca este año.

Tom Coronel: Sí, he vuelto a la marca con la que gané mi carrera carrera del WTCC en 2008. Es una marca muy asociada al TCR y la principal herramienta del grupo Volkswagen en el campeonato. Me siento muy cómodo en Cupra porque conozco a la gente, son los mismos que cuando me fui en 2010; quizá los ingenieros han cambiado un poco pero el grupo se mantiene.

DMC: ¿El estilo de pilotaje varía mucho entre coches?

T.C.: Por supuesto, cada coche es distinto, como cada novia o novio (risas). Me encuentro bien porque me puedo adaptar al estilo del coche, el único cambio importante que he hecho es frenar con el pie izquierdo, es por ahora mi única dificultad.

DMC: No eres el más viejo del paddock...

T.C.: Gabriele me saca diez años y aún así es campeón. Es mi ejemplo de superación, me demuestra que puedo pilotar durante 10 años más si quiero. Me veo con ganas y rápido, el año pasado no obtuve buenos resultados y siempre he intentado conseguir al menos una victoria por temporada, habrá que probar de nuevo en 2019.

DMC: Las victorias serían un objetivo claro.

T.C.: Cada año he tenido mi minuto de gloria. Sabemos qué coches y pilotos podrán luchar por ganar el campeonato, tendremos que ser realistas. El Cupra es un buen coche, pero para ser campeón hay que tener un gran equipo y mucho dinero para probar.

DMC: ¿Y por qué no intentas ir a uno de esos grandes equipos?

T.C.: Ya sabes cómo va esto. Se me da mejor competir en un equipo pequeño y familiar, nunca he pilotado para una estructura oficial. Prefiero hacerlo a mi manera, con los sponsors, stickers y la ropa hechas por mi y mi equipo.

DMC: Al final, debes aportar algo más que el pilotaje al equipo.

T.C.: Intento ser una persona abierta, también aporto el lubricante que usará Comtoyou este año. Trabajamos juntos y tenemos el mismo objetivo, que es atacar y conseguir victorias.

DMC: ¿Cuán difícil es conseguir cuadrar el presupuesto cada temporada?

T.C.: Cada año es complicado y si uno piensa que será fácil, no alcanzará ese dinero. Los demás pilotos no logran los ingresos que yo consigo para el equipo, no ha existido ninguno en los últimos cinco años. DHL entró a un año vista para ver qué podrían hacer en el campeonato y ya llevamos cinco años juntos, la decoración de mi coche ha sido la misma desde entonces. Por lo menos los patrocinadores están contentos, entienden nuestro trabajo y nuestra popularidad en las redes sociales

DMC: No creo que nadie en el mundo del motorsport haya escapado de los hermanos Coronel en Internet.

T.C.: Efectivamente, vamos muy fuertes con ello (risas).

DMC: ¿Por qué tu hermano no compite a la par que tú?

T.C.: No le interesa, está ocupado con el proyecto del Dakar y se encarga de la parte técnica del vehículo, mientras que yo me encargo de los asuntos comerciales. Confiamos en nuestras capacidades y me gusta disfrutar de este trabajo mientras pueda hacerlo, llevo en este campeonato desde 2001 y conozco al personal desde entonces. Paul Ridgeway fue mi jefe en GR Asia y ahora es el ingeniero de Nicky Catsburg, este campeonato es una familia en sí mismo.

Coronel es tan popular en el paddock que cualquier conocido le saluda, incluso en medio de la propia entrevista y aprovechando la situación para recomendar su marca de cafés. "Soy Tommy, no intento ser más divertido que los demás. Intento ser familiar, fácil de tratar y no ser un snob o un estúpido".

DMC: Con una carrera consolidada puede ser más fácil mostrar un carácter espontáneo como el tuyo. ¿Quizá los pilotos jóvenes lo tengan más díficil para ser más sinceros?

T.C.: ¿Por qué debería costarles?

DMC: Pues porque tienen que demostrar otras virtudes.

T.C.: Puede ser. Pero siempre he sido así, incluso cuando era joven y estaba en Japón.

DMC: Pero en Japón tenías que "sobrevivir", ganar carreras y campeonatos.

T.C.: Sí, pero al final quiero mostrar que uno debe ser fiel a sí mismo, no cambiar por los demás o por estar en otras situaciones.

DMC: Kimi Räikkönen lleva aproximadamente el mismo tiempo en Fórmula 1 que tú aquí, aunque él se fue de rallyes un par de años. ¿Crear un carácter único ayuda?

T.C.: Debes crear un personaje para hacerte ver, los pilotos punteros son conocidos y aburridos. François Ribeiro dice necesitarme como personaje para vender la imagen del campeonato y por eso intento mostrarme como un showman en parte, me siento cómodo con ello.

DMC: ¿Te gustaría seguir en este campeonato como jefe de equipo o en cualquier otro rol el día que dejes de pilotar?

T.C.: Me gustaría, sí. De momento no lo he pensado, tengo mi compañía de redes sociales y un karting indoor con mi hermano. Fui jefe de equipo pero perdía unos 200.000€ cada año, en el motorsport no puedes aspirar a ganar dinero.

DMC: ¿Y este año cuanto ha costado toda la operación?

T.C.: Entre 750.000 y 800.000€, intento que los patrocinadores paguen la temporada y no tener que poner nada por mi cuenta.

DMC: Este año compites en el TCR Europa además de en la Copa del Mundo y llevas casi 20 años en el mundo del turismo. ¿La resistencia no te llama la atención, teniendo en cuenta que estarás en las 24 horas de Nürburgring?

T.C.: No creo, ya tuve la oportunidad de seguir en GTs como piloto oficial y BMW me llegó a ofrecer un asiento que rechacé. Los GT me gustan pero son más grandes, fuertes y caros que los turismos. Me gusta el espectáculo y el contacto y seguiré en el WTCR mientras me lo pueda permitir.

DMC: ¿En algún momento de estos 20 años te has planteado volver a los monoplazas?

T.C.: Los monoplazas son para chavales jóvenes. Cerré ese capítulo cuando me fui de la Fórmula Nippon.

Una mención a los tiempos japoneses obliga a acordarse de Pedro Martínez de la Rosa, a quien Coronel no duda en enviar un mensaje diciéndole que está en Barcelona para una posible visita. El holandés es colaborador habitual de Ziggo, servicio de pago propietario de los derechos de la Fórmula 1 en los Países Bajos.

DMC: ¿Seguirás haciendo televisión esta temporada?

T.C.: Sí, sigo en ello. No estoy mucho porque compito a menudo pero voy cuando puedo porque al final correr es mi prioridad.

DMC: ¿Desde cuando conoces a la familia Verstappen?

T.C.: ¿Toda mi vida? Conocí a Jos cuando él empezó a correr en karting y he visto crecer a Max, toda su carrera se programó con detalle para que llegase a la Fórmula 1.

DMC: ¿Algún mini-Coronel en el camino?

T.C.: Mi hijo Rocco, tiene ocho años. Ha probado quads y karting.

DMC: ¿Quiere llegar a la F1 o seguir tu camino?

T.C.: No lo sé, dejaré que él decida. Debe tomar las decisiones que crea correctas y equivocarse si hace falta, por ahora quiere ser piloto. La única manera de llevarle por el camino correcto es haciendo que rinda en el colegio, que saque buenas notas porque sino no puede ir al karting el fin de semana (risas).

Fotos | FIA WTCRPablo López Castillo

Lee a continuación: Tom Coronel confirma su presencia en el WTCR con uno de los Cupra de Comtoyou Racing