CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Dakar

3 MIN

Hino se apunta a la lucha por ganar el Dakar en camiones con un nuevo híbrido de 1.000 CV

Iván Fernández | 16 Ago 2021
hino-motors-camion-hibrido-dakar-2022
hino-motors-camion-hibrido-dakar-2022

Son palabras mayores. Se trata del primer fabricante que oficialmente ha decidido involucrarse en el Rally Dakar con un camión híbrido. Hino Motors hasta ahora nos había contado una historia de superación y honor a través de la familia Sugawara. El padre, Yoshimasa, conocido como “el abuelo del Dakar”, se retiró hace unas ediciones, dejándole a su hijo, Teruhito, la enorme responsabilidad de tener que seguir defendiendo el honor de la marca en una de las pruebas más exigentes del planeta.

Si bien no peleaban por los triunfos absolutos frente a los KAMAZ o los IVECO, Hino Motors ha acumulado todas y cada una de las victorias en la categoría de menos de 10 litros en camiones desde 2007, por lo que el vuelco de la unidad de Teruhito durante el Dakar llevó a que a más de uno se le acelerara el pulso. Finalmente lo lograron y de cara a 2022 ya están buscando nuevos retos, en este caso a través de una electrificación que ya iba a estar asegurada con proyectos como el Renault C460 híbrido del equipo MKR, la llegada de Audi con su RS Q e-tron o las distintas fases del equipo GCK, con la participación con un buggy alimentado por bioetanol el próximo enero y con la llegada futura de su prototipo con hidrogeno.

Llegados a este punto, Hino ha decidido dar un paso adelante. En el Dakar 2022 estará presentes entre los camiones de la categoría reina, en este caso con un híbrido diésel (seis cilindros en línea de cuatro tiempos y 8.866 l de capacidad) que entregará una potencia conjunta de 794 kW, unos 1.065 CV, de los cuales 206 kW serán aportados por el motor eléctrico. El salto es abismal, ya que el Hino que venció en la pasada edición del rally contaba con 550 kW o 738 CV de potencia, en este caso desarrollados por un bloque diésel turboalimentado de 9 litros que se había instalado en una cabina de las 500-Series.

Ahora será la Serie 600 (se vende únicamente en Estados Unidos) la gran protagonista, cambiando su imagen vertical por el nuevo morro que permitirá acoger el motor de mayor tamaño. Al volante del mismo estará evidentemente el líder del equipo, Teruhito Sugawara, encargado de llevar también la voz cantante durante los test que ya se están desarrollando en Japón. Completamente dominador de la clase de menos de 10 litros, Teruhito tiene la espinita de que apenas ha terminado en dos ocasiones entre los 15 primeros en sus 17 participaciones, obviamente limitado por las capacidades mecánicas de los camiones.

El salto es más que evidente, pero les permitirá entrar por concepto en una lucha por la general que no consiguen desde 1997, año en el que no sólo se adjudicaron el triunfo de la categoría de camiones en una carrera que pasó por Dakar, Senegal, Niger y después regresó al Lago Rosa, sino que allí, al podio final fueron tres Hino los que copaban las tres primeras plazas. Recordemos que Hino dejó de fabricar coches tras su incorporación al Grupo Toyota a finales de la década de los sesenta, pasando en ese momento a responsabilizarse de la cosntrucción de camiones y autobuses.