Cerrar CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónSearch Icon
Monoplazas
Logo Icon

4 MIN

Juju Noda, la princesa del automovilismo japonés que sorprende con once años en la Fórmula 4

En años recientes nos hemos acostumbrado a ver como el mundo del automovilismo cada vez empieza más temprano para muchos jóvenes con el objetivo de llegar a lo más alto. Uno de los grandes ejemplos está en Kalle Rovanperä, cuyo salto a la fama se produjo cuando se popularizaron en Internet vídeos en los que se le veía con tan solo ocho años derrapando sobre la nieve con difíciles coches de tracción trasera. En Japón tienen su respuesta con la que está llamada a ser la princesa del automovilismo nipón. Juju Noda no sólo sueña con llegar a la Fórmula 1 sino que a la temprana edad de once años ya pilota coches de Fórmula 4.

Cualquiera que la viera por la calle podría pensar que Noda es sólo una adorable niña más pero siendo hija del ex-piloto Hideki Noda, la posibilidad de que su destino se dirigiera hacia las carreras de coche era algo que había que considerar. La pequeña Juju responde con sorprendente confianza cuando le hacen las esperadas preguntas sobre si tiene miedo: "Con miedo no se puede llegar a la Fórmula 1". A sus once años, la joven se deja llevar por los sueños e imagina un futuro en el que sería la primera mujer japonesa en la categoría reina del automovilismo pero aunque a día de hoy pueda ser un sueño, está dando los pasos adecuados.

El mismo fin de semana de la primera cita de la temporada de la Fórmula 4 en Okayama, Juju Noda debutó con victoria en la Fórmula U17 nipona, peleando con pilotos hasta cinco y seis años mayores que ella. Además, rodando en ese mismo trazado con el monoplaza de Fórmula 4 logró un registro que la habría situado en el top 5 de la parrilla de salida del campeonato en el que no puede competir aún por no tener suficiente edad. Evidentemente, es fácil imaginar que el coche que pilota Noda y que está bajo la supervisión de Noda Racing Academy no esté acorde a las normativas FIA de Fórmula 4 oficiales aunque no hay datos oficiales al respecto pero el hecho que una chica de once años pueda pilotar a esas velocidades dice mucho a su favor.

Siendo su padre no sólo un ex-piloto profesional que llegó a la Fórmula 1, la IndyCar y las 24 horas de Le Mans sino también instructor de su propia escuela de pilotaje, el trabajo de Juju Noda no se queda sólo en pilotar y pasarlo bien. Tras terminar con la actividad en pista, toca sentarse delante de un ordenador con Hideki para analizar la telemetría y entender cómo mejorar su pilotaje. Tras debutar en competiciones oficiales de karting en Japón a los seis años, en 2016 Juju Noda empezó con su programa de trabajo con el Dome F110 usado en la Fórmula 4 con diez años y a día de hoy lleva incontables vueltas al circuito de Okayama, con lo que no anda falta de experiencia al volante del monoplaza con el que sorprende a propios y extraños.

Con el patrocinio de la tienda de productos para niños pequeños Miki House estrenado a finales de 2016, Noda sigue tomando parte en pruebas conjuntas con los equipos que compiten en la Fórmula 4 habitualmente además de rodar en solitario. Los tiempos en esos eventos no están disponibles de forma pública pero encaja como si de un participante más se tratara, algo especialmente difícil en la ultra competitiva Fórmula 4 japonesa. Para poder tomar parte en competiciones bajo el amparo de la JAF como lo son la Fórmula 4 y la Fórmula 3 de su país, Noda deberá esperar hasta los dieciséis años con lo que su debut no llegaría hasta 2022 aunque en otros países la edad mínima es de catorce años.

Será interesante ver si Hideki Noda y su Noda Racing Academy deciden usar esa oportunidad para sumar experiencia desde 2020 o si por el contrario mantienen su programa relativamente privado de pruebas combinado con la Fórmula U17 hasta que pueda participar en carreras en Japón. Aunque también existe la posibilidad de saltarse la Fórmula 4 por completo, puesto que está previsto que este mismo año Juju Noda se ponga ya al volante de un coche de Fórmula 3 para seguir su proceso de evolución. El futuro siempre es incierto pero cuando alguien cuenta con los recursos de un ex-piloto profesional y una escuela de pilotaje además de un aparente talento, las cosas toman otro cariz. ¿Llegará a la Fórmula 1 algún día? No es fácil pero habrá que estar pendientes...